Domingo, 10 de enero de 2010

Autor: Padre Miguel Rivilla San Martin


Ante el ejemplo admirable de vida oculta y sencilla que nos da José, que todos cobremos ánimos para hacer lo mejor que podamos y sepamos la tarea que se nos ha encomendado en la vida.

 

Para cualquier persona de fe que se acerca al evangelio con respeto y curiosidad, resulta desconcertante el proceder de Dios en la obra de la Redención. Una constante del obrar divino es el valerse, casi siempre, de medios y personas poco importantes a los ojos de los hombres. Dios actúa desde la pobreza, la sencillez y la humildad.

 

El acontecimiento mas relevante de la Historia ha sido la encarnación del Verbo de Dios. Y para tal fin, se valió de dos criaturas: Maria y José. Externamente, contaban mas bien poco: Pasaron desapercibidos para casi todo el mundo.

 

Escogidos por Dios, y gracias a ello, se realizo en plenitud el designio divino.

 

Toda la grandeza de este matrimonio radica en la cercania y fidelidad a Dios y en el cabal cumplimiento de la misión que se les encomendó. Maria seria la Madre de Jesús, el Hijo de Dios, hecho hombre. José seria su esposo legal y el padre nutricio del niño-Dios.

 

La Iglesia celebra, la festividad y gloria de este hombre humilde, sencillo y pobre. Nada sabemos de él, excepto que fue esposo de Maria, y que fue “un hombre justo”( Mt.1,19). Ni una palabra suya aparece en el Evangelio. La misión por la que fue escogido por Dios: dar cobertura legal, alimento y proteccion a Maria y a su divino Hijo.. Los apuntes biográficos sobre José, anecdóticos, nada añaden a la personalidad del justo José. Y es que Dios valora a las personas de muy distinto modo que los humanos: ”No se fija en las apariencias, sino en lo que hay en el corazón de cada uno”. Basta y sobra con decir que fue un “varon justo”.

 

Justo en cuanto “persona grata a Dios y fiel cumplidor de su voluntad”. Aqui radica la verdadera grandeza de José, a quien bien podiamos llamar y denominar el “antidivo”. La Iglesia nos propone como modelo y ejemplo valido para todos los hombres,, creyentes o no, a José.

 

Su figura esta de plena actualidad. Entre los creyentes son muchos los que piensan que, para ser santos y agradar a Dios, se necesita realizar grandes cosas. De igual modo, la mayoria de los humanos sueñan empresas arduas y llamativas para destacar en la vida. Nada mas lejos de la realidad..

 

Las grandes gestas del humanidad, han tenido por protagonistas a personas anónimas. El soldado desconocido de todas las batallas o el sencillo cristiano de a pie... Sus nombres no se encuentran en parte alguna. Ni en libros de la Historia ni en hagiografias. Lo cierto es que ninguno ha sobrado en su divino designio.

 

Todos tenemos una misión personal e insustituible que realizar en la vida. Si ante los hombres se vive sin pena ni gloria, no es asi ante Dios quien “conoce y llama a cada estrella por su nombre”-segun la Biblia-y que, con mas razón conoce y ama a cada ser humano por ser todos hijos suyos.

 

Ante el ejemplo admirable de vida oculta y sencilla que nos da José, el esposo de Maria, el padre legal de Jesús y el carpintero de Nazaret, que todos cobremos ánimos para hacer lo mejor que podamos y sepamos la tarea que se nos ha encomendado en la vida. Nada mas y nada menos.
Merece la pena.

http://www.padreped roriascos. es.tl/   

 


Tags: san, José

Publicado por mario.web @ 19:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios