Domingo, 17 de enero de 2010

Jaume Boada i Rafi O.P.



 

Si, hermano, Jesus es tu perdon.

 

Estas palabras con las que comienzo esta meditacion tienen un profundo y hermoso significado que me es dificil de expresar, pero en el contexto en el que fueron dichas se puede encontrar su profundo significado.

 

Un monje contemplativo amigo, despues de una larga y dolorosa enfermedad, agonizaba plenamente consciente del momento. El Abad, con la comunidad monastica, estaba en su celda para celebrar el sacramento de la uncion de los enfermos. El Padre invito al monje enfermo, segun el ritual, a pedir perdon a Dios y a los hermanos. El enfermo contesto, con una gran serenidad: "Si, pido perdon al Senor y a todos. Yo mismo perdono a todos, pero tengo una gran confianza: Jesus es mi perdon."

 

Es reconfortante pensarlo: Jesus, mas que perdonar, El mismo es perdon, es comprension, es cercania, es bondad. Y en este camino de la busqueda de Dios en el que estas orando estos dias es bueno que recuerdes que Jesus es perdon. Mas aun, necesitas pensar que Jesus es el rostro de perdon que tiene Dios cuando mira tu vida con tus pobrezas, tus limitaciones, tus pecados.

 

Tengo que decir, ademas, que he creido oportuno recordar esta gran verdad antes de invitarte a hacer esta pregunta: ¿buscas a Dios o huyes de El?

 

Sí. Cuando en la anterior meditacion te decia: " Yo soy el amor y me doy a ti, y me dare siempre. Aunque tu me rehuyas, me rechaces y me desprecies, aunque no quieras, te llenare de mi amor" cuando escuchabas esto habras podido pensar "¿Es posible, es posible que Dios me diga esto a mi?".

 

Cuando vayas haciendo la ruta de la busqueda de Dios, a medida que vayas descubriendo que Dios es amor, te daras cuenta del alcance y la importancia que tienen tus infidelidades, tus huidas, tus desconfianzas.

 

Te has consagrado a Dios en pobreza, castidad y obediencia. Eres todo de el. Por esto quiero proponerte unos breves pensamientos para orar y contemplar pausadamente, en tus dialogos serenos con el Senor.

 

Has hecho de tu vida una donacion a Dios y a los hermanos. ¿ No crees que consciente o inconscientemente has ido retirando pequenas o grandes partes de esta ofrenda que un dia pusiste sobre el altar?.

Como cristiano consagrado en la Iglesia buscas la santidad, la perfeccion del amor. ¿ No piensas acaso que, en muchas oportunidades, tu vida ha consistido en un "ir tirando" monotono y falto de entusiasmo?.

Por tu virginidad estas especialmente capacitado para la acogida, para un amor absoluto, para vivir atento, entregado, libre, disponible para el servicio de los hermanos. ¿ No te ha ocurrido en cambio el convertir tu vida en un amor cerrado y egoista que se manifiesta de una manera especial cuando piensas demasiado en ti o en tus tristezas, o en lo que te dicen, o en lo que te hacen?.

El abandono en las manos del Padre te exige lanzar el corazon, dejarte llevar, ser blando y docil como la arcilla, vivir atento al amor. ¿ Tu crees que esto se puede ver en tu vida cuando, de hecho, vives distraido o disperso, cuando te dejas llevar por un conformismo paralizante o cuando rehuyes la cruz?..

Si siguieramos en este camino de preguntas, podrias ver como no siempre tu respuesta es de amor al Senor que, segun expresion de Francisco de Asis, " murio por amor de tu amor ", dio su vida buscando tu amor, porque queria tu amor.

 

Por ello yo te invito a decirle al Senor con todo el amor de tu alma: " Tu eres mi perdon, mi fuerza, mi vida. Tu eres la oracion que yo quiero decirle al Padre. Tu eres mi hermano, el amigo cercano, el companero de camino, Tu eres mi perdon. Tu eres mi oracion, Senor Jesus".

 

El Senor sabe, sin embargo y mejor que nadie, que no quieres huir de El, que quieres o deseas que El lo sea todo en tu vida. Por esto quiero sugerirte que hagas tu oracion a partir de unas palabras del Evangelio. Dicen asi: " Cuando Jesus llego a la region de Cesarea de Filipo, preguntaba a sus discipulos: "¿ Quien dice la gente que es el Hijo del Hombre?" Ellos contestaron: " Unos dicen que Juan el Bautista, otros que Elias, otros que Jeremias o uno de los profetas". Entonces Jesus les pregunto: "Y vosotros, quien decis que soy Yo?".

 

Esta pregunta tambien es para ti: tu, ¿ quien dices que es Jesus con tus palabras y con tu vida?.

 

Da una respuesta. Que sea la de tu vida o la de tu deseo, la de tu realidad o la de tu esperanza., pero que sea sincera. Y que sea oracion. Ten presente, como trasfondo de todo, lo que hemos pensado y rezado sobre el abandono.

 

Quisiera ofrecerte, ademas, una serie de pensamientos para acompanar tu oracion de hoy.. Debes tener en cuenta que tu oracion es imprescindible en la busqueda de Dios por el camino del abandono. Y por esto te digo con sencillez:

 

* Que tu oracion sea siempre silencio para escuchar al Senor que te habla, que te pregunta, que quiere llegar a ti.

 

* Que tus palabras sean pocas, sinceras, de respuesta y de amor.

 

* Lo esencial de la oracion para ti ha de ser siempre la presencia del Senor. El es amor, El esta, El es fiel. El es el primero que espera tu oracion. Lo que importa es su presencia y tu presencia en El.

 

* La presencia del Senor en tu vida y en tu oracion a veces sera elocuente, te sera facil orar. En otras ocasiones el Senor estara, pero su presencia sera callada, silenciosa. Limitate entonces a estar, mirar y dejarte mirar por El.

 

* Es bueno que aprendas a no querer hacer tu oracion, la que a ti te gusta, sino busca mas bien la oracion que El espera de ti.

 

* Vive, en todo caso, la oracion con una dimension de abandono.

 

* Tus suplicas han de ir acompanadas de una disponibilidad y servicio en relacion con tus hermanos.

 

* Cuando te sea dificil orar o te cueste concentrarte, o te sea dificil hacer silencio, antes de analizar tu oracion preguntale al Senor y preguntate a ti mismo por el amor a los hermanos. Hoy, antes de preguntarte quien es el Senor para ti, reconciliate desde tu corazon con tus hermanos. Asi tu respuesta sera la verdad de tu vida.

 

* En tu oracion, en tu deseo de buscar a Dios y de abandonarte en sus manos de Padre, procura preparar tu corazon para recibir al Senor, para hospedarlo, para que El pueda habitar en ti.

 

* Deja entrar el amor del Padre en ti. Deja que El transforme tu vida. Dejate llevar.

 

* Cuida que las actitudes de tu vida sean las de la arcilla blanda y docil que el Padre va moldeando con sus manos amorosas. Que pueda reproducir en ti la imagen de su Hijo, que pueda cristificar tu vida, que, con pobreza de alma, te sientas invitado a abandonarte en sus manos, a dejarte llevar por El, transformar por El.

 

* En tu oracion piensa que El te puede dar vida con su amor, y puede dar vida a tu trabajo, a todo lo de cada dia, a tu relacion fraterna, a tus idas y venidas, a tus preocupaciones e inquietudes, a tus ilusiones y tus esperanzas.

 

* No te dejes llevar nunca por la tentacion de pensar que lo que haces ya es oracion. Si no buscas momentos explicitos para orar, como estas haciendo ahora, si no te preguntas que es el Senor para ti, si no lo expresas con una respuesta sincera, no solamente no oraras con lo que haces, sino que hasta podras perder el sentido y la vida que pueden tener en Dios todas tus obras, todas tus actividades.

 

* Vive tu oracion como quien vive de la fe. Que tu oracion sea hacer acto de presencia en la fe esperando el don de Dios.

 

* Cree en el amor que Dios te tiene. Cree que El vive en ti y se ocupa de ti. Y, despues, que tu oracion te lleve a obrar, a responder con vida.

 

* Conviene que comprendas la importancia de " dejar de hacer" para " dejarle hacer", " dejar de hablar" para " dejarle hablar".

 

* Tu oracion te llevara a reconocer el lenguaje con el que Dios te habla a traves de los acontecimientos de tu vida. Que te ayude tambien a encontrar el hilo conductor con el que la providencia amorosa del Padre lo va llevando todo en tu vida.

 

* Aprenderas a orar cuando aprendas a llamar a Dios PADRE, cuando descubras en verdad que El es el Padre, cuando veas que si no le dices Padre nuestro, pierdes buena parte de tus derechos de llamarle Padre.

 

* Aprenderas a orar cuando te sepas en las manos amorosas del Padre y cuando vivas el abandono en una disponibilidad sin limites.

 

* Hoy, que te invito a preguntarte quien es Cristo para ti, piensa que no es bueno que conviertas tu plegaria en una mera reflexion, por muy teologica o espiritual que sea. Tampoco seria valido que la convirtieras en un fervor meramente sensible.

 

* Los cristianos ortodoxos gustan decir que para orar es necesario que el pensamiento descienda al corazon. Podriamos decir que tu oracion de hoy, y la de siempre, ha de consistir en poner la vida en tus manos, toda tu vida y, desde ella, hablar a Dios. No puedes hablar a Dios alejado de tu vida.

 

* En tu oracion piensa siempre con intensidad que El esta.

 

* Dejate llevar por el Espiritu y dile con fuerza al Senor: "Senor, yo no tengo ya palabras. Se tu mismo mi propia oracion".


Tags: Jesùs, perdón

Publicado por mario.web @ 23:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios