Viernes, 05 de febrero de 2010
Nos atrevemos a decir "Padre Nuestro"


Los seres humanos abrigamos anhelos de plenitud; deseamos encontrar un amor sin lagunas y tener la verdad sin sombras para ser totalmente felices. Pero sufrimos la limitacion en todos los ambitos, y espontaneamente sonamos con una fuerza superior que nos ayude a plasmar nuestras naturales aspiraciones. Cuando acudimos a la divinidad en el fondo lo que buscamos es nuestra salvacion o realizacion humana completa.

1. Jesus de Nazaret no hizo grandes discursos sobre Dios.

No fue un filosofo especulativo ni un teologo perdido en metafisicas sagradas. Fue un hombre que vivio de forma unica la cercania benevolente de Dios como Alguien que respira ternura e inspira confianza. No solo cuida los lirios del campo y goza cuando las personas humanas son felices; no se aparta de ellas incluso cuando ellas deciden olvidarlo y hace salir el sol tambien para los malvados.

En la experiencia de Jesus, Dios es esencialmente bueno. Su omnipotencia y su justicia llegan hasta nosotros mediadas por el amor. No actua nunca con un poder que paraliza o reprime; su amor prueba su verdad acompanando eficaz y silenciosamente, respetando la decision libre de cada uno, en la paciencia de quien siempre mira con esperanza. El padre del hijo prodigo no practica la justicia vindicativa que a cada uno da lo suyo, lo que merece; da mas bien lo que cada uno necesita, mas de lo que merece .

2. Dentro de una cultura, Jesus manifesto aquella experiencia singular de Dios con el simbolo "Padre". El simbolo es camino de acceso a la realidad; aunque de modo deficiente; cuando una madre abraza tiernamente a su hijo, en ese gesto simbolico hace presente algo de su carino maternal, que sin embargo no se agota en el abrazo. El simbolo "Padre" nos dice algo de Dios cuya ternura, si bien podemos gustar, resulta siempre inabarcable. Como todos los simbolos, tambien este no solo esta sometido a la limitacion cultural; puede incluso tener un significado negativo dentro de una determinada experiencia humana; para un nino cuyo padre ha sido un degenerado, ese termino evocara inevitablemente algo negativo.

 

Saliendo al paso de una posible interpretacion negativa, Jesus puntualiza que cuando habla de "padre", se refiere a la experiencia positiva que tienen tantos ninos a quienes su progenitor les cuida con solicitud y da siempre lo que necesitan: "¿Hay alguno entre vosotros que al hijo que le pide pan, le de una piedra?"   Continuara

 

3. La palabra aramea "Abba", Padre, lleva una carga de confianza sin limites, refleja los sentimientos espontaneos de un nino pequeno agarrado a la mano de su papa; se siente con derecho a preguntarle todo, a pedir todo, a esperarlo todo. Ello explica que los judios en el siglo primero consideras en irreverente llamar "Abba" al Dios Altisimo. Jesus, sin embargo, experimenta que Dios es alguien en quien siempre se puede confiar, y asi lo invoca con ese termino. Padre, madre, amigo, esposo. Estos y otros simbolos significan ternura, inclinacion gratuita en favor nuestro, calor sincero que siempre arropa nuestra existencia, y pueden ser mediaciones aproximativas, aptas, de la experiencia intima que Jesus tuvo de Dios.

 

Ya los profetas presentaron a Dios con sentimientos y conducta maternos: "Efrain es para mi un hijo querido, un nino predilecto; cada vez que lo amenazo, vuelco a pensar en el; mis entranas se conmueven y me muero de ternura hacia el. ¿Acaso olvida una mujer a su hijo y no se apiada del fruto de sus entranas?; pues aunque ella se olvide, yo no me olvidare"; como una madre consuela a su hijo, asi os consolare yo".

 

La perfeccion de Dios no se mide por el alejamiento de lo trascendente e inasequible. Desconcierta y es inabarcable por su misma cercania. Es "misericordia entranable", amor gratuito que se hace cargo y carga con la miseria de los otros.


Tags: Padre, Nuestro, reflexión

Publicado por mario.web @ 19:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios