S?bado, 06 de febrero de 2010
Padre eterno,
Fuente de todo amor y misericordia,
por amor a nosotros enviaste a tu Hijo,
y quisiste que la sangre y el agua que brotaron de su lado lavara nuestro pecado
y restaurara la inocencia perdida.
Escucha el grito de cada mujer que llora
la pérdida de un hijo abortado.
Perdona su pecado, restáurala en tu gracia,
y calma el terror de su corazón
con la paz que sobrepasa todo entendimiento.
Mediante la intercesión
de la Bienaventurada Virgen María,
Madre de ternura y nuestra Madre,
fortalece su fe en ti.
Dale el consuelo de creer que su hijo
está ahora con el Señor.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor,
que conquistó el pecado y la muerte,
y que vive y reina contigo,
en la unidad el Espíritu Santo, un Dios,
por los siglos de los siglos. Amén.

Tags: déjalo, nacer

Publicado por mario.web @ 19:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios