S?bado, 06 de febrero de 2010

Autor: Padre Miguel Rivilla San Martin

 

 

Para los ateos, que rechazan la existencia de Dios, todo lo que digan o hagan los creyentes en el Ser Supremo, bien en su Palabra revelada =  Biblia;  o bien en su Palabra hecha carne= Jesucristo, es para ellos ofensivo a sus derechos, provocador y perturbador del  sentir convivencial o democratico en una sociedad moderna.

 

Esto es mera consecuencia del postulado ateo: “ Todas las religiones son iguales, son alienantes, el opio del pueblo” y “ deben combatirse hasta su desaparición, su relegación al ámbito privado” y lograr un sincretismo de LA NUEVA RELIGIÓN, cuyos contenidos los proclamaran los adeptos del pensamiento único universal. 

 

De aquí procede la supresión de todo símbolo religioso externo ( Biblia, crucifijo, procesiones,  presencia de autoridades en actos religiosos etc) hasta imponer el laicismo beligerante y excluyente.

 

Si algunos no se han enterado aun, lean lo que se escribe hoy día: “¿ Es que los creyentes tienen derecho a ofender a las personas normales con fabulas que quieren hacer creer que son verdad y estas no pueden hacer lo mismo con ellos? ¿ Es que las personas normales deben quedar impasibles viendo como se pasea un trozo de harina prensada por las calles, diciendo que "eso" es Dios sin derecho alguno a soltar la carcajada? ¿ No se dan cuenta de que ofenden a la inteligencia?”

 

¡ Respeto, por favor!, dicen. ¡ Respeto, por favor!, decimos. ¿ Quien merece mas respeto, el que quiere basar la conducta social en los criterios de Hansel y Gretel o quien dice que eso es un cuento y pone como ideal de convivencia el Derecho Constitucional?”. ¡ SIN COMENTARIOS¡.


Tags: Ofensas, creyentes

Publicado por mario.web @ 20:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios