Mi?rcoles, 10 de febrero de 2010

Parte 32 del libro “Católico conoce tu fe” del P. Angel Peña. O.A.R.

 

 

Jesús, según Hebreos 2,11, no se avergüenza de llamarnos hermanos y está llamado a ser el primogénito entre muchos hermanos (Rom 8,29). Por tanto, si El es nuestro hermano, su Madre también es nuestra Madre. Por eso, nos la entregó al pie de la cruz, cuando le dijo a Juan: “Ahí tienes a tu Madre” y a Ella: “Ahí tienes a tu hijo” (Jn 19,2627). S. Ignacio de Antioquía, que es del siglo I, en sus escritos, nos habla claramente de María, como Madre de todos los hombres.

 

Ella también es la reina del cielo por ser la Madre del Rey de Reyes (Ap 19,16). Ella está en el cielo vestida de Sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza (Ap 12,1). Ella es la siempre Virgen, que le responde al ángel: “¿Cómo será eso, pues no conozco varón?” (Lc 1,34), indicando así, como afirman muchos SS.PP., que tenía hecho voto de virginidad perpetua. En Is 7,14 se profetiza que una virgen dará a luz al Mesías, como atestigua Mt 1,23. Ella es el huerto cerrado, la fuente sellada del Cant 4,12. Y el mismo Dios le dice admirado de su hermosura: “Toda hermosa eres, amada mía, y no hay mancha en ti” (Cant 4,7). Incluso muchos autores ven en la puerta cerrada de Ez 44,2 una figura de María que pertenece sólo a Dios. Dice el texto: “Dios me dijo: esta puerta permanecerá cerrada, no se abrirá y nadie pasará por ella, porque por ella ha entrado Dios”.

 

Nuestros hermanos separados se aferran a las palabras “hermanos de Jesús”, que aparecen en algunos pasajes como en Mt 13,55 para negar su virginidad. Pero, leyendo la Biblia entera, nos damos cuenta de que la palabra hermano no significa siempre hijo de los mismos padres, sino también otro grado de parentesco como primo, tío o sobrino. Además en hebreo y arameo a los parientes próximos se les llama hermanos. Por ejemplo, en Gén 11,27 se nos dice que Lot era hijo de un hermano de Abraham, es decir su sobrino; pero en Gén 13,8 Lot y Abraham se llaman hermanos. En Gén 14,14-16 se dice también: “Abraham recuperó a Lot su hermano”. Véase igualmente en 1 Cro 23,21, donde se llama hermanos a los primos.

 

Ahora bien, entre los llamados hermanos de Jesús, hay uno que se menciona más y es Santiago. En Gal 1, 19 aparece el apóstol Santiago como hermano del Señor, pero en Mt 10,24 se ve claramente que los dos apóstoles de nombre Santiago, uno es hijo de Alfeo y otro de Zebedeo. En Mc 15,47 y Mt 27,56 aparecen Santiago y José hijos de María la de Alfeo, (distinta de María Salomé, madre de los hijos de Zebedeo). Por otra parte, la misma Biblia en Jn 19,25 nos dice que la Virgen María tenía una hermana casada con Cleofás. ¿No podrían ser sus hijos los pretendidos hermanos de Jesús?.

 

Algunos aducen que en Lc 2,7 se llama a Jesús “primogénito”, como si fuera el primero de otros más. Pero este término “primogénito” es, ante todo, un término jurídico, relacionado con lo que dice la Ley (Lc 2,23). En Ex 13,2 se dice: “Conságrame todo primogénito...Todos los primogénitos de Israel son míos”. Y esto, aunque no hubiera más hijos después. (En 1 Cro 23,17 está escrito: “Hijos de Eliezer: Rejabías el primogénito. Eliezer no tuvo más hijos”.Tuvo un solo hijo y se le llama primogénito.

 

Por otra parte, si Jesús hubiera tenido otros hermanos, ¿no era lo normal que les hubiera encomendado a su madre al morir? De hecho, nunca se encontrará en la Biblia la expresión “hijos de María”, que sería prueba irrefutable. Hasta el mismo Lutero defendió la virginidad perpetua de María ¿Por qué no seguirlo en esto también, si lo consideran profeta de Dios?. La misma Virgen María en muchas de sus apariciones se llama a sí misma Virgen María (por ejemplo en Guadalupe, Méjico).

 

Madre de Dios.

 

María es Madre de Dios y Madre nuestra. Algunos hermanos separados se escandalizan de que la llamamos Madre de Dios, pero muchos siglos antes de que ellos existieran, en el concilio de Efeso, el año 431 S. Cirilo de Alejandría decía: “Me asombro de ver que haya alguien que pueda poner en duda si la Santísima Virgen debe ser llamada Madre de Dios, porque si N.S. Jesucristo es Dios, la Santa Virgen, su madre, es forzosa e innegablemente Madre de Dios. Esta es la fe que nos han enseñado los apóstoles, esta es la doctrina de nuestros padres. No que la naturaleza del Verbo o la divinidad haya tomado principio de María, sino que en ella ha sido formado y animado de un alma racional el sagrado cuerpo, al cual el Verbo se ha unido hipostáticamente, lo que hace decir que el Verbo nació según la carne. Así en el orden de la naturaleza, aunque las madres no tengan parte alguna en la creación del alma, no deja de decirse que son madres del hombre en su totalidad y no que solamente lo sean de su cuerpo”. En este concilio de Efeso se declaró solemnemente que María era “theotokos”, es decir Madre de Dios.

 

Incluso en Lc 1,43 Isabel llena del Espíritu Santo, dice: “¿De dónde a mí que la Madre de Mi Señor venga a visitarme?” Dice: la Madre de mi Señor, como si dijera la Madre de mi Dios.


Tags: libro, católico, conoce, virgen, madre

Publicado por mario.web @ 19:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios