Jueves, 11 de febrero de 2010


Parte 36 del libro “Católico conoce tu fe” del P. Angel Peña. O.A.R.

 

 

La comunión de los santos es una verdad tan sublime y hermosa que por mucho que reflexionemos en ella, nunca lo haremos bastante. Es una fuente inmensa de gracias y bendiciones del Señor. Todos los hermanos que un día vivieron como nosotros en la tierra y que ahora se encuentran ya gozando de la plena felicidad de Dios en el cielo, siguen siendo nuestros hermanos, nos aman con amor incomparable y se preocupan de nuestra felicidad y salvación.

 

Muchas bendiciones nos da Dios por intercesión de nuestros hermanos santos, que incluso vienen hasta nosotros, al igual que Moisés y Elías se hicieron presentes junto a Jesús el día de la transfiguración.

 

Hay una unión muy estrecha entre la Iglesia militante, purgante y triunfante, es decir entre los que vivimos en la tierra, los hermanos de purgatorio y los ángeles y santos del cielo. Todos estamos unidos por el mismo amor de Dios y, en Cristo, formamos un solo Cuerpo Místico. Como católicos, “creemos en la comunión de todos los fieles cristianos, es decir, de los que peregrinan en la tierra, de los que se purifican después de muertos y de los que gozan de la bienaventuranza celeste, y que todos se unen en una sola Iglesia; y creemos igualmente que en esa comunión está a nuestra disposición el amor misericordioso de Dios y de sus santos, que siempre ofrecen oídos atentos a nuestras oraciones” (Cat 962).

 

En Heb 12,1 se nos habla de la nube de testigos que está en torno a nosotros, aludiendo a los santos que están pendientes de nosotros. El texto más importante es el de 2 Mac 15,11 donde se nos habla que Judas Macabeo ve en el cielo a Jeremías profeta y a Onías, que había sido Sumo Sacerdote, que intercedían por los judíos. En Tobías 12,12 el ángel Rafael dice a Tobías: “Yo era el que presentaba y leía ante la Gloria del Señor el memorial de vuestras peticiones”. En Job 33,23 se habla de un ángel mediador ante Dios. Y en muchísimos lugares de la Escritura vemos ángeles que vienen a la tierra a transmitir mensajes o a ayudar a los hombres. En Ex 23,20 se afirma: “Yo voy  a enviar un ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado”. En Ex 32,13 Moisés, en su oración, se dirige a Dios, pidiéndole que se acuerde de Abraham, Isaac y Jacob para así obtener más fácilmente lo que pide.

 

Y no podemos dejar de citar el Ap 5,8, donde se habla de los 24 ancianos que tienen copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos. Y lo mismo se dice en Ap 8,3 de un ángel que tenía muchos perfumes para que, con las oraciones de los santos, los ofreciera sobre el altar de oro, colocado ante el trono de Dios. Por consiguiente, están ofreciendo las oraciones de los hombres buenos de la tierra y no pueden menos de apoyarlas con su intercesión.

 

De hecho, la invocación a los santos no puede ir en contra de la mediación de Cristo, que según 1 Tim 2,5 es el único mediador entre Dios y los hombres. Cristo es el único mediador principal, el único realmente necesario, pero esto no quita nada a los otros mediadores secundarios, que presentan su intercesión a Cristo para que El la presente al Padre. Entre estos mediadores tenemos, en primer lugar, a Nuestra Madre la Virgen María. Ella intercedió ante su Hijo en las Bodas de Caná y obtuvo el milagro. Ella sigue obteniendo infinidad de milagros de Jesús para nosotros, como se puede comprobar casi a diario en los grandes santuarios marianos del mundo como Fátima, Lourdes, Guadalupe, y lo mismo podemos decir de la intercesión de los santos, que siempre han obtenido y siguen obteniendo de Dios milagros para sus devotos. Y la misma Iglesia lo confirma, al exigir dos milagros para su beatificación y canonización. En las mismas inscripciones de los sepulcros de los mártires, desde el primer siglo de cristianismo, aparecen invocaciones a los mártires para que intercedan por nosotros. En el martirio de S. Policarpio (año 156) se dice: “A Cristo le adoramos por ser Hijo de Dios y a los mártires los amamos e invocamos como discípulos e imitadores del Señor” (17,9).

 

Por otra parte, tantas apariciones de la Virgen (Fátima, Lourdes, etc.) y de los santos, nos indican que el cielo no es un lugar de descanso absoluto, sino un lugar de amor y felicidad, donde no se puede menos de amar también a los hermanos de la tierra, que tanta ayuda necesitan.

 

Es interesante el testimonio de la gran Sta. Teresita del Niño Jesús, que, antes de morir, con visión profética decía: “ Voy a pasar mi cielo, haciendo bien en la tierra. Derramaré sobre el mundo una lluvia de rosas”. Sobre esta comunión de los santos o unión por amor que existe entre los santos y ángeles del cielo, las almas de purgatorio y los hombres buenos de la Tierra hay infinidad de testimonios de santos con experiencias místicas y revelaciones al respecto: Sta. Teresa de Jesús, Sta. Margarita Ma. de Alacoque, Sta. Gema Galgani, Sta. Catalina de Sena, Sta. Catalina de Génova, S. Juan Bosco, S. Juan de la Cruz, Sta. Rosa de Lima.

 

Si nuestros hermanos difuntos nos amaban en la Tierra, ¿no nos amarán ahora desde el cielo? ¿No tratarán de ayudarnos, si lo harían estando en la Tierra?. Si los ángeles bajan a la Tierra a ayudar a los hombres, ¿no pueden bajar los santos?. ¿Por qué entonces, según Mt 27,52, al morir Jesús muchos cuerpos de santos difuntos resucitaron y se aparecieron a muchos? Y ¿por qué en la transfiguración (Mt 17) se aparecen Moisés y Elías?

 

Y no nos olvidemos de los ángeles. San Miguel, príncipe de los ejércitos angélicos, que significa ¿Quién como Dios? San Gabriel, Fortaleza de Dios, mensajero celestial en la Anunciación a María. San Rafael, Medicina de Dios, que curó a Tobías de su ceguera. Invoquemos también a nuestros ángeles custodios cada día con la oración: Angel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día.

 

Vivamos este dogma maravilloso de la comunión de los santos. Todos nosotros formamos un solo Cuerpo en Cristo (Rom 12,5 y 1 Co 12,27). El Padre Celestial constituyó a Cristo Cabeza Suprema de la Iglesia (Ef 1,23 y Col 1, 18). El plan de Dios es “hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza, lo que está en los cielos y lo que está en la tierra” (Ef. 1,10). Por tanto, hasta las cosas materiales forman una unidad en Cristo, porque “todo fue creado por El y para El” (Col 1, 16). También los que han muerto en gracia de Dios, estén todavía en el purgatorio o en el cielo, están unidos en Cristo, porque “Cristo es todo en todos” (Col 3,1 l). “Por El unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu” (Ef 2,18) para que “toda lengua confiese que Cristo Jesús es Señor para gloria de Dios Padre” (Fil 2, 1 l). El es también la cabeza de los ángeles (Col 2, 10).

 

Por lo cual, si todos los seres del universo, tanto los ángeles como los hombres, así como las cosas materiales, tenemos a Cristo por Cabeza y todos estamos unidos en Cristo, ¿es demasiado decir que todos nos amamos también en Cristo? Y si nos amamos, ¿no podemos ayudarnos unos a otros? ¿Cómo entonces, al hablar de la unión que formamos todos en el Cuerpo de Cristo, se nos dice que Dios quiere “que no haya división alguna, sino que todos los miembros se preocupen por igual los unos de los otros? (1 Co 12,25).

 

En conclusión, todos somos hermanos en Cristo, los del cielo y los de la tierra, todos nos amamos en Cristo y debemos preocuparnos unos de otros, ayudándonos mutuamente. La invocación a los santos del cielo para pedirles beneficios, la oración por las almas del Purgatorio para ayudarles en sus sufrimientos, así como la oración por los que todavía estamos como peregrinos en esta tierra, no sólo es posible, sino útil y querida por Dios en virtud del dogma de la Comunión de los Santos por formar todos parte del Cuerpo de Cristo. Precisamente, desde principios del siglo V aparece ya en las formulaciones del Credo: Creo en la Iglesia Católica y en la Comunión de los Santos.


Tags: libro, católico, comunión, santos

Publicado por mario.web @ 19:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios