Domingo, 14 de febrero de 2010


Tendría que ser un tiempo 
para "ayunar" alegremente de ciertas cosas 
y también para "hacer fiesta" de otras. 

En este tiempo deberíamos: 

Ayunar del juzgar a los demás y 
festejar que Dios habita en ellos. 

Ayunar de fijarnos siempre en las diferencias 
y hacer fiesta por lo que nos une en la vida. 

Ayunar de las tinieblas de la tristeza 
y celebrar la luz. 

Ayunar de pensamientos y palabras enfermizos 
y nutrir a nuestros hermanos con palabras cariñosas y sanadoras. 

Ayunar de desilusiones 
y festejar la gratitud. 

Ayunar de la rabia
y festejar la paciencia santificadora. 

Ayunar de pesimismos, 
vivir la vida con optimismo como una fiesta continua. 

Ayunar de preocupaciones, quejas y egoísmos; 
festejar la esperanza y la Divina Providencia. 

Ayunar de prisas y agobios; 
hacer fiesta en oración continua a la Verdad Eterna.

Tags: cuaresma

Publicado por mario.web @ 15:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios