Viernes, 05 de marzo de 2010

Autor: Adhemar Cuellar

 

Hace unos días observaba con atención como un niño se esforzaba por armar un rompecabezas. Esta acción del niño me llevo a meditar que nuestra vida se parece mucho a ello. Creo que la vida es un puzzle, un rompecabezas lleno de piezas que a lo largo de nuestra existencia van colocándose en su sitio

El éxito de nuestra vida dependerá de  colocar todas estas piezas en el sitio adecuado. Cada uno hace su propio puzzle, cada uno es dueño de usar el método que quiera, pero al final, la imagen que muestra una vez acabado, es el símbolo de todo el trabajo realizado a lo largo de una vida.

Hablando de rompecabezas usted sabe ¿Cuál es el rompecabezas más grande del mundo? hecho para comprar.

El mayor de ellos tiene 24 mil piezas. Cuando esta armado mide 4.28 x 1.57 la imagen que presenta se llama: Vida: El gran reto Las piezas del rompecabezas vienen separadas en cuatro bolsas  que corresponden a cuatro secciones. En el “salón de la fama”, instalado en internet se reporta  que la familia californiana Slater  fue la primera en armarlo hace dos años esfuerzo que tomo 34 días completos. Igual que la vida misma, este puzzle está lleno de variedad, color, actividad, belleza, drama y sobre todo: Vida.

Podríamos afirmar que en nuestra vida espiritual, para alcanzar la felicidad tendremos que esforzarnos por  armar un “rompecabezas espiritual”.   

¿Qué hacer ante este desafío?

¿Dónde encontrar las piezas correctas?

Hoy quiero compartir con ustedes ocho piezas espirituales, estas son  necesarias para solucionar este puzzle, todas ellas  nos la da a conocer  el apóstol Pedro: 

“Por eso pongan el máximo empeño en incrementar su fe con la buena conductael conocimiento con el dominio de los instintos, el dominio de los instintos con la constancia (paciencia), la constancia con la piedad, la piedad con el amor fraterno, y el amor fraterno con la caridad.  Pues si tienen todas estas virtudes y las desarrollan, no serán inútiles ni estériles, sino que más bien alcanzaran el conocimiento de Cristo Jesús, nuestro Señor”. (2Pedro 1,5-7)

Por tanto las piezas necesarias son:

1)      FE

2)     BUENA CONDUCTA

3)      CONOCIMIENTO

4)     DOMINIO PROPIO

5)     PACIENCIA ACTIVA

6)     PIEDAD

7)     AMOR FRATERNO

8)    AMOR

¡Genial!   Para armar nuestra vida, para llevarla a su plenitud necesitamos de estas “ocho piezas”

Los  que lograron armar el rompecabezas de 24 mil piezas comentan que todos los detalles del puzzle: “EL RETO DE LA VIDA”  solo se van visualizando a medida que se van armando las piezas”

Nuestra vida también será así, en la medida que aumentemos nuestra  fe, luego de tener una excelente conducta, es decir ser ejemplo de vida para los demás,  buscando día a día crecer en gracia y conocimiento,  luchando por frenar nuestras pasiones,  poniendo en practica  lo que  decía Kaliman el héroe de  las radionovelas y los comics  a su protegido Solin “Serenidad y paciencia mi pequeño Solin mucha paciencia”,  desarrollando  día a día la piedad y la devoción, vivir una vida llena de amor y misericordia, nos permitirá visualizar el destino de nuestra vida, nos permitirá ver todo lo maravilloso de la creación y nos hará   vivir la vida en plenitud y abundante que Jesucristo nos ha prometido.

“ Pues si tienen todas estas virtudes y las desarrollan, no serán inútiles ni estériles, sino que más bien alcanzaran el conocimiento de Cristo Jesús, nuestro Señor”. (2Pedro 1,8)

Por lo tanto, hermanos esfuércense por confirmar el llamado de Dios que los ha elegido.  Si obran así, no decaerán, y se les facilitara generosamente la entrada al reino eterno de nuestro Señor y Salvador, Cristo Jesús (2Pedro 1,10-11)

Adelante hermano, ponga todas las piezas en el  lugar correcto y a disfrutar  LA VIDA. Amen


Tags: rompecabezas, espiritual

Publicado por mario.web @ 7:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios