S?bado, 06 de marzo de 2010

Invoquemos al Espíritu Santo:

“Ven Espíritu Santo, ven por medio de la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María Santísima, tu amadísima Esposa”.

 

El Credo comienza con la palabra “Creo”.

 

Creer es tener como cierto todo lo que Dios ha dicho, y aceptar con confianza a Jesucristo y lo que Él nos enseñó, porque Él es Dios.

Creer es tener Fe. La Fe es un regalo de Dios, es una virtud sobrenatural infundida por Dios en el alma. La Fe también es un acto de nuestra voluntad: Yo “quiero” aceptar lo que Dios ha dicho, aunque no lo entienda, pero me fío de Él y con esto me gano el Paraíso, como dice Jesús en el Evangelio: “Tu fe te ha salvado”. Pero también debemos recordar que la fe se demuestra por obras, si no, está muerta.

Tenemos que creer todas las verdades que Dios ha revelado porque Él es infinitamente sabio y dice siempre la verdad, y no puede jamás ni engañarse ni engañarnos.

No sirve creer solo en aquellas verdades que me son cómodas para creer y vivir, sino que se debe creer en TODO lo que Dios ha revelado.

Hoy se rechaza en todo o en parte el Evangelio de Jesús. Cada hombre quiere adaptarlo a sí mismo, en lugar de adaptarse él y su modo de vivir al Evangelio. Dios es Inteligencia infinita y no puede mandarnos realizar cosas imposibles, por lo tanto todo lo que nos manda hacer es perfectamente realizable con Su ayuda.

Todas estas verdades que Dios ha revelado se encuentran en la Sagrada Escritura o S. Biblia y en la Tradición de la Iglesia.

La Sagrada Escritura es la colección de los 73 libros inspirados por Dios y escritos por profetas y santos, y se divide en dos grandes partes: Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. Esta palabra Testamento significa pacto o alianza que Dios hizo con los hombres.

El Antiguo Testamento es lo que sucedió desde la Creación del mundo hasta que llegó el tiempo de la venida del Hijo de Dios, y contiene los pactos que Dios fue haciendo con su pueblo y los éxitos que obtuvieron quienes cumplieron estos pactos y los fracasos que sufrieron los que no los cumplieron. Con esto nos quiso enseñar el Señor que si cumplimos sus Mandamientos las cosas nos irán muy bien, pero si no los cumplimos, tarde o temprano nos sobrevendrá la ruina.

El Nuevo Testamento es la narración de lo que sucedió desde el Nacimiento del Hijo de Dios en Belén, sus enseñanzas, su vida y sus grandes milagros; su Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión y además la historia de los Apóstoles y las cartas de algunos de ellos y también el Libro del Apocalipsis que trata del fin del mundo y del Juicio Final.

Y la Tradición son las enseñanzas de Dios que no están expresamente en las Sagradas Escrituras o S. Biblia sino que han sido transmitidas oralmente o por escrito desde Jesucristo y los Apóstoles hasta ahora por los Sumos Pontífices y los Santos de la Iglesia

Por eso nuestra fe no se basa solamente en la Santa Biblia, sino también en la Tradición y en lo que enseña la Iglesia a través de su Magisterio, con el Papa a la cabeza.

Hoy, lamentablemente, hay un error llamado Racionalismo, el cual trata de explicar todo a la sola luz de la razón humana, y niega todo lo que la razón no entiende. Por eso en estos tiempos se niegan los milagros de Jesús relatados en el Evangelio, el parto virginal de María, la Resurrección del Señor, etc. Por eso nosotros debemos ponernos en guardia contra este error y creer firmemente que todo lo que relatan los Evangelios y la Santa Biblia son verdades inmutables.

Y con el Racionalismo de la mano se termina cayendo en el ateísmo teórico o práctico, que es el gran mal de nuestros días. El ateísmo teórico es aquel que niega con la mente a Dios y sus verdades reveladas; y el ateísmo práctico es el del hombre que si bien no niega a Dios y sus verdades reveladas, sin embargo no vive lo que cree, no cumple los Mandamientos. Hoy son legión estos últimos; son cristianos de nombre pero viven como paganos.

 

Pidamos a Dios un aumento de Fe y vivamos de acuerdo a esa Fe.


Tags: creo, Credo, catecismo

Publicado por mario.web @ 20:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios