S?bado, 20 de marzo de 2010

¿CUANTO GANAS?

 

--Papi, ¿Cuanto ganas? Dijo el pequeño con voz tímida fijando sus expresivos ojos en su agotado padre que llegaba del trabajo.

-No me molestes, hijo. ¿No ves que vengo muy cansado?

 

--Pero, papi. Dime por favor, ¿cuanto ganas?" Insistió...

-Doscientos pesos al día. Respondió el hombre irritado con tal de quitárselo de encima.

 

El niño se asió de su saco y le dijo:

--Papi, ¿me prestas cien pesos?

El padre monto en cólera y tratando con brusquedad al niño, le dijo:

-¿Así que para eso querías saber cuanto gano? Vete a dormir y no me estés molestando, ¡Muchacho aprovechado!

 

Ya había caído la noche cuando el padre se puso a meditar sobre lo ocurrido.

El incidente lo hizo sentirse culpable.

Tal vez su hijo quería comprar algo...

Había estado muy ocupado en el trabajo últimamente y no estaba al tanto de los acontecimientos del hogar.

Queriendo descargar su conciencia dolida, se asomo a la habitación del pequeño.

 

-Hijo, ¿estas dormido? El niño abrió los ojos a medias.

-¿Aquí tienes el dinero que me pediste?

-¿Para que lo querías?

 

Tallándose los ojos, su hijo metió la manita debajo de su almohada y saco varios billetes arrugados.

 

--Es que quería completar..... ¿Me vendes un día de tu tiempo?


Tags: cuanto, ganas, dinero, tiempo, reflexión

Publicado por mario.web @ 8:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios