Lunes, 22 de marzo de 2010


Autor: Padre Miguel Rivilla San Martín

 

Un ano más, del 18 al 25 de enero, se celebra globalmente el octavario por la unión de los cristianos. Unos días, en que en todo el mundo se elevan oraciones y se celebran encuentros para hacer realidad el deseo de Cristo en el evangelio:”Padre que todos los que creen en ti, sean uno como tu y yo somos uno”. La oración es el medio mejor para trabajar por el ecumenismo.

 

Por ecumenismo se entiende unirse en la verdad revelada por Jesucristo, (fin prioritario) sin ocultar, ni rebajar - "para no herir sensibilidades" - ninguna de las verdades de fe y proclamar a Jesucristo como único Salvador de los hombres. Verdad esta, que a lo largo de veinte siglos, ha creído y proclamado la Iglesia católica, unánime y en todas partes.

 

Tal verdad ha sido refrendada por millares de mártires y santos y por la máxima autoridad de su Magisterio, conforme a la Biblia y Tradición.

 

Sin pecar de pesimista, me parece que estamos aun muy lejos de esta proclamación, aunque los caminos de Dios son inescrutables. El primer ecumenismo que habría que promover con todas las fuerzas hoy día es la unión de todos los católicos en lo esencial-(dogmas) - dentro de la misma Iglesia.


Tags: unidad, cristianos

Publicado por mario.web @ 14:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios