Lunes, 22 de marzo de 2010


Autor: Padre Miguel Rivilla San Martín

 

Todos los bautizados sabemos que la señal de los cristianos es amarse como hermanos. Lo aprendimos de niños en la catequesis y lo cantamos a menudo en las celebraciones. . Lo que pasa es que del dicho al hecho.... Somos olvidadizos, incoherentes, limitados, poca cosa...; y somos capaces de dar el espectáculo único y nada edificante, de peleas y golpes, como nuestros hermanos, monjes ortodoxos griegos, enzarzados a porrazo limpio, contra los monjes coptos armenios. Poco menos que una batalla campal, en la que tuvo que intervenir la policía, y ante el santo sepulcro de Jerusalén, donde, según la tradición, fue depositado el cuerpo de Jesús al bajarlo de la cruz.¡Vergüenza¡ .

 

Esta es la miseria y a la vez la grandeza de una enseñanza maravillosa que el Maestro nos dejo como testamento:" Este es mi mandamiento, que os améis unos a otros como Yo os he amado".Una vez mas, los que no comparten nuestra fe tendrán motivo justo para arremeter contra el cristianismo por los fallos, miserias y debilidades que existen y mostramos los seguidores de Jesús. Se hace realidad la sentencia del gran maestro Gandhi, pacificador sin violencia en la India, cuando al leer el Evangelio y ver la conducta de los colonizadores ingleses que explotaban y machacaban a su pueblo dejo escrito."¡Que maravilloso es el cristianismo, pero que malos son los cristianos que lo practican¡".Bien podria ser todo esto, motivo de reflexion y de humildad para todos cuantos somos y nos llamamos cristianos y dejamos tanto que desear.


Tags: señal, cristianos

Publicado por mario.web @ 19:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios