S?bado, 03 de abril de 2010


"Sean humildes y valerosos, conscientes de lo que el Padre os ha dado. Permitan que esta conciencia sea su fortaleza, su luz, su esperanza. "Mi paz os dejo, mi paz os doy". Esta promesa divina nos llena de esperanza – de la certeza en la esperanza divina- de que la paz es posible porque nada es imposible a Dios"



Tags: palabras, Juan Pablo II

Publicado por mario.web @ 12:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios