Jueves, 05 de agosto de 2010


Matrimonio, financiaci?n?
y fe
Por?
el padre John Flynn
Menos?
parejas casadas estables y m?s nacimientos fuera del matrimonio es la situaci?n?
de Estados Unidos. Estos nacimientos alcanzaron el 36,8% el a?o pasado, un 1%?
m?s que en el 2004, seg?n un informe del National Center for Health Statistics,?
una agencia federal, publicado el 21 de noviembre.
Cerca de 4,1?
millones de beb?s nacieron el a?o pasado en Estados Unidos. M?s de 1,5 millones?
de ellos nacieron de madres no casadas. Los datos mostraban que esta vez no son?
las madres adolescentes las responsables del aumento de nacimientos de madres?
solteras, sino las madres que est?n en la veintena.
De hecho, la?
tasa de natalidad de las adolescentes descendi? un 2% en el 2005, y ahora es un?
35% m?s baja que el tope alcanzado en 1991 con 61,8 nacimiento por cada 1.000?
mujeres, observaba el National Center for Health?
Statistics.
Poco antes,?
un informe de la Oficina del Censo de Estados Unidos revelaba que las parejas?
casadas suman s?lo el 49,7% de la poblaci?n. Esta cifra est?
por debajo del 52% de cinco a?os antes, observaba el 15 de octubre el New York?
Times. El peri?dico afirmaba que este declive en el porcentaje de parejas?
casadas se debe a un aumento en el n?mero de adultos que pasan una etapa m?s?
larga de sus vidas como solteros o viviendo sin casarse con su?
pareja.
No obstante,?
Steve Watters, director de la secci?n de adultos j?venes de Focus on the Family,?
declaraba al New York Times que la tendencia hacia un n?mero menor de parejas?
casadas era m?s una reflexi?n sobre retrasar el matrimonio que un rechazo?
absoluto del mismo.
Allan Carlson, presidente del Howard Center for Family, Religion and Society, era?
menos optimista. ?La proporci?n de hogares?
de matrimonios casados ha bajado del 76% en 1957 a menos del 50% actual?, afirmaba?
en un art?culo en la entrega del 5-11 de noviembre del National Catholic?
Register. ?Son cambios masivos, y el matrimonio es una instituci?n que est? en?
declive?.
Pero Maggie?
Gallagher, presidenta del Institute for Marriage and Public Policy, sosten?a que?
el matrimonio no est? realmente en minor?a. ?Aunque hay una clara y preocupante?
tendencia hacia un declive del matrimonio en Estados Unidos, la sugerencia de?
que el matrimonio se ha convertido en una instituci?n minoritaria es todav?a?
falsa?, declaraba al Register. Diversos expertos apuntan que del 85% al 90% de?
los norteamericanos se casar? en alg?n momento de sus?
vidas.
Apoyo del?
gobierno
Muchas?
organizaciones est?n implicadas en el esfuerzo de consolidar el matrimonio, y?
recibieron recientemente un aumento de fondos federales. El pasado verano, el?
congreso de Estados Unidos decidi? dedicar 100 millones de d?lares al a?o para?
promover el matrimonio y 50 millones de d?lares al a?o para lograr padres?
comprometidos, informaba el 21 de julio Associated Press.
El gobierno?
federal proporcion? algo de dinero en el pasado para promover el matrimonio,?
pero s?lo sumaba una media de cerca de 14 millones de d?lares al a?o durante los?
pasados cuatro a?os, afirmaba Wade Horn, secretario adjunto para ni?os y?
familias en el Departamento de Sanidad y Servicios Sociales de Estados?
Unidos.
Ayudar a las?
parejas a valorar la instituci?n del matrimonio es tambi?n de importancia clave?
seg?n un estudio del organismo de estad?stica del gobierno canadiense,?
Statistics Canada. Un informe del 28 de junio revelaba que un factor clave para?
la durabilidad del matrimonio es el nivel de compromiso con la?
instituci?n.
En el estudio: ?Till Death Do Us Part? The Risk of?
First and Second Marriage Dissolution? (?Hasta que la Muerte nos separe??
El Riesgo de Disoluci?n?
del Primer y Segundo Matrimonio), Statistics Canada analizaba datos de?
la Encuesta?
Social General del 2001, as? como los riesgos que afectan al?
?xito o fracaso de un matrimonio. Un factor clave encontrado fue el compromiso?
de las parejas con el matrimonio como fuente de felicidad.
En el caso?
del primer matrimonio, se encontr? a personas que cre?an que la uni?n marital no?
era muy importante para su felicidad. Estas personas corren un riesgo de?
fracasar tres veces superior que las personas que lo juzgaban muy?
importante.
En el caso?
de los siguientes matrimonios, el riesgo de fracaso fue tambi?n cerca de tres?
veces m?s alto entre las personas que sent?an que el matrimonio no era muy?
importante para su felicidad.

M?s de un tercio de los matrimonios?
canadienses terminar? en divorcio antes de que la pareja celebre su trig?simo?
aniversario, observaba el informe.
El papel de?
la fe
El estudio?
tambi?n descubri? que el matrimonio y el tener hijos tienden a hacer volver a?
las personas a los lugares de culto que pueden haber abandonado en su juventud.?
Un total del 86% de los que en alguna vez en su vida estuvieron casados?
informaban de que pertenec?an a un credo religioso. De estos, el 42% hab?a?
asistido a los servicios religiosos al menos una vez al menos en el a?o que?
precedi? a la encuesta.?
Los ?ndices correspondientes a adultos que nunca se casaron?
eran del 77% y el 22%, respectivamente.
A su vez, la?
observancia religiosa se asociaba con la durabilidad matrimonial. Las personas?
que asisten a servicios religiosos durante el a?o tienen de un 10% a un 31% de?
menor riesgo de disoluci?n matrimonial que aquellos que no asisten?
nunca.
El informe?
tambi?n confirmaba que ?el probar? a vivir juntos antes del matrimonio no?
funciona. ?Vivir como pareja de hecho tambi?n se asocia de forma decidida con la?
primera ruptura matrimonial?, comentaba el estudio. De hecho, el riesgo es un?
50% mayor entre las personas que vivieron con su pareja antes de casarse que?
entre quienes no lo hicieron.
El?
matrimonio, conclu?a le informe, ?todav?a parece poseer un aura que lo eleva?
sobre el simple acuerdo de convivencia?. Las parejas casadas, generalmente,?
tienen un mayor?
compromiso y una mayor calidad de relaci?n que las uniones de hecho, ?que?
sugiere algo sobre la naturaleza trascendente del compromiso matrimonial?
mismo?.
Baja el?
divorcio
Al otro lado?
del Atl?ntico ha habido buenas noticias este a?o para las parejas. Un informe?
del Office for National Statistics del Reino Unido mostraba un descenso de m?s?
de un cuarto en el n?mero de matrimonio que acaban en divorcio, comparado con?
principios de los noventa.
El Sunday?
Times informaba el 2 de abril de que, en el 2003, el n?mero de parejas que se?
divorciaron en Inglaterra y Gales tras menos de cinco a?os fue de 27.511, por?
debajo de los 37.252 de hace 10 a?os. Adem?s, los datos del 2004 muestran que,?
por tercer a?o, se casaron m?s personas. El n?mero de matrimonios subi? un 1%?
hasta los 311.180.
El n?mero de?
hijos, sin embargo, sigue bajando, observaba un art?culo del 10 de abril del?
peri?dico Telegraph de Londres. La media por familia es actualmente de 1,3?
hijos, en comparaci?n con los 2,4 de s?lo hace tres?
d?cadas.
La principal?
raz?n citada por las parejas para explicar esta reducci?n en las familias es econ?mica. Los?
datos vienen de un estudio de 2.428 adultos. El estudio fue encargado por?
la Skipton?
Building Society.
La forma en?
que se estructuran los pagos sociales del gobierno brit?nico tambi?n a?ade?
presi?n econ?mica a la familia, observaba el peri?dico brit?nico Independent el?
26 de noviembre.
Contaba c?mo?
a una pareja reci?n casada que fuera a un centro laboral para recibir consejo?
sobre posibles ventajas el funcionario les dijo que ser?a mejor que se?
divorciaran. Una pareja recibe 90,10 libras (175 d?lares) en?
ingresos de apoyo a la semana y un soltero 57,45 libras (112 d?lares). Este?
?ltimo obtiene un ?ndice de apoyo al cuidado de un hijo mayor y las ventajas por?
hijos y j?venes dependientes.
En medio de?
estos obst?culos para las familias, Benedicto XVI ten?a palabras de apoyo a las?
parejas en su mensaje del ?ngelus del 8 de octubre. ?Conscientes de la gracia?
recibida?, afirmaba el Papa, ?los esposos cristianos construyan una familia?
abierta a la vida y capaz de afrontar unida los numerosos y complejos desaf?os?
de nuestro tiempo?.
?Hoy su?
testimonio es especialmente necesario?, continuaba. ?Hacen falta familias que no?
se dejen arrastrar por modernas corrientes culturales inspiradas en el hedonismo?
y en el relativismo, y que m?s bien est?n dispuestas a cumplir con generosa?
entrega su misi?n en la Iglesia y en la sociedad?. Una tarea m?s dif?cil que?
nunca.
Fuente: ZENIT.org, 8 diciembre?
2006


Publicado por mario.web @ 12:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios