Viernes, 03 de septiembre de 2010

Hay personas que hablan todo el tiempo de lo que les gusta, de lo que las incomoda, de sus pasatiempos y de sus aburrimientos (Hasta buscan desesperadamente qui?n las escuche). Hay otras que se re?nen para hablar de libros, discos, m?sica, lo ?ltimo de la tecnolog?a... Otros se re?nen para hablar de moda, de deportes o de los problemas con sus hijos o parejas, de sus muchos problemas en el trabajo, en la escuela y hasta en la iglesia y otros, desafortunadamente, se re?nen para hablar mal de los dem?s...?

Esta semana me he puesto a pensar: ?Por qu? raz?n recordamos a las personas valiosas? ?Por las pel?culas que vieron? ?Por las veces que fueron al teatro? ?Por el tipo de m?sica que escuchaban? Despu?s de todo la pel?cula de ayer ya no la recuerda mucha gente... la moda de ayer hoy est? desgastada y la persona de la que hable mal, ni se enter?...

Creo que quiero ser recordado por otras cosas. Me gustar?a que me recordaran por el bien que hice, es m?s, ojal? la gente se olvidara de m? y recordaran a Jes?s porque lo vieron reflejado en m?... porque todo el tiempo habl? de ?l, porque todo el tiempo habl? con ?l para transparentarlo un poco m?s cada d?a...?

En un cuento del P. Rafael Garc?a Herreros, en su libro "Cuentos carism?ticos", se narra la historia de un seminarista inc?modo, que se comenz? a enamorar del misterio de la Encarnaci?n y ese enamoramiento -que se volvi? casi obsesivo- comenz? a incomodar a sus compa?eros seminaristas: mientras ellos aprovechaban los descansos para "matar el tiempo" ?l segu?a enamor?ndose de ese Dios cercano gracias a la Encarnaci?n. Un d?a les dijo a sus compa?eros seminaristas:?

"No pueden seguir jugando tranquilamente cuando Dios se ha hecho hombre". Ese seminarista fue considerado un "caso perdido" y se pens? que estaba loco... Lo mejor del caso es que ese seminarista ha sido recordado por el P. Rafael (quien probablemente sea el protagonista)... Ojal? me recuerden por una locura similar... por lo menos en un cuento.?

La vida es corta. Eso dicen muchos para dedicarse a satisfacer cualquier apetencia que se les ocurra... Otros podemos decir: la vida es tan corta como para desperdiciarla acumulando sensaciones placenteras que no acaban de llenarme. Hay alguien que me promete que si muero, que si soy enterrado y desintegrado como una semilla en la tierra, entonces, y s?lo entonces, dar? mucho fruto... y ser? recordado de verdad.?

Lo mejor de todo es que cuando la gente me recuerde (despu?s de que haya regresado a mi Patria Verdadera) me recordar?n para pensar que Dios de verdad sigue vivo y actuando en el mundo. Ojal? en mi funeral la gente comente: "?C?mo es que alguien como ?ste, con tantas miserias, pudo hacer el bien? Si, Dios debe seguir vivo...?



Publicado por mario.web @ 21:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios