Lunes, 06 de septiembre de 2010

?Asistimos a ella con el debido respeto?

Podemos empezar por el principio. Cuando asistimos a la Santa Misa, llegamos con el tiempo justo?, porque lo hacemos?. Nos hemos preguntado alguna vez si nos invitara alg?n alto dignatario de la tierra si llegar?amos a la cita con el tiempo justo para estar con el?. Seguramente que dos horas antes ya estar?amos en la sala de espera prepar?ndonos para el encuentro.

En la Santa Misa nos invita el mas alto Dignatario que existe en la creaci?n y nos permitimos el lujo de llegar con el tiempo justo.

Deber?amos llegar siempre con unos minutos de antelaci?n, para preparar nuestro esp?ritu, pedir perd?n por nuestras faltas, agradecer todo lo que nos entrega Dios cada d?a y hacer nuestras peticiones por los vivos y por los difuntos.

En las lecturas, estamos con la debida atenci?n o nos distraemos con cualquier cosa o cualquier pensamiento que nos venga a la mente?. A veces con la excusa de que no entendemos bien al lector o al sacerdote cuando lee nos distraemos, pero deber?amos estar siempre con atenci?n, ya que siempre hay alguna frase o alguna palabra que se entiende bien y de ella podemos sacar un buen fruto espiritual.

En la Homil?a del sacerdote podr?amos decir lo mismo y a veces nos quejamos de que sea tan ?larga?.

A partir del Ofertorio es cuando empieza la parte mas importante de la santa Misa y no deber?amos perder detalle de todo lo que haga el sacerdote. Da igual si el sacerdote es bueno o no lo es, es Jesucristo mismo que se nos ofrece en aquel momento.

Cuando llega el momento de dar la paz deber?amos hacerlo discretamente con las personas que tenemos mas a nuestro lado y sin distraernos mucho, pues Jes?s esta sobre el altar y deber?amos rendirle un poco de respeto y no andar de aca para all? dando la mano a todos los que nos parece.

En el momento de la Consagraci?n permanecemos en pi頠y me pregunto, porque?, pues deber?amos arrodillarnos todos ante Dios. Sobre esta cuesti?n siempre digo lo mismo:

Aquel a quien su orgullo no le permita arrodillarse ante Dios, que permanezca en pie ..

Cuando comulgamos la mayor?a lo hacemos en la mano y la verdad es que no es correcto, ya que al sacerdote antes de tener a Jesucristo en las manos deben Consagrarlo para este ministerio, pero nosotros hacemos caso omiso de ello.

Los mas ?entendidos?, nos dir?n que es mucho mas higi?nico hacerlo en la mano que en la boca, pero os dir? solo una cosita, antes siempre se hacia en la boca y no se de nadie que se haya contagiado de ninguna enfermedad comulgando en la boca.

Si uno toma la Comuni?n en la mano y act?a de mala fe, siempre tiene mas opci?n de guardar la Hostia en el bolsillo y?destinarla a otros menesteres, en cambio si la toma en la boca, la saliva va reblandeciendo el pan aunque uno no lo desee.

Despu?s de la Comuni?n deber?amos agradecer siempre el Don que nos hace Jes?s de llamarnos a la Eucarist?a, porque no somos nosotros los que vamos a recibirle as?, sin mas, es ?l que nos llama porque quiere estar con nosotros.

Despu?s de las oraciones finales el sacerdote nos da la Bendici?n y estas bendiciones siempre son muy importantes, ya que quiz?s es la ?ltima bendici?n que recibimos en nuestra vida. Deber?amos estar atentos a ella.

Una vez finalizada la Misa y cuando el sacerdote se ha retirado deber?amos permanecer unos minutos en acci?n de gracias por el gran don de Dios que hemos recibido.



Publicado por mario.web @ 18:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios