Martes, 07 de septiembre de 2010

"Catequistas: Sean almas eucar?sticas y ser?n ap?stoles fervientes."
(Beato Alberione)


Eucarist?a significa que Cristo mismo est? de
nuevo entre nosotros. Nos habla e ilumina nuestra vida. Es la cumbre,
la fuente y el centro de toda vida cristiana.

La Eucarist?a es la fuente, porque de esa
presencia brota la vida de la gracia. De Jes?s recibimos la fuerza, la
luz, el aliento que necesitamos. Pero sobre todo en la Eucarist?a
encontramos al ?nico que puede saciar hasta lo m?s profundo el hambre y
la sed del coraz?n: a Jesucristo vivo.

Es la cumbre porque a la Eucarist?a
llevamos toda nuestra vida, nuestros cansancios y alegr?as, nuestro
compromiso, nuestra lucha, nuestros sue?os. Como cuando uno llega a la
cumbre de un cerro despu?s de trepar con mucho esfuerzo junto con
otros. Y all? arriba, juntos descansamos y descubrimos el sentido de
nuestro cansancio. As? podr?amos vivir la Misa del Domingo.

Es el centro porque el centro de nuestras
vidas es Jes?s en medio de la comunidad, porque cualquier otro amor y
cualquier otra relaci?n encuentran su sentido profundo gracias a
nuestra amistad con Jesucristo.

Sin embargo, podemos constatar a veces con
tristeza que nuestras comunidades est?n llenas de cristianos buenos,
fieles, piadosos pero que no participan de la Eucarist?a dominical o
no? dedican un tiempo a visitar a Jes?s en el Sagrario.?

?C?mo motivar a nuestros catequizados el amor a Jes?s vivo en la Eucarist?a y el valor de la misa dominical?

Es
importante ayudarlos a descubrir la belleza de la Eucarist?a para que
se unan a la celebraci?n comunitaria y participen de ella con verdadero
deseo.

Recuerdo haber escuchado un testimonio de un
misionero: Para preparar a los ni?os a su primera comuni?n, los? hab?a
reunido en la capilla de su misi?n, en plena sabana africana. Ante el
tabern?culo, les hablaba con entusiasmo sobre una de las maravillas de
nuestra fe: la presencia real de Cristo en la Eucarist?a... "?Dios est? aqu?! ?Se ha quedado entre nosotros para que no estemos nunca solos"
-les dec?a a los ni?os, se?al?ndoles el sagrario-. Aquellos ni?os
escuchaban con viva atenci?n. Uno de ellos, de los m?s peque?os,
levantaba su mano con insistencia, pidiendo el uso de la palabra para
aclarar sus dudas. Llegado su turno, le hizo una pregunta al misionero,
que ?ste no olvidar?a en su vida: "Y t? por las noches, ?te vas a la cama y le dejas a Jes?s aqu? solo...?"

Beato Alberione nos dice que si "somos almas eucar?sticas, seremos ap?stoles fervientes",
justamente para cumplir bien nuestra misi?n necesitamos la fuerza de la
Eucarist?a. Para poder contagiar a nuestros catequizandos el amor a
Jes?s Resucitado que parte el pan para nosotros. Alimentarnos con este
pan? para convertirnos en testigos aut?nticos del Evangelio.
Necesitamos este pan para crecer en el amor, condici?n indispensable
para reconocer el rostro de Cristo en el rostro de los hermanos.

Es bueno imaginarnos al Resucitado que llega a
nuestra comunidad, mira con cari?o los rostros tristes y desilusionados
y alcanza a cada uno el pan de vida y el vino de amor, para que se den
la resurrecci?n y la incorporaci?n a la vida verdadera, a la vida de
Dios.?

Nos podemos preguntar

?Qu? podemos hacer en la comunidad para que nuestros catequizandos se sientan m?s atra?dos para participar de la Misa?
?Nuestra forma de participar, de orar, de
vivir la Misa los domingos realmente nos llena de deseos de ir al
apostolado a aportar lo mejor para cambiar las cosas?
?Cu?nto tiempo le dedico a la adoraci?n Eucar?stica??
?
(Hna. Mariana? Pastorcita)www. san-pablo. com.ar

....?? "Toda mi fuerza se encuentra en la oraci?n y en el sacrificio;
?esas son las armas invencibles que Jes?s me ha dado,
?y logran mover los corazones mucho m?s que las palabras."...Santa Teresita??


Publicado por mario.web @ 15:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios