Viernes, 10 de septiembre de 2010

En el discurso de apertura del Congreso de Apostolado Seglar, monse?or Fernando Sebasti?n, arzobispo de Pamplona, ofreci? un marco general para encuadrar la acci?n apost?lica de los seglares, y se refiri? a este Congreso diciendo que ?no se trata de un Congreso para estudiosos sino para ap?stoles?.

El prelado destac? la importancia de los seglares como ?zona de encuentro entre la sociedad y la Iglesia, como confluencia real de los sagrado y lo secular, de la fe y la cultura, de la Iglesia y el mundo?.

Para monse?or Sebasti?n, los seglares ?son la presencia m?s cercana y m?s profunda de la Iglesia en el mundo y por eso mismo agentes principales del anuncio del evangelio en el mundo y de la construcci?n del Reino de Dios?.

Aunque admiti? que los acuerdos entre la jerarqu?a de la Iglesia y los poderes civiles son ?leg?timos, convenientes y hasta necesarios?, sostuvo sin embargo que los instrumentos jur?dicos ser?n ?apost?licamente eficientes s?lo en la medida en que est?n respaldados por un n?mero creciente de cristianos laicos, presentes y operantes en el mundo? que los hagan valer.

Como ejemplo, el prelado dijo que ?bien est? que los obispos nos pronunciemos en contra del aborto o de la manipulaci?n de los embriones humanos. Pero esto vale de poco ?a?adi? si luego no hay unos cristianos que mantengan la vigencia y el prestigio de estas ense?anzas en los ambientes concretos de las relaciones humanas y de la vida de cada d?a?.

En este sentido, consider? que ?el m?s poderoso plan de pastoral y de apostolado? que se puede poner en marcha hoy, es imitar a los ?cristianos sencillos?, protagonistas de la primera evangelizaci?n, que utilizaron ?el simple procedimiento de explicar confidencialmente la riqueza que hab?an recibido al conocer la persona de Jesucristo y haber cre?do en ?l y en su evangelio?.

El prelado explic? que ?la movilizaci?n apost?lica de los cristianos requiere que tengamos una conciencia clara de cu?l es el momento hist?rico de nuestra sociedad?.

?Si en algunos momentos pudimos pensar que una Iglesia s?lidamente establecida ten?a que poner el acento en desarrollar el sentido social de sus miembros y la solidaridad de la sociedad entera con los m?s necesitados ?dijo?, tenemos que darnos cuenta de que hoy lo m?s urgente, el servicio m?s grande y m?s urgente que la Iglesia tiene que hacer a nuestra sociedad, el bien m?s grande que podemos hacer a nuestro amigo o nuestro vecino, es ayudarles a creer en Dios?.

?Ayudarles a descubrir la trascendencia de su ser personal, ayudarles a no verse encerrados en su propio yo terreno?. As?, haciendo alusi?n al lema del Congreso ?Testigos de la Esperanza?, dijo que la esperanza que hay que proponer no es la de ?m?s progreso humano?, sino la ?esperanza escatol?gica?, como ?principio real de las verdaderas esperanzas terrestres para los hombres?.

En tiempos de evangelizaci?n como el nuestro, y a partir del ?apostolado b?sico del testimonio?, el arzobispo de Pamplona consider? m?s importante ?anunciar expresamente el Reino de Dios? que reducir el apostolado a una mera ?transformaci?n del mundo?.

Bas?ndose en la premisa inicial de su discurso que consideraba la conversi?n personal y el cambio de vida como la ?condici?n indispensable para que surja la acci?n apost?lica?, monse?or Sebasti?n detect? algunos ?signos externos? que permiten dividir a los cristianos entre ?bautizados? y ?convertid ?.

?Si la primera e indispensable mediaci?n de cualquier transformaci?n cristiana de la realidad es la conversi?n personal, tendremos que admitir la debilidad apost?lica y transformante de nuestra Iglesia en relaci?n con su extensi?n sociol?gica?, a?adi?.

El arzobispo destac? la necesidad de mayor clarificaci?n en la Iglesia para ?diferenciarse m?s en el conjunto de la sociedad espa?ola, que aunque conserve muchos elementos cristianos ya no es cristiana de coraz?n?.

?En a?os pasados se desarroll? una mentalidad concordista que todav?a perdura. Es la mentalidad de quienes piensan que la Iglesia, para ser fiel al evangelio de Jes?s, tienen que adaptarse a las preferencias y caracter?sticas de cada momento cultural?.

Ante quienes mantienen esta postura, monse?or Sebasti?n record? que ?necesitamos liberarnos m?s a fondo de las consecuencias negativas de unos decenios en los que pretendimos identificar artificialmente la Iglesia con la sociedad?.

Para el prelado, ?la sociedad espa?ola vive un per?odo de secularizaci?n intensiva, una fascinaci?n por las cosas de la tierra favorecida por el crecimiento econ?mico (?) y fomentada por una actitudes que han llegado a ser verdaderas creencias sociales?.

Seg?n monse?or Sebasti?n ?el gran debate de fondo? hoy ?que se est? generando ?en todo Occidente, y en Espa?a con especial virulencia?? es un debate religioso, en el que lo que est? en juego ?es organizar la vida humana sin contar con Dios, como si fu?ramos nosotros los due?os absolutos y ?ltimos de nuestra vida y de la creaci?n entera?, sin querer reconocer que ?la Paternidad de Dios es la tierra real donde crece la aut?ntica humanidad?.

Sin embargo, ?a?n reconociendo las dificultades ambientales contra la fe religiosa, cristiana y eclesial, favorecidas por algunos medios de comunicaci?n de fuerte implantaci?n, los cristianos tenemos que reconocer que la debilidad de nuestra Iglesia tiene su primera causa en nuestras propias debilidades espirituales?, dijo.


La mirada al interior de la Iglesia

Monse?or Fernando Sebasti?n tambi?n dirigi? una parte de su discurso a hacer ?autocr?tica? y poner en evidencia algunas de las debilidades de los propios cristianos que han contribuido al avance de la descristianizaci?n de la sociedad.

?Con frecuencia hemos insistido demasiado en las diferencias entra las diversas vocaciones cristianas, descuidando el poner por delante los elementos comunes que son los m?s importantes. La unidad interior de la Iglesia y la unidad de la vocaci?n cristiana com?n es m?s fuerte que las diferencias existentes entre las diversas vocaciones cristianas?, dijo.

Para el prelado, ?hoy es m?s importante subrayar la diferencia entre cristianos y no cristianos que las diferencias que pueda haber dentro de la Iglesia. La relaci?n entre cristianos y no cristianos, entre Iglesia y mundo es la verdadera perspectiva de nuestra vocaci?n y responsabilidad apost?lica?.

Respecto a las debilidades de la Iglesia, monse?or Sebasti?n habl? ?adem?s de la debilidad religiosa y en gran parte como consecuencia de ella?, de la divisi?n de la Iglesia espa?ola ?en grupos y tendencias que comprometen la unidad y dificultan grandemente la actuaci?n de los cristianos en el mundo?.

?Subsisten todav?a grupos que por una teolog?a secularizada viven un alejamiento pr?ctico de la jerarqu?a dif?cilmente compatible con una comuni?n integral?, denunci?.

Y sin ?llegar a situaciones tan extremas? cit? tambi?n a ?grupos que viven y act?an con una relaci?n muy tenue, m?s formal que real con la jerarqu?a, encerrados en sus propios sistemas y en sus propias ideas?, a?adi?.

En otro momento de su ponencia, afirm? que ?mientras el clima espiritual de nuestras parroquias no sea un clima de fervor, de unidad, de responsabilidad compartida frente a las carencias de nuestro mundo, no podremos contar con una Iglesia evangelizadora ni con unos cristianos ap?stoles?, sostuvo.

Adem?s, y respecto a las ?asociaciones propiamente eclesiales?, el prelado se?al? el error que consiste en ?subrayar excesivamente los carismas especiales, dando m?s valor a lo espec?fico que a lo com?n?.

Fernando Sebasti?n,?
Congreso Apostolado Seglar, 12.XI.04

Interrogantes.net


Publicado por mario.web @ 5:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios