Viernes, 10 de septiembre de 2010

S?, yo tambi?n estuve en el mismo campo? la vi cuando pas? junto a m?, iba directo al bosque oscuro. Nos ha dicho que para all? no debemos ir. Pero aun as?, ella iba hacia ese lugar prohibido. Llevaba una mirada de desaf?o, una sonrisita triunfante, un cierto aire de atrevimiento. La vi voltear hacia atr?s y cuando se percat? de que no la ve?an? corri? m?s de prisa y se alej? y alcanc? a o?r su voz que me dec?a: "ven, vamos a escaparnos un rato? nada pasar? ven, volveremos luego?".

No supe qu? hacer, si seguirla y correr la aventura, si ir tras ella para decirle que volviera? o s?lo dejarla ir sin importarme m?s.

Segu? paciendo tranquila y me di cuenta de que empezaba a caer la tarde y que pronto nos tocar?an el cencerro para irnos a descansar. El pastor sonre?a y elevaba una dulce mirada al cielo? parec?a que entablaba una conversaci?n muy alegre y feliz. Extend?a sus manos, yo ve?a c?mo el viento ligero mov?a sus cabellos, como acarici?ndolos. ?Qu? magn?fica estampa, qu? mirada tan hermosa ten?a?! qu? bien me sent?a pertenecerle a ?l, a mi pastor, que siempre depositaba con cari?o la vista sobre cada una de nosotras, sus queridas ovejas. All? estaba, sentado sobre su manto, tocando una flauta peque?a de donde sal?a unas melod?as tan dulces como en ning?n lado se han o?do jam?s. Qu? tranquilidad sent?amos en esos momentos, volteaba a mirar a mis hermanas ovejas y todas pon?amos los ojos entornados y le mir?bamos con una gran paz en nuestro coraz?n, era como un momento de entrega mutua; nosotros a ?l y ?l d?ndose a todas nosotras en una dulce comuni?n.

Lleg? el momento, toc? la llamada sonando un cencerro y con su bella voz de bar?tono nos dec?a "a casa mis peque?as? andando? que ya refresca el viento y la brisa empezar? a caer? andando? andando? todas a casa?" Nos iba viendo a cada una y me di cuenta que dirig?a su mirada en todas direcciones, entonces me acord? de mi compa?era, la que se intern? en el bosque. Sab?amos que ah? corr?amos peligro; en el bosque siempre andaban algunos lobos que nos acechaban de lejos. Adem?s exist?an zonas temibles, como el zarzal y los barrancos.

Por su parte ella, la oveja atrevida, escuch? tambi?n el llamado y en lugar de acudir se alej? m?s, le molest? tener que obedecer la voz del pastor y con rebeld?a corri? m?s all?. De pronto se qued? inm?vil, pues vio que entre lo matorrales se mov?a una sombra y ya no supo si correr o balar pidiendo auxilio. Si no era el lobo, con su balido lo estar?a llamando.

El pastor nos conoc?a tan bien, que pronto se dio cuenta de que faltaba una. Su expresi?n pas? de la suavidad m?s tierna hasta dibujar un surco en su frente, signo de preocupaci?n. Nos condujo aprisa hacia el aprisco y una vez que reuni? a todas, sali? veloz hacia el bosque. Yo lo segu? con la mirada y le pude ver llam?ndola y busc?ndola por todos lados. Despu?s de un amargo rato al fin la encontr? atorada en el zarzal y con un lobo rondando, estaba temblando toda; sucia y lastimada por las zarzas, daba balidos desesperada. El pastor se acerc? despacio y le dijo al lobo "vete y no la asustes m?s". Fue quitando las zarzas para abrirse camino y a pesar de que en un momento sus manos sangraban, continu? con su rescate, no fue tan f?cil, su t?nica se enredaba entre las p?as, tuvo que quit?rsela pues abajo tra?a una m?s corta y volviendo a tomar fuerzas prosigui? con su tarea. Por fin lleg? hasta donde pudo alcanzar a la oveja, ?sta lo ve?a con mucha pena y dolor y pens? que cualquier rega?o y cualquier maltrato que le diera su pastor, ser?a muy merecido, pero se qued? de una pieza cuando se sinti? tomada en brazos y con una ternura infinita le fue quitando los cardos y sobando sus heridas y le hablaba dulcemente al o?do: "vamos bonita, ya est?s a salvo? esto te ense?ar? a no alejarte m?s".

Al verlos llegar, ?l con una sonrisa alegre y ella tan apenada, me llen? de pesar al recordar que estuve tan expuesta a correr la misma aventura... Solo de mirar aquellos ojos llenos de bondad, aquella voz tan amorosa y ese cari?o infinito? me promet? que jam?s pensar?a siquiera en apartarme de ?l.


Publicado por mario.web @ 6:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios