Martes, 14 de septiembre de 2010

Jerem?as naci? con problemas en su f?sico, con problemas de entendimiento, y una enfermedad cr?nica que estaba matando poco a poco su joven vida. A?n as?, sus padres hab?an intentado darle una vida lo m?s normal posible y lo enviaron a la Escuela Primaria Santa Teresa. A los 12 a?os de edad, Jerem?as estaba en el segundo a?o, al parecer inhabilitado para aprender. Su maestra Doris siempre se desesperaba con ?l. El se retorc?a en su silla, se le sal?a la saliva de su boca y hac?a unos gru?idos. Algunas veces hablaba tan claramente como si un rayo de luz penetrara a su oscuro cerebro, pero la mayor?a del tiempo Jerem?as hac?a sentir mal a la maestra.

Un d?a ella llam? a sus padres y les pidi? que fueran a la escuela para hablar acerca de Jerem?as. Mientras que los padres se sentaban lentamente en el sal?n vac?o, Doris les dijo: ?Jerem?as realmente deber?a estar en una escuela especial para ni?os con problemas de su tipo, no es justo para ?l estar con unos ni?os que no tienen problemas de aprendizaje, adem?s hay una gran diferencia de edad entre ?l y los dem?s ni?os?. La mam? de Jerem?as comenz? a llorar, mientras que su esposo hablaba: "no hay una escuela de ese tipo cerca de aqu?, ser?a una gran tristeza para Jerem?as si lo sacamos de esta escuela, estamos seguros que a ?l le gusta estar aqu?".

Doris estuvo sentada por un largo tiempo despu?s de que ellos se fueron, quer?a no ser tan dura con ellos. Despu?s de todo, Jerem?as solamente ten?a una enfermedad cr?nica, pero no era justo mantenerlo en su clase. Ella ten?a 18 alumnos para ense?arles y Jerem?as era una distracci?n para ellos, adem?s ?l nunca aprender?a a leer ni a escribir. ?Porqu? perder el tiempo intent?ndolo? Mientras reflexionaba la situaci?n, hubo un sentimiento de culpa sobre ella. "?Oh Dios, aqu? estoy yo quej?ndome cuando mis problemas no son nada, compar?ndolos con los de esta pobre familia! Por favor ay?dame?a ser m?s paciente con Jerem?as?. As? que despu?s de ese d?a se esforz? para ignorar los gru?idos de Jerem?as. Un d?a Jerem?as cojeando fue hacia el escritorio de la maestra, arrastrando su piernita enferma detr?s de ?l. Acerc?ndose a ella le dijo: "TE AMO" y lo dijo tan alto que todos en la clase lo oyeron. Los dem?s ni?os comenzaron a re?rse disimuladamente. La cara de Doris se puso roja de verg?enza y dijo tartamudeando: ?eso es muy bonito, Jerem?as pero anda y vuelve a tu silla por favor".

La primavera se acercaba y los ni?os emocionados hablaban de la pascua. Doris les cont? la historia de la muerte y resurrecci?n de Jes?s y les habl? del renacer de la naturaleza en la primavera, le dio a cada uno de los ni?os un huevo de pl?stico grande y les dijo: ?quiero que se lleven este huevo a sus casas y me lo traigan ma?ana con algo adentro, algo que muestre nueva vida, ?entendieron todos?" ??S?!". Los ni?os respondieron emocionados. Todos menos Jerem?as, ?l solamente escuch? atentamente y sus ojos nunca se apartaron de la cara de la maestra. Curiosamente ?l no hab?a hecho sus extra?os gru?idos. ?Acaso hab?a ?l entendido lo que ella hab?a dicho acerca de la muerte y resurrecci?n de Jesucristo?, ?Acaso entendi? la tarea que la maestra les pidi? para ma?ana?

La siguiente ma?ana, 19 alumnos fueron a la clase, sonriendo y hablando mientras dejaban sus huevos a un lado del escritorio de la maestra en una canastilla de tela. Despu?s de que terminaron la clase de matem?ticas, era tiempo de abrir los huevos. En el primer huevo Doris encontr? una flor, "Oh s?, una flor es una se?al de nueva vida, cuando las plantas comienzan a salir sabemos que la primavera esta aqu?.

Una peque?a ni?a levantando su mano dec?a: "hey, ese es el m?o". El siguiente huevo ten?a una mariposa de pl?stico la cual se miraba real. Doris la levant? y dijo: ?todos nosotros sabemos que la oruga cambia y crece y se convierte en una linda?mariposa y eso es una nueva vida tambi?n?. La peque?a Judith orgullosamente gritaba: ?ese es el m?o?. Entonces Doris abri? el tercer huevo. Ella se sorprendi?. ?El huevo estaba vac?o!. Ella pens?: "seguramente ?ste ha de ser de Jerem?as y pues claro, no entendi? las instrucciones". Para no avergonzar a Jerem?as, despacio puso el huevo a un lado del escritorio e iba a sacar otro huevo, cuando de repente Jerem?as habl? alto: "?no va hablar de mi huevo, maestra?" Doris le contest?, "?pero Jerem?as, tu huevo esta vac?o!". Jerem?as mirando fijamente a los ojos de la maestra dijo suavemente: "?s?, pero la tumba de JESUS ESTABA VACIA tambi?n!".

El tiempo como que se detuvo antes de que hablara la maestra de nuevo. Doris le pregunt?: ?T? sabes porqu? la tumba estaba vac?a?". "?S?!", exclam? Jerem?as, "Jes?s fue crucificado y puesto en una tumba y su Padre lo resucit?, de dio nueva vida!"

La campana de receso son?. Mientras los ni?os salieron corriendo al patio, Doris comenz? a llorar. Un escalofr?o comenz? a estremecerla completamente.

Tres meses despu?s Jerem?as muri?. Todos aquellos que estaban en el funeral estaban sorprendidos de ver 18 huevos arriba de la tumba de Jerem?as, todos ellos VACIOS.

?Que nuestra vida sea un constante renacer en Jes?s!

?

?An?nimo

?


Publicado por mario.web @ 9:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios