Mi?rcoles, 15 de septiembre de 2010

El ?nico sobreviviente de un naufragio lleg? a la playa de una?
diminuta y deshabitada isla. El or? fervientemente a Dios pidi?ndole?
ser rescatado, y cada d?a escudri?aba el horizonte buscando ayuda,?
pero no parec?a llegar.

Cansado, finalmente opt? por construirse una caba?a de madera para?
protegerse de los elementos y almacenar sus pocas pertenencias.?

Un d?a, tras merodear por la isla en busca de alimento, regres? a?
casa para encontrar su caba?ita envuelta en llamas, con el humo?
ascendiendo hasta el cielo. Lo peor hab?a ocurrido... lo hab?a?
perdido todo. Qued? anonadado con tristeza y rabia. "Dios: c?mo me?
pudiste hacer esto a mi!" se lament?.?

Temprano al d?a siguiente, sin embargo, fue despertado por el?
sonido de un barco que se acercaba a la isla. Hab?a venido a?
rescatarlo.
?C?mo supieron que estaba aqu??, pregunt? el cansado hombre a sus?
salvadores.
"Vimos su se?al de humo", contestaron ellos.

Es f?cil descorazonarse cuando las cosas marchan mal. Pero no?
debemos desanimarnos, porque Dios trabaja en nuestras vidas, a?n en?
medio del dolor, la incertidumbre y el sufrimiento.

?Ten fe! Dios est? contigo y te ayudar? a salir adelante.


Publicado por mario.web @ 7:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios