Mi?rcoles, 20 de octubre de 2010

Evangelio:?Mt 17,14-20
En aquel tiempo, al llegar Jes?s a donde estaba la multitud, se le acerc? un hombre, que se puso de rodillas y le dijo: ?Se?or, ten compasi?n de mi hijo. Le dan ataques terribles. Unas veces se cae en la lumbre y otras muchas, en el agua. Se lo traje a tus disc?pulos, pero no han podido curarlo?.
Entonces Jes?s exclam?: ??Hasta cu?ndo estar? con esta gente incr?dula y perversa? ?Hasta cu?ndo tendr? que aguantarla? Tr?iganme aqu? al muchacho?. Jes?s orden? al demonio que saliera del muchacho, y desde ese momento ?ste qued? sano. Despu?s, al quedarse solos con Jes?s, los disc?pulos le preguntaron: ??Por qu? nosotros no pudimos echar fuera a ese demonio?? Les respondi? Jes?s: ?Porque les falta fe. Pues yo les aseguro que si ustedes tuvieran fe al menos del tama?o de una semilla de mostaza, podr?an decirle a ese monte: ?Trasl?date de aqu? para all?, y el monte se trasladar?a. Entonces nada ser?a imposible para ustedes?.

Oraci?n introductoria:
Se?or, quiero comenzar esta meditaci?n haciendo silencio en mi coraz?n; no un silencio vac?o sino reverencial, porque estoy en tu presencia. Conc?deme llenar este silencio con un verdadero esp?ritu de oraci?n, de escucha y de adoraci?n.

Petici?n:
Jes?s, te pido la gracia de asimilar que la verdadera oraci?n consiste en unir mi voluntad a la de mi Padre Dios.

Meditaci?n:
?La oraci?n es una realidad: Dios nos escucha y, cuando rezamos, Dios entra en nuestra vida, se hace presente entre nosotros, act?a. Rezar es algo muy importante, que puede cambiar el mundo, pues hace presente la fuerza de Dios. Y es importante ayudarse para rezar: rezamos juntos en la liturgia, rezamos juntos en la familia. Yo dir?a que es importante comenzar el d?a con una peque?a oraci?n y acabar tambi?n el d?a con una peque?a oraci?n: recordar a los padres en la oraci?n. Rezar antes de la comida, antes de la cena, y con motivo de la celebraci?n com?n del domingo. Un domingo sin misa, la gran oraci?n com?n de la Iglesia, no es un verdadero domingo: le falta el coraz?n del domingo, as? como la luz para la semana. Pod?is tambi?n ayudar a los dem?s, especialmente cuando quiz? no se reza en casa, cuando no se conoce la oraci?n, ense??ndoles a rezar: al rezar con ellos se introduce a los dem?s en la comuni?n con Dios? (Benedicto XVI, 1 de junio de 2009).

Reflexi?n apost?lica:
El miembro del Regnum Christi es contemplativo y conquistador y cuida sus compromisos de oraci?n, pues son el momento privilegiado para la relaci?n personal con el Se?or y para experimentar su amor.

Prop?sito:
Iniciar y terminar mi d?a con una oraci?n.

Di?logo con Cristo:
Jes?s, ahora veo que la oraci?n no es algo accesorio u opcional, sino que es una cuesti?n de vida o muerte, puesto que s?lo quien ora, puede entrar en la vida eterna, que eres T? mismo.

?La oraci?n es la gran arma de los hombres de fe? (Cristo al centro, n. 1761).

07/08/2010

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 9:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios