Mi?rcoles, 20 de octubre de 2010

Evangelio:?Lc 6,1-5
Un s?bado, Jes?s iba atravesando unos sembrados y sus disc?pulos arrancaban espigas al pasar, las restregaban entre las manos y se com?an los granos. Entonces unos fariseos les dijeron: ??Por qu? hacen lo que est? prohibido hacer en s?bado??. Jes?s les respondi?: ??Acaso no han le?do lo que hizo David una vez que ten?an hambre ?l y sus hombres? Entr? en el templo y tomando los panes sagrados, que s?lo los sacerdotes pod?an comer, comi? de ellos y les dio tambi?n a sus hombres?. Y a?adi?: ?El Hijo del hombre tambi?n es due?o del s?bado?.

Oraci?n introductoria:
Se?or, todo est? lleno de tu sabidur?a y amor. En la belleza de la creaci?n, en la perfecci?n de los seres, descubro la huella de tus manos. Te alabo y te bendigo por todo lo que has hecho para nosotros. Qu? grande eres, Se?or. Gracias por tus dones. No permitas que nos quedemos en las criaturas. Que por medio de todas tus obras lleguemos a amarte m?s, porque s?lo T? eres digno de ser amado sobre todas las cosas.

Petici?n:
Dios m?o, te pido me concedas vivir con fidelidad el primer mandamiento de tu Ley que me manda amarte con todo mi coraz?n, con toda mi alma y con todas mis fuerzas.

Meditaci?n:
?En el Nuevo Testamento, Jes?s indica la raz?n profunda del ayuno, estigmatizando la actitud de los fariseos, que observaban escrupulosamente las prescripciones que impon?a la ley, pero su coraz?n estaba lejos de Dios. El verdadero ayuno, repite en otra ocasi?n el divino Maestro, consiste m?s bien en cumplir la voluntad del Padre celestial, que ?ve en lo secreto y te recompensar? (Mt 6,18). ?l mismo nos da ejemplo al responder a Satan?s, al t?rmino de los 40 d?as pasados en el desierto, que ?no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios? (Mt 4,4). El verdadero ayuno, por consiguiente, tiene como finalidad comer el ?alimento verdadero?, que es hacer la voluntad del Padre (cfr. Jn 4,34). Si, por lo tanto, Ad?n desobedeci? la orden del Se?or de ?no comer del ?rbol de la ciencia del bien y del mal?, con el ayuno el creyente desea someterse humildemente a Dios, confiando en su bondad y misericordia (?). Queridos hermanos y hermanas, bien mirado el ayuno tiene como ?ltimo fin ayudarnos a cada uno de nosotros (?) a hacer don total de uno mismo a Dios? (Benedicto XVI, Mensaje para la Cuaresma 2009).

Reflexi?n apost?lica:
No dejemos que nuestra fe se quede entretenida en aspectos meramente externos, no nos conformemos solamente con ?cumplir? en apariencia con ciertos requisitos, busquemos no s?lo decirnos, sino tambi?n ser aut?nticos seguidores de Jesucristo. A Cristo hay que darle todo el coraz?n y amarlo con total sinceridad de vida. Aprovechemos estos momentos de oraci?n para ir a lo profundo de los rincones de nuestra alma y descubrir qu? es lo que podemos entregar con m?s entereza a Cristo.

Prop?sito:
Descubrir? la voluntad de Dios en mi deber ordinario (en el trabajo, estudio, en el hogar) y me esforzar? por cumplirlo con perfecci?n y alegr?a.

Di?logo con Cristo:
Jes?s, quiero amarte con un amor real, personal, apasionado y fiel. Que la extensi?n de tu Reino sea el ideal que inspire, estimule, dirija y conforme toda mi vida, mis obras y mi apostolado en el Regnum Christi.

?Para formar la conciencia se requiere una serie de actos de correspondencia a la voluntad de Dios, durante todos los momentos de nuestra vida? (Cristo al centro, n. 1116).

04/09/2010

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios