Martes, 02 de noviembre de 2010
Confidencias de Jes?s a un Sacerdote Mons. Ottavio Michelini 27 de Agosto de 1975 Hijo m?o, Yo te lo repito por segunda vez: procura convencerte de ello y no dudar. Cuando rezas, cuando escribes lo que te digo, Satan?s hace de todo, no s?lo para distraerte y disuadirte de tu acci?n, sino para que te impacientes y, si lo consigue, ensoberbecerte. (...) Satan?s ha pecado por soberbia: en ella est? y permanecer? eternamente. Se necesita vencerlo con la virtud opuesta: la humildad. Si t?, esta tarde, en lugar de impacientarte, hubieras puesto en pr?ctica con un acto de humildad el "callar, aceptar, sufrir y ofrecer", habr?as vencido a Satan?s con la mortificaci?n de tu ?yo?. El ?yo? es orgullo y Satan?s, despechado y humillado, despu?s de un poco hubiera soltado su presa. En este caso t? eras la presa, porque ?l te miraba sirvi?ndose de "x" He dicho ?humillado? porque nada le molesta m?s que un acto de humildad. El bochorno de ser vencido por un hombre, inferior a ?l por naturaleza, lo exaspera y lo hiere. ?Qu? groseramente yerran los que (materializados y por tanto, ciegos, en nombre de la personalidad, es decir, del propio yo, basurero del orgullo, la vanidad y la presunci?n) favorecen e incrementan estas pasiones secundando a Satan?s en su acci?n demoledora y devastadora del alma! El Pr?ncipe de la mentira hace creer que es fortaleza lo que en realidad es debilidad, debilidad lo que es fortaleza; de este modo muchas almas son impulsadas hacia su ruina. T?, hijo, puedes tocar con tu mano tu flojedad y ver la necedad de quien se deja prender tan f?cilmente por el lazo. Sin embargo no faltan mis amonestaciones, no faltan mis ejemplos, ni los de mi Madre y vuestra Madre, los ejemplos de los Santos. La virtud base ?No os dije "aprended de M? que soy manso y humilde de coraz?n"? Cuesta m?s y se necesita m?s fuerza para mortificar el propio "yo", que para realizar cualquier otra empresa. Satan?s ha pecado de orgullo, por orgullo ha inducido al hombre a pecar; la victoria del hombre es derrotar a Satan?s con la potente y eficaz arma de la humildad. La humildad es la virtud base, fundamental, sin la que no hay ning?n progreso espiritual, sin ella es imposible la edificaci?n del Reino de Dios en las almas. Piensa, medita, reflexiona qu? grande es esta virtud. Satan?s teme a los humildes, porque por los humildes siempre es derrotado. Hijo m?o, tu Jes?s, oc?ano infinito de amor, est? sediento de amor, pero los hombres, hechos pesados por la materia en la que est?n inmersos, son incapaces ya de verme y de entenderme, y por tanto mucho menos de amarme. ?mame t?, hijo, qui?reme y ?mame por los numeros?simos cristianos que no me aman, por tantos y tantos sacerdotes que no me aman, profesionales materializados de los valores de mi Redenci?n. Te Bendigo.
Publicado por mario.web @ 8:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios