Martes, 02 de noviembre de 2010

El escritor franc?s Charles Baudelaire dec?a que la astucia m?s perfecta de Satan?s consiste en persuadir de que no existe.

El diablo posee un inmenso poder de seducci?n:

Sedujo a Ad?n y Eva: de todas las obras cometidas por el diablo "la de m?s graves consecuencias ha sido la seducci?n enga?osa que llev? al hombre a desobedecer a Dios" (CIC, 394) ha intentado seducir tambi?n a Cristo directamente (cf. Lc 4, 1-13) o sirvi?ndose de Pedro (cf. Mt 16,23) busca seducir a los disc?pulos de Cristo. La estrategia que sigue para conseguir ese resultado es convencer al hombre de que una vida vivida en la desobediencia a la voluntad divina es mejor que aquella vivida en la obediencia?
Enga?a a los hombres persuadi?ndolos de que no tienen necesidad de Dios y de que son autosuficientes, sin necesidad de la gracia y de la salvaci?n.

Incluso enga?a a los hombres haciendo disminuir, y hasta desaparecer, el sentido de pecado.

"El poder de Satan?s no es, sin embargo, infinito. ?l no es sino una criatura, poderosa por ser esp?ritu puro, pero siempre una criatura: no puede impedir la edificaci?n del Reino de Dios" (CIC, 395)

Su acci?n tambi?n es limitada, y permitida por la divina Providencia, la cual gu?a la historia del hombre y del mundo con fuerza y dulzura. La autorizaci?n divina a la actividad diab?lica es un gran misterio, pero "sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman" (Rm 8,28)" (CIC, 395).


?


Publicado por mario.web @ 9:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios