Martes, 02 de noviembre de 2010

Evangelio:?Mt 25,31-46
En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Cuando venga el Hijo del hombre, rodeado de su gloria, acompa?ado de todos sus ?ngeles, se sentar? en su trono de gloria. Entonces ser?n congregadas ante ?l todas las naciones, y ?l apartar? a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondr? a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda. Entonces dir? el rey a los de su derecha: ?Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesi?n del reino preparado para ustedes desde la creaci?n del mundo; porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber, era forastero y me hospedaron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, encarcelado y fueron a verme?. Los justos le contestar?n entonces: ?Se?or, ?cu?ndo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ?Cu?ndo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ?Cu?ndo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos a ver?? Y el rey les dir?: ?Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el m?s insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron?. Entonces dir? tambi?n a los de la izquierda: ?Ap?rtense de m?, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ?ngeles; porque estuve hambriento y no me dieron de comer, sediento y no me dieron de beber, era forastero y no me hospedaron, estuve desnudo y no me vistieron, enfermo y encarcelado y no me visitaron?. Entonces ellos le responder?n: ?Se?or, ?cu?ndo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado y no te asistimos?? Y ?l les replicar?: ?Yo les aseguro que, cuando no lo hicieron con uno de aquellos m?s insignificantes, tampoco lo hicieron conmigo?. Entonces ir?n ?stos al castigo eterno y los justos a la vida eterna?.

Oraci?n introductoria:
Se?or, qu? peque?os somos y qu? pronto se nos va la vida. Somos nada m?s un punto en medio de la eternidad. Ay?dame a dejar pasar lo caduco y a quedarme nada m?s contigo que eres eterno. Ante la brevedad de la vida, dame la gracia de vivir con el apremio de hacer rendir el tiempo que me concedes para amarte m?s.

Petici?n:
Jes?s, ay?dame a recordar que la vida me ha sido dada para llegar al cielo con las manos llenas de m?ritos.

Meditaci?n:
?Es doloroso el alejamiento de los seres queridos, el acontecimiento de la muerte es un enigma lleno de inquietud, pero, para los creyentes, venga como venga, est? siempre iluminado por la ?esperanza de la inmortalidad?. La fe nos sostiene en estos momentos humanamente llenos de tristeza y de malestar (?). Queridos hermanos y hermanas, sabemos bien y lo experimentamos en nuestro camino, que no faltan dificultades y problemas en esta vida, hay situaciones de sufrimiento y dolor, momentos dif?ciles que comprender y aceptar. Todo esto sin embargo adquiere valor y significado si se considera en la perspectiva de la eternidad. Cada prueba, de hecho, acogida con paciencia perseverante y ofrecida por el Reino de Dios, viene en nuestra ayuda espiritual ya aqu? abajo, y sobre todo en la vida futura, en el Cielo. En este mundo estamos de paso, purificados en el crisol como el oro, afirma la Sagrada Escritura (cfr?Sb?3,6). Misteriosamente asociados a la pasi?n de Cristo, podemos hacer de nuestra existencia una ofrenda agradable al Se?or, un sacrificio voluntario de amor? (Benedicto XVI, 5 de noviembre de 2009).

Reflexi?n apost?lica:
La vida es corta y tenemos que aprovecharla para amar y servir a Jesucristo con todo lo que somos. Trabajemos procurando crecer en el amor seg?n nuestro carisma. La vida s?lo se vive a fondo si la consideramos como un paso hacia a Dios, como un caminar haciendo el bien, como una misi?n por cumplir.

Prop?sito:
Har? hoy una oraci?n por todos los fieles difuntos.

Di?logo con Cristo:
Jesucristo, T? me ense?as que no debo temer a la muerte porque ella es el paso que me acerca a lo que m?s he buscado en mi vida. Conf?o en ti, Se?or. Por eso te digo que puedes venir a buscarme cuando T? quieras, como T? quieras y donde T? quieras.

?A un hombre del Reino la muerte ha de sorprenderlo luchando??(Cristo al centro, n. 801).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 19:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios