Viernes, 05 de noviembre de 2010

Evangelio:?Lc 16,1-8
En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Hab?a una vez un hombre rico que ten?a un administrador, el cual fue acusado ante ?l de haberle malgastado sus bienes. Lo llam? y le dijo: ??Es cierto lo que me han dicho de ti? Dame cuenta de tu trabajo, porque en adelante ya no ser?s administrador?. Entonces el administrador se puso a pensar: ??Qu? voy a hacer ahora que me quitan el trabajo? No tengo fuerzas para trabajar la tierra y me da verg?enza pedir limosna. Ya s? lo que voy a hacer, para tener a alguien que me reciba en su casa, cuando me despidan?. Entonces fue llamado uno a uno a los deudores de su amo. Al primero le pregunt?: ??Cu?nto le debes a mi amo?? El hombre respondi?: ?Cien barriles de aceite?. El administrador le dijo: ?Toma tu recibo, date prisa y haz otro por cincuenta?. Luego pregunt? al siguiente: ?Y t?, ?cu?nto debes?? ?ste respondi?: ?Cien sacos de trigo?. El administrador le dijo: ?Toma tu recibo y haz otro por ochenta?. El amo tuvo que reconocer que su mal administrador hab?a procedido con habilidad. Pues los que pertenecen a este mundo son m?s h?biles en sus negocios que los que pertenecen a la luz?.

Oraci?n introductoria:
Dios m?o, ay?dame a hacer una verdadera oraci?n en la que sepa escucharte. Se?or, creo en ti, conf?o en ti, te amo y el ?nico deseo de mi vida es amarte hasta el ?ltimo respiro de mi vida. Haz que esta oraci?n me acerque m?s a hacer realidad este prop?sito.

Petici?n:
Se?or, ay?dame a unirme a ti a trav?s de todo lo que sucede en mi vida y a agradarte en todo lo que hago.

Meditaci?n:
?Ser bautizados significa que el fuego de esta luz ha penetrado hasta lo m?s ?ntimo de nosotros mismos. Por esto, en la Iglesia antigua, al bautismo se le llamaba tambi?n el sacramento de la iluminaci?n: la luz de Dios entra en nosotros; as? nos convertimos nosotros mismos en hijos de la luz. No queremos dejar que se apague esta luz de la verdad que nos indica el camino. Queremos protegerla frente a todas las fuerzas que pretenden extinguirla para arrojarnos en la oscuridad sobre Dios y sobre nosotros mismos. La oscuridad, de vez en cuando, puede parecer c?moda. Puedo esconderme y pasar mi vida durmiendo. Pero nosotros no hemos sido llamados a las tinieblas, sino a la luz. En las promesas bautismales, por decirlo as?, encendemos nuevamente a?o tras a?o esta luz: s?, creo que el mundo y mi vida no provienen del azar, sino de la Raz?n eterna y del Amor eterno (?). El Se?or nos ha dado la luz de la verdad. Al mismo tiempo esta luz es tambi?n fuego, fuerza de Dios, una fuerza que no destruye, sino que quiere transformar nuestro coraz?n, para que seamos realmente hombres de Dios y para que su paz act?e en este mundo? (Benedicto XVI, 22 de marzo de 2008).

Reflexi?n apost?lica:
El Evangelio nos habla de la sagacidad del administrador a la hora de reorganizar la contabilidad. ?Actuamos nosotros tambi?n de manera pronta de cara al negocio m?s importante que tenemos entre manos que es la vida eterna? Todos somos administradores de nuestra vida y de los bienes que nos ha dado el Se?or. Si Dios viniera hoy a revisar las cuentas de aquello que nos ha confiado, ?qu? encontrar?a?

Prop?sito:
Esforzarme por dar testimonio de vida cristiana en mi ambiente de trabajo o estudio.

Di?logo con Cristo:
Jes?s, ay?dame a aprovechar la vida y el tiempo que me concedes para disponerme y prepararme para ese encuentro con tu amistad por toda la eternidad. Hoy estoy a tiempo de alcanzar ese cielo que me prometes. Gracias por todos los medios que me das en el?Regnum Christi?para vivir a plenitud mi vocaci?n cristiana.

?El ap?stol es por definici?n un hombre de Dios, un hombre de la familia de Dios, un hombre de oraci?n??(Cristo al centro, n. 118).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 8:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios