Martes, 09 de noviembre de 2010

Monse?or Gea se ha despedido en paz de su sede episcopal, con la conciencia tranquila de haber cumplido con su deber de obispo (vigilante). Le podran achacar vehemencia y modos poco politicos (?flagelo? ) le han llamado en su actuacion.

Lo importante es que nadie podra decir de el que ha sido "un perro mudo". No hay que preocuparse tanto por lo que los demas puedan decir de uno, cuando la conciencia esta tranquila y se obra para agradar a Dios y cumplir con su deber de pastor.

Los humanos no somos billetes de 100 euros que agradan a todos. Todo hombre publico y mas un obispo, coherente con su conciencia y el evangelio, encontrara en su actuacion agradecimiento de unos y critica de otros.

Como Jesus de Nazaret, todo obispo deberia ser signo de contradiccion para cuantos le oyen o le tratan. Como colofon de su ministerio episcopal, ahora se va de misionero a America. Chapeau. Ojala dejase escuela en otros obispos espanoles. Falta hace


Publicado por mario.web @ 18:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios