Domingo, 20 de febrero de 2011

Evangelio?

Del santo Evangelio seg?n san Mateo 5, 38-48

En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Ustedes han o?do que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente; pero yo les digo que no hagan resistencia al hombre malo. Si alguno te golpea en la mejilla derecha, pres?ntale tambi?n la izquierda; al que te quiera demandar en juicio para quitarte la t?nica, c?dele tambi?n el manto. Si alguno te obliga a caminar mil pasos en su servicio, camina con ?l dos mil. Al que te pide, dale; y al que quiere que le prestes, no le vuelvas la espalda.



Han o?do ustedes que se dijo: Ama a tu pr?jimo y odia a tu enemigo; yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos.



Porque si ustedes aman a los que los aman, ?qu? recompensa merecen? ?No hacen eso mismo los publicanos? Y si saludan tan s?lo a sus hermanos, ?qu? hacen de extraordinario? ?No hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto? Palabra del Se?or.?

Oraci?n introductoria?

Se?or, te pido que me concedas la luz para cambiar mi coraz?n, que termine de entender que no es el exterior, que no son las circunstancias de mi vida lo que necesariamente tienen que cambiar sino mi interior, mi convicci?n de amarte sobre todas las cosas. Conc?deme iniciar esta oraci?n con la completa disposici?n de escuchar tu voz, de renunciar a todo lo propio con tal de descubrir la forma en que puedo amarte m?s a Ti y a mis hermanos.

?

Petici?n?

Dios m?o, dame la fuerza para construir un coraz?n abierto a los dem?s para as? ayudar a crear una civilizaci?n de justicia y caridad.

?

Meditaci?n?

?Dios no solamente nos ama con una profundidad e intensidad que dif?cilmente podremos llegar a comprender, sino que, adem?s, nos invita a responder a su amor. Todos sab?is lo que sucede cuando encontr?is a alguien interesante y atractivo, y quer?is ser amigo suyo. Siempre esper?is resultar interesantes y atractivos, y que deseen ser vuestros amigos. Dios quiere vuestra amistad. Y cuando comenz?is a ser amigos de Dios, todo en la vida empieza a cambiar. A medida que lo vais conociendo mejor, percib?s el deseo de reflejar algo de su infinita bondad en vuestra propia vida. Os atrae la pr?ctica de las virtudes. Comenz?is a ver la avaricia y el ego?smo y tantos otros pecados como lo que realmente son, tendencias destructivas y peligrosas que causan profundo sufrimiento y un gran da?o, y dese?is evitar caer en esas trampas. Empez?is a sentir compasi?n por la gente con dificultades y ansi?is hacer algo por ayudarles. Quer?is prestar ayuda a los pobres y hambrientos, consolar a los tristes, dese?is ser amables y generosos. Cuando todo esto comience a sucederos, est?is en camino hacia la santidad? (Benedicto XVI, 17 de septiembre de 2010).

?

Reflexi?n apost?lica?

?Uno de los primeros deberes de todo cristiano es tomar conciencia del tesoro de su propio compromiso bautismal, que conlleva el llamado de Dios a la perfecci?n del amor mediante la santidad de vida y la entrega al apostolado. Antes que tarea, la vocaci?n cristiana es un don destinado a crecer y desarrollarse, por su fuerza intr?nseca, hasta alcanzar su plena madurez? (Manual del miembro del Movimiento?Regnum Christi, n. 272).

?

Prop?sito?

Para encaminarme hacia la santidad me esforzar? por ser compasivo y servicial con todas las personas.

?

Di?logo con Cristo?

Se?or, alcanzar la perfecci?n, llegar a la santidad, es para lo que me has creado, pero qu? dif?cil, m?s bien imposible, va ser si no te conviertes en el centro y motor de mi vida. T? eres el ?nico camino, la verdad y la vida. No permitas que me quede en mis peque?eces y que me conforme con vivir para m? mismo. Dame la generosidad para entregarme incansablemente a? hacer todo el bien que est? a mi alcance.

?

?Todos hemos nacido imperfectos. Todos hemos tenido errores. Pero hay un principio que no se puede abandonar jam?s: el principio del continuo esfuerzo por superarse, el esp?ritu de inconformidad con lo alcanzado, el esp?ritu autocr?tico positivo que nos lleva cada vez a un esfuerzo nuevo, integral??

(Cristo al centro,?n.1083)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 1:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios