Domingo, 20 de febrero de 2011

Evangelio?

Del santo Evangelio seg?n san Mateo 5, 17-37


En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?No crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud. Yo les aseguro que antes se acabar?n el cielo y la tierra, que deje de cumplirse hasta la m?s peque?a letra o coma de la ley. Por lo tanto, el que quebrante uno de estos preceptos menores y ense?e eso a los hombres, ser? el menor en el Reino de los cielos; pero el que los cumpla y los ense?e, ser? grande en el Reino de los cielos. Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrar?n ustedes en el Reino de los cielos.


Han o?do ustedes que se dijo a los antiguos: No matar?s y el que mate ser? llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, ser? llevado tambi?n ante el tribunal; el que insulte a su hermano, ser? llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, ser? llevado al fuego del lugar de castigo.


Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas all? mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu herma no, y vuelve luego a presentar tu ofrenda. Arr?glate pronto con tu adversario, mientras vas con ?l por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al polic?a y te metan a la c?rcel. Te aseguro que no saldr?s de all? hasta que hayas pagado el ?ltimo centavo.


Tambi?n han o?do ustedes que se dijo a los antiguos: No cometer?s adulterio; pero yo les digo que quien mire con malos deseos a una mujer, ya cometi? adulterio con ella en su coraz?n. Por eso, si tu ojo derecho es para ti ocasi?n de pecado, arr?ncatelo y t?ralo lejos, por que m?s te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo ?l sea arrojado al lugar de castigo. Y si tu mano derecha es para ti ocasi?n de pecado, c?rtatela y arr?jala lejos de ti, porque m?s te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo ?l sea arrojado al lugar de castigo.


Tambi?n se dijo antes: El que se divorcie, que le d? a su mujer un certificado de divorcio; pero yo les digo que el que se divorcia, salvo el caso de que vivan en uni?n ileg?tima, expone a su mujer al adulterio y el que se casa con una divorciada comete adulterio.


Han o?do ustedes que se dijo a los antiguos: No jurar?s en falso y le cumplir?s al Se?or lo que le hayas prometido con juramento. Pero yo les digo: No juren de ninguna manera, ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es donde ?l pone los pies; ni por Jerusal?n, que es la ciudad del gran Rey


Tampoco jures por tu cabeza, porque no puedes hacer blanco o negro uno solo de tus cabellos. Digan simplemente s?, cuando es s?; y no, cuando es no. Lo que se diga de m?s, viene del maligno?. Palabra del Se?or.

Oraci?n introductoria

Se?or Jes?s, la inseguridad, el temor y la desconfianza son los adjetivos que describen la sociedad en la que me toca extender tu Reino. Ay?dame a orar sin desanimarme al constatar las innumerables fallas a tus mandamientos. S? que todos tus preceptos son para mi propio bien y felicidad. S? que T? eres el ?nico que no falla, por favor dame la luz y la fuerza para que lleve a cabo mi misi?n.

Petici?n

Jesucristo, que nunca desconf?e de tu Palabra y que la uni?n contigo sea el centro de mi vida.

Meditaci?n?

?La fe cristiana no es s?lo creer en la verdad, sino sobre todo una relaci?n personal con Jesucristo. El encuentro con el Hijo de Dios proporciona un dinamismo nuevo a toda la existencia. Cuando comenzamos a tener una relaci?n personal con ?l, Cristo nos revela nuestra identidad y, con su amistad, la vida crece y se realiza en plenitud. Existe un momento en la juventud en que cada uno se pregunta: ?qu? sentido tiene mi vida, qu? finalidad, qu? rumbo debo darle? Es una fase fundamental que puede turbar el ?nimo, a veces durante mucho tiempo. (?) En este contexto, vuelvo a pensar en mi juventud. En cierto modo, muy pronto tom? conciencia de que el Se?or me quer?a sacerdote. Pero m?s adelante, (?) tuve que reconquistar esa certeza. Tuve que preguntarme: ?es ?ste de verdad mi camino? (?) Pero despu?s tuve la certeza: ?as? est? bien! S?, el Se?or me quiere, por ello me dar? tambi?n la fuerza. Escuch?ndole, estando con ?l, llego a ser yo mismo. No cuenta la realizaci?n de mis propios deseos, sino su voluntad. As?, la vida se vuelve aut?ntica? (Benedicto XVI, 6 de agosto de 2010).

Reflexi?n apost?lica?

?Quien ha experimentado el amor de Dios desea espont?neamente corresponder a su amor con amor. Amar a Dios sobre todas las cosas no es s?lo el primer mandamiento del dec?logo; es tambi?n la suprema aspiraci?n que el ser humano lleva escrita en su coraz?n. Responder con la obediencia de la fe y amor filial al amor de Dios que se nos ha revelado es la tarea principal del cristiano, y de todo ser humano? (Manual del miembro del Movimiento?Regnum Christi, n. 140).

Prop?sito?

Esforzarme por hablar con Cristo para ofrecerle mis obras y para preguntarle c?mo puedo agradarle m?s.

Di?logo con Cristo?

Se?or, T? me propones tus preceptos como el ?nico camino para mi felicidad. Yo tengo la certeza que viviendo con amor ese estilo de vida, yo y mi mundo cambiar?n. Pero soy d?bil, necesito de tu fuerza. Ay?dame a ser fiel a mis prop?sitos, a los medios de mi plan de vida, porque ?sa es la ?nica forma en que puedo manifestarte toda mi fe, mi gratitud y mi amor.

?El cristiano que no conduce su vida por unos cauces de caridad puede creerse piadoso, puede practicar escrupulosamente otros preceptos, pero no es m?s que un iluso, porque est? fuera del Evangelio?
(Cristo al centro,?n. 2147)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 2:02
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios