Domingo, 20 de febrero de 2011

En el mundo ind?gena, uno de los principios que constituyen el universo es el dolor. Sin embargo los ojos de ese pueblo penetran en esta realidad sin miedo y la transforman en algo sublime.

Un guerrero mir? a su hija reci?n nacida. Tan hermosa le parec?a que no encontraba un nombre apropiado para ella. Todos le sab?an a poco. Al fin decidi? buscar lo m?s valioso del mundo y tomarlo como nombre para su primog?nita.

Sali? muy temprano, cuando a?n era oscuro y pens? "Podr?a llamarla: Silencio, pues es hermos?simo"? pero comenz? el amanecer y el guerrero detuvo sus pasos y dijo: "No, la llamar?: Aurora".?

Decidi? caminar unas millas m?s y el d?a avanzaba mientras a lo largo de su camino el guerrero pensaba en llamar a su hija: "Luz, nieve, Flor, Cielo?"?

Y as? recorri? grandes distancias y consult? a muchos hombres instru?dos, hasta que finalmente encontr? al m?s sabio de los hombres, que le dijo:

- Tras esta monta?a encontrar?s a un pastor muy sencillo. Ac?rcate a su casa, espera all? y ver?s lo m?s valioso del mundo?

Apostado junto a unas rocas el guerrero esper? el momento fijando su mirada en la entrada de la casa. Al cabo de unos momentos se abri? la puerta y apareci? una ni?a. El guerrero sinti? un escalofr?o. La peque?a estaba cubierta de lepra.

En unos instantes, tras la curva del camino, se escuch? la voz del pastor llamando a su hija. El guerrero vio c?mo padre e hija se abrazaban y cubr?an de besos. Y as?, volvi?ndo a su casa con l?grimas en los ojos, se dijo:

- La llamar? Heoma-nae-s?n ("amor en el dolor").


Publicado por mario.web @ 15:02
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios