Lunes, 21 de febrero de 2011

La necesidad de orar es evidente. Cuando te despiertas, durante el
d?a, cuando recibes tu alimento, cuando vas a la iglesia, cuando
ministras, cuando ayunas, cuando te congregas, en la noche antes de
dormir, cuando el Se?or inquieta tu sue?o, sientes la necesidad de
orar.

Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta
es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jes?s. No
apagu?is al Esp?ritu. No menospreci?is las profec?as.
Examinadlo todo y retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal. 1
Tesalonicenses 15:16-22

Cuando abres tus ojos, te das cuenta del nuevo d?a. Das cuenta de las
personas que hay a tu alrededor. Las que amas. Los que te aman. Procuras
orar por tus familiares, tus vecinos, tus compa?eros de trabajo. De
pronto nos olvidamos por un momento de lo que sucede en el barrio, en tu
ciudad, en tu naci?n?.o en el mundo.

Nos encaminamos a olvidarnos de las guerras, de los desastres generales,
de los terremotos, de aquella maldad que carcome al hombre. De la
terrible situaci?n de millones de personas en el mundo. Miremos a
nuestro alrededor, veamos mas all?, la necesidad de un sinn?mero
de personas es indudable. Los rumores de guerra, los ancianos, mujeres y
ni?os victimas del apremio codicioso del hombre por ensanchar su
poder. Oremos por todas ellas. Oremos por las naciones. Pid?mosle a
Dios por medio de Jesucristo y a trav?s del Esp?ritu Santo
misericordia, perd?n de pecados?..

Hoy quiero hacer extensivo un mensaje; LA NECESIDAD DE ORAR. ?Cu?l
es la herencia que vas a dejarle a tus hijos? O a los hijos de tus
hijos?. Oremos por aquellos que necesitan la Palabra de nuestro Se?or
Jesucristo.

Hace un tiempo Jes?s nos dijo : Pero yo os digo: Amad a vuestros
enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os odian
y orad por los que os ultrajan y os persiguen, para que se?is hijos
de vuestro Padre que est? en los cielos, que hace salir su sol sobre
malos y buenos y llover sobre justos e injustos. Si am?is a los que
os aman, ?qu? recompensa tendr?is? ?No hacen tambi?n lo
mismo los publicanos? Y si salud?is a vuestros hermanos solamente,
?qu? hac?is de m?s? ?No hacen tambi?n as? los
gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que est?
en los cielos es perfecto.

Si te es dif?cil orar, repite lo que el Se?or nos ense?o:

Padre nuestro que est?s en los cielos,

santificado sea tu nombre.

Venga tu Reino.

H?gase tu voluntad, como en el cielo, as? tambi?n en la tierra.

El pan nuestro de cada d?a, d?noslo hoy.

Perd?nanos nuestras deudas,

como tambi?n nosotros perdonamos a nuestros deudores.

No nos metas en tentaci?n,

sino l?branos del mal,

porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria,

por todos los siglos. Am?n".

Gracias, porque hoy el Se?or ha inclinado su o?do y ha escuchado
tu oraci?n.

Orad en todo tiempo con toda oraci?n y s?plica en el Esp?ritu,
y velad en ello con toda perseverancia y s?plica por todos los santos
y por m?, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar
a conocer con denuedo el misterio del evangelio, por el cual soy
embajador en cadenas, y con denuedo hable de ?l como debo hablar.
Efesios 6:18

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Se?or Jesucristo, Padre de
misericordias y Dios de toda consolaci?n, el cual nos consuela en
todas nuestras tribulaciones, para que podamos tambi?n nosotros
consolar a los que est?n en cualquier tribulaci?n, por medio de la
consolaci?n con que nosotros somos consolados por Dios.


Publicado por mario.web @ 8:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios