Lunes, 21 de febrero de 2011

El Papa P?o XII cay? gravemente enfermo el a?o 1954. Todo el mundo estaba pendiente de la ?ltima noticia. Contra todo pron?stico, cur? y se supo la causa. ?Un milagro?... Probablemente. A un Cardenal, y alg?n otro de los que le asist?an, les dijo confidencialmente el enfermo casi moribundo: ??He visto al Se?or!?. Se col? la noticia por alg?n imprudente, pero todo el mundo qued? edificad?simo, aunque nada extra?ado, porque P?o XII era un gigante de la santidad. El caso es que, visto el Se?or en aparici?n personal, el Papa pudo seguir cuatro a?os m?s asombrando al mundo con su saber y su virtud excepcional.?

?A qu? viene el comenzar hoy con este recuerdo? ?Puede darnos envidia, aunque sea envidia santa, un hecho semejante??
?Nos gustar?a ver al Se?or?... No nos hace ninguna falta. Adem?s, aunque se vea al Se?or que se aparece, no es capaz de verlo y distinguirlo sino quien ya lo lleva dentro por la fe y el amor.?

Para lo que hoy queremos decir, arrancamos de las palabras de Pablo cuando nos dice:?
?Mi vivir es Cristo?. O de estas otras:?
?Ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en m?. Y si nos parece poco, acudimos a otras igual de bellas y profundas:?

?Cristo habita por la fe en sus corazones?. ?Cristo est? en ustedes?. ?Porque est?n muertos y su vida est? escondida con Cristo en Dios, pues Cristo es su vida? (Flp 1,21. Gal 2,20. Ef 3,17. Ro 8,10. Col 3,3-4)?

?Vaya lujo de expresiones, a cual m?s sublime, con que Pablo nos habla de la m?stica cristiana!... Todas ellas se reducen a una misma y ?nica verdad:?

-?Cristo es mi vida! ?Yo vivo s?lo y exclusivamente por Cristo! ?Cristo y yo no somos m?s que UNO! ?Y no me busquen a m?, porque no me encontrar?n, pues en mi lugar dar?n con Cristo y con nadie m?s!...?

Nadie diga que esto son exageraciones. Al rev?s: son maneras pobres de hablar ante la realidad de lo que nos quiere decir Pablo, pues ?l mismo es incapaz de expresarse como querr?a hacerlo.?

Empecemos por lo de los Filipenses: ?Mi vivir es Cristo?. Si lo analizamos, habremos de traducirlo as?:?

- Mi pensar, mi sentir, mi querer, mi trabajar, mi respirar, mi comer, mi dormir, mi descansar, mi actuar desde la ma?ana hasta la noche, es Cristo y s?lo Cristo, porque no tengo m?s que una vida, que es la de Cristo Jes?s.?

Y sigue diciendo Pablo:?

-El morir va a ser para m? la enorme ganancia, pues al no tener otra vida que la de Cristo, con Cristo y metido en ?l voy a estar siempre en su misma dicha y gloria??

No menos atrevida es la expresi?n a los G?latas:?

?Vivo yo; pero ya no soy yo quien vive, pues es Cristo quien vive en m?.?
Pablo se refer?a al Pablo jud?o y fariseo, esclavo de la Ley de Mois?s y ufano de la trasnochada circuncisi?n. Todo aquello qued? atr?s despu?s de su bautismo.?
Ahora, ya no viv?a en Pablo m?s que Cristo.?
El Pablo anterior al bautismo hab?a desaparecido para siempre.?

S?lo que Pablo no se queda en esta realidad. Avanza mucho m?s, y, con el ?yo? que emplea ahora, mira al ?yo? de todo cristiano, al ?yo? universal de todo bautizado. Por eso a?ade:?

?Esta vida de ahora la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me am? y se entreg? a s? mismo a la muerte por m?.?

Al decir Pablo ?esta vida de ahora?, se refiere a la vida natural, la f?sica sobre la tierra, la de este tiempo, la de cada d?a. Y con ello nos traza un programa de grandeza sin igual:?

- Fe, fe inmensa en Jesucristo. Fe que lleva a hacer todo por Jesucristo y con Jesucristo.?

Con el bautismo, el cristiano se ha entregado del todo a Cristo, a quien cree y confiesa como Hijo verdadero de Dios.?
Y su fe no es una fe muerta. Es una fe tan generosa que quiere corresponder a la donaci?n que Cristo hizo por ?l.?

El cristiano se dice, con la pregunta comprometedora de Ignacio de Loyola:?

-?As? me am? Cristo, hasta entregarse a la muerte de cruz por m??... Entonces, ?qu? he hecho yo por Cristo? ?qu? hago yo por Cristo? ?qu? he de hacer yo por Cristo?...?

La generosidad para con Cristo va a ser una caracter?stica del cristiano, que se dice asombrado delante de Cristo clavado en la cruz:?
-?Todo esto por m?, todo esto por m?!...?

Un paso m?s, y analizamos lo de Efesios:?
?Cristo habita por la fe en sus corazones, para que arraigados en el amor, puedan comprender con todos los santos la anchura y la longitud, la altura y la profundidad, y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento?.?

Aqu? nos perdemos. A ese Cristo no lo vemos all? arriba en las alturas, sino que lo llevamos dentro, invadiendo lo m?s profundo de nuestro ser, hecho una cosa con el bautizado.?

Para alcanzar este conocimiento de Cristo no bastan ni valen estudios acad?micos.?
Es el Esp?ritu Santo solo quien da a conocer el misterio insondable que se encierra en el alma del bautizado.?
Aquella ni?ita de Primera Comuni?n, con la mano en su pechito, lo expresaba mejor que un doctor de universidad:?
-A Jes?s lo tengo aqu?, ?y lo quiero tanto, tanto, tanto!??

En Cristo Jes?s se da un amor inimaginable a Dios su Padre en el Esp?ritu Santo, y un amor inimaginable tambi?n a todos los hombres sus hermanos.?
El amor inmenso de Cristo abarca l?mites imposibles de medir, dice Pablo a los efesios.?

?M?s alto que el amor del Cristo? Nada.?
?M?s profundo que el amor de Cristo? Nada.?
?M?s ancho que el amor de Cristo? Nada.?
?M?s largo que el amor de Cristo? Nada??

Quien llega a conocer este amor de Cristo y a corresponder a tanto amor ha llegado a la perfecci?n m?s grande a que puede aspirar un cristiano.?
Teresa de Lisieux -Teresa del Ni?o Jes?s- lo expresaba con el rostro encendido:?

-Quiero amar a Jes?s con locura, como no lo ha amado nunca nadie...?

Hoy se habla mucho de la ?m?stica?. Todas las ideolog?as del mundo se basan en una m?stica m?s o menos valedera.?
Entendemos por m?stica una ideolog?a, una ilusi?n, algo que arrastra impetuosamente a arrostrarlo todo, hasta lo m?s arriesgado, hasta la vida, a fin de alcanzar un ideal.?

Pero, por clases de m?stica que se den en el mundo, no ha habido m?stica comparable con la que suscita Jesucristo, por el que tantos hombres y tantas mujeres se han abrazado con toda clase de hero?smos.?
?Qu? tiene de especial Jesucristo?... Todos los sabemos muy bien.?


Publicado por mario.web @ 23:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios