Lunes, 21 de febrero de 2011

La carta de Pablo a los Filipenses -encantadora de principio a fin-, tiene un p?rrafo sobre el amor como encontraremos pocos en toda la Biblia del Nuevo Testamento.?

Pablo est? preso en Roma. Y a pesar de sus cadenas, puede escribir como en a?os atr?s a los de Corinto:??Sobreabundo de gozo en medio de todas mis tribulaciones??(2Co 7,4) Lo demuestra palpablemente esta carta a los de Filipos.?

Sin embargo, algo le falta a Pablo para que su alegr?a sea total, y es el estar seguro de que sus queridos filipenses se aman ardientemente unos a otros. Y as?, les escribe:?

?Si me pueden dar alg?n consuelo en Cristo, si alg?n refrigerio de amor, si alguna comunicaci?n del Esp?ritu, si alguna ternura y misericordia, colmen mi alegr?a??(Flp 2,1)?

Le?da esta introducci?n, pudieron prensar los lectores de la carta cuando la recibieron:?

- ?A d?nde ir? Pablo con estas palabras? ?Qu? nos querr? pedir? Acabamos de enviarle dinero para que se alivie. ?Qu? m?s necesitar?, y que no se atreve a decirlo??

Se les aclara el misterio cuando siguen leyendo:?

?Quieren de veras colmar mi alegr?a? Pues, c?lmenla teniendo un mismo sentir, un mismo amor, un mismo ?nimo, y buscando todos lo mismo. No busquen el propio inter?s, sino el de los dem?s??(2,2-4)?

Los filipenses pudieron exclamar:?

- ?Al fin se descuelga Pablo, y vemos ad?nde va! A lo de siempre, a que nos amemos los unos a los otros. Por algo nos ha dicho unas l?neas antes:?

?Le pido a Dios en mis oraciones que ese amor que ya se tienen crezca cada vez m?s en conocimiento y en toda experiencia?, siendo cada vez m?s efectivo?(1,9)?

Los lectores hab?an escuchado al principio c?mo Pablo les amaba a ellos entra?ablemente, pues les dec?a:?

?Testigo me es Dios de cu?nto los quiero a todos ustedes, con afecto entra?able en Cristo Jes?s??(1,8)?

Sin embargo, a Pablo le faltaba decir algo m?s:?
- No me tomen a m? como el mejor modelo, pues hay alguien que me gana con mucho. ?Quieren amarse entre ustedes tan entra?ablemente como los amo yo? Piensen en el Se?or Jes?s. Y para eso les digo:??Tengan en ustedes los mismos sentimientos que Cristo??(2,5)?

Era la ?ltima palabra que Pablo pod?a decir sobre el amor. Amar con el mismo amor de Cristo, y con los mismos sentimientos con que Cristo ama a todos, es fundamentar el amor en un terreno inamovible.?

Aunque Pablo tampoco se inventaba nada nuevo, pues mucho antes que ?l lo hab?a dicho el mismo Jes?s en aquella sobremesa inolvidable:?
?Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado? (Jn 15,12) En el amor y los sentimientos de Cristo est? la norma suprema del amor cristiano.?

Cuando escribi? Pablo todo esto a los de Filipos, hac?a varios a?os ya que hab?a escrito aquel himno insuperable a la caridad del cap?tulo trece en la primera a los de Corinto. Esto nos hace ver que el amor entre los hermanos es no s?lo importante en el cristianismo, sino que toca la misma esencia de nuestra fe.?

Quien ama, es cristiano.?
Quien no ama, de cristiano verdadero no tiene nada.?

A lo largo de todas sus cartas -de todas sin excepci?n-, Pablo va sembrando semillas que hacen germinar el amor en todas las Iglesias. Unas veces se mete en doctrina profunda, como la del Cuerpo M?stico de Cristo.?

Otras veces baja a detalles concretos de la vida, al parecer m?nimos, pero que hacen de la caridad algo vivo -?existencial?, que decimos hoy-, de modo que nadie pueda llevarse a ilusiones tontas. Al considerar esos detalles, uno se llega a decir lo del refr?n: ?Realmente, que obras son amores, y no buenas razones?.?

Entre los principios doctrinales del amor fraterno se?alados por Pablo, cabe citar como primero la paternidad de Dios.?
-?Es Dios nuestro Padre? ?Es Padre de todos??

Indudable, pues escribe Pablo:?
?No tenemos m?s que un solo Dios y Padre de todos, que est? sobre todos, act?a por todos y est? en todos??(Ef 4,6)?

Con Padre semejante, es inconcebible que sus hijos, hermanos todos, no se tengan amor, pues destrozar?an el coraz?n del Padre y ser?a imposible formar la familia de Dios. Luego todos nos tenemos que amar.?

Jesucristo, por otra parte, ha formado con todos los bautizados su Cuerpo M?stico. Cristo es la Cabeza, y todos los cristianos sus miembros, hasta poder escribir Pablo:?
?Todos los bautizados en Cristo, ustedes, ya no son sino uno en Cristo Jes?s?, ?pues todos somos miembros los unos de los otros??(Gal 3,27-28. Ef 4,25)?

Siendo el Esp?ritu Santo el alma del Cuerpo M?stico, al amarnos colaboramos con el Esp?ritu a la formaci?n de todo el Cuerpo; si dej?ramos de amarnos, destruir?amos la obra del Esp?ritu.?

En l?gica rigurosa, mirando a Padre, a Jesucristo, y al Esp?ritu Santo, quien no ama a un hermano deja de amar a Cristo, y deja de amarse a s? mismo.?
Sin amor fraterno, por riguroso que parezca, no puede haber ni salvaci?n.?
Por el contrario, quien ama est? y estar? siempre en el seno y en el coraz?n de Dios.?

Pablo no se cansa de cantar bellezas incomparables del amor:?

??Dios mismo les ha ense?ado a amarse mutuamente!?,?dice a los de Tesal?nica (1?,4,9)?
??Caminen siempre en el amor, igual que Cristo nos ha amado a todos!?,?encarga a los de ?feso (5,2)?
??Vivan el amor, que es fruto del Esp?ritu!??(Gal 5, 22)?

???mense hondamente los unos a los otros!?, les insiste a los de Roma. ?Con ello habr?n cumplido toda la ley??(12,10; 13.8)?

Aunque lo mayor del amor nos lo dijo Pablo de aquella manera inolvidable al acabar el sin igual cap?tulo trece de los Corintios:?

Todo pasar?. Lo ?nico que durar? eternamente es el amor. El amor es lo m?s grande de todo.


Publicado por mario.web @ 23:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios