Martes, 22 de febrero de 2011

Nos resulta imposible olvidarnos de la Iglesia de Filipos, la primera de Europa que acogi? el Evangelio, la m?s entra?ada en el coraz?n de Pablo, al cual le grit? de noche aquel desconocido: ?Pasa a Macedonia, y ven a ayudarnos!...?

Recordamos muy bien c?mo fue su fundaci?n.?

?Qu? acogida la que tuvieron los misioneros a la vera del r?o!?
?Qu? escena la de Pablo y Silas metidos en la c?rcel!?
?Qu? recuerdo tan agradecido el de aquellos cristianos!?
?Qu? simp?tica tozudez la de Lidia, la negociante de telas de p?rpura: Se han de hospedar en mi casa quieran que no quieran!... Esa Lidia que por lo visto era el alma de todos estos socorros a Pablo.?
En fin, una Iglesia modelo y llena de encantos.?

Y ahora, ?qu? carta la que Pablo dirige a los buenos filipenses!?

Nos gustar?a saber con exactitud cu?ndo la escribi? Pablo. Ciertamente, cuando se hallaba preso, y lo m?s probable que fue durante la cautividad de Roma, a donde los queridos filipenses, enterados del paradero de Pablo, le env?an socorros:?

?No pases tantos apuros!?
?No trabajes en Roma con tus tejidos de lonas!?
?En las manos de Epafrodito, mira los corazones de todos nosotros!?
?Toma esto para que pagues el alquiler de la casa!?
?Ded?cate a evangelizar sin estorbos!...?

Pablo se conmueve, y hace estampar con plumas de oca en los papiros la carta m?s afectuosa que tenemos del Ap?stol. Pero no lo hizo de momento. Los filipenses hab?an enviado su ayuda a Pablo apenas supieron que estaba preso en Roma, y lo hicieron por medio de Epafrodito, el cual cay? enfermo de gravedad al llegar y estuvo a punto de morir.?

Pablo cuid? de ?l con enorme cari?o, y, restablecido en su salud, lo devolvi? a Filipos con esta carta en la mano. Era hacia el final de la prisi?n romana, quiz? poco antes, como pudo ser algo despu?s de que Pablo escribiera a los de ?feso y Colosas.?

Con la ayuda generosa de los de Filipos y con lo que le van trayendo los fieles de Roma, Pablo puede dedicarse a evangelizar como no lo ha hecho nunca y con ?xito redondo:?

?Pues el arresto y la prisi?n han contribuido mucho a la difusi?n del Evangelio, de tal manera que se ha hecho p?blico entre todo el personal del Pretorio del C?sar, y entre todos los dem?s, que me hallo en cadenas por Cristo??

?Y se han acobardado los compa?eros porque Pablo est? preso en su propia casa? ?No, todo lo contrario! Pues sigue escribiendo gozoso:?

?Y la mayor parte de los hermanos, alentados en el Se?or por mis cadenas, predican con m?s valent?a la palabra??(1,12-14)?

Esta carta acabar? dando ?nimos como ninguna otra:?

?Est?n alegres en el Se?or, se lo repito, est?n alegres??(4,4)Pablo es el primero en estar contento por dem?s.?

?A qu? se debe su alegr?a?... A que la Iglesia de Filipos se manten?a muy bien en su fidelidad al Se?or. La carta lo demuestra desde el principio hasta el fin.?

Por lo visto, hab?an llegado tambi?n a Filipos los judaizantes de siempre, emperrados en que todos los bautizados venidos del paganismo recibieran tambi?n la circuncisi?n. Como los de Filipos no les hicieron caso, a Pablo esta vez no le preocuparon nada, y se contenta con decirles:?

?Los verdaderos circuncisos somos nosotros, los que damos culto en el Esp?ritu a Dios y nos gloriamos en Cristo Jes?s sin poner nuestra confianza en la carne??(3,2-3)?

Las noticias contra la caridad y la uni?n estrecha entre toda la comunidad eran para Pablo muy importantes. Y ante algo que le ha comunicado Epafrodito, reacciona con cari?o y con firmeza:?

?Qu? ocurre por ah?? Evodia y S?ntique, mis queridas hermanas, ?qu? es eso de que discuten mucho y que no se entienden?... No debe ser as? entre dos cristianas. ?Por favor, tengan las dos un mismo sentir en el Se?or!?(4,2)?

Pablo acababa de escribir para todos:?

?Si algo puede una exhortaci?n en nombre de Cristo, si algo vale el consuelo afectuoso, o la comuni?n en el Esp?ritu, o la ternura del cari?o, les pido que hagan perfecta mi alegr?a permaneciendo bien unidos. Tengan un mismo amor, un mismo esp?ritu, un mismo sentir?.?

Repite palabras y expresiones que significan todas igual: ?amor! ?cari?o! ?uni?n!?? Hasta que aterriza en la palabra que Pablo quiere:?

?Tengan todos los mismos sentimientos que Cristo Jes?s!?(2,1-5)?

Y esto lleva a Pablo a entonar un himno cristol?gico sin igual. ?Le sali? espont?neamente ahora? ?Lo cantaban ya las comunidades? Nos es igual. Pablo nos lo dicta como totalmente suyo, ?y hay que ver c?mo lo seguimos repitiendo nosotros!?

?Cristo, a pesar de su condici?n divina, no hizo alarde de su categor?a de Dios; al contrario, se despoj? de su rango y tom? la condici?n de esclavo, pasando por uno de tantos.?
?Y as?, actuando como un hombre cualquiera, se rebaj? hasta someterse incluso a la muerte, ?y una muerte de cruz!?
?Por eso Dios lo levant? sobre todo y le concedi? el ?Nombre-sobre-todo-nombre?; de modo que al nombre de Jes?s toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Se?or, para gloria de Dios Padre??
(2,6-11)?


?Qu? decimos?... Lo mejor: callar, meditar, orar, amar, entusiasmarse ante el Jes?s que Dios nos dio y que llevamos en nuestro coraz?n??

Esta carta no es doctrinal. Pero un himno como ?ste la convierte en la lecci?n m?s grande, profunda y enardecedora sobre la Persona adorable de Jes?s:?

  • S?, Jesucristo es Dios;?
  • S?, Jesucristo es hombre;?
  • S?, Jesucristo es Se?or, el Rey de la gloria, al que est?n sujetos los ?ngeles del Cielo, los hombres de la tierra, los demonios del infierno.?

    Ante este Jes?s, no es extra?o que Pablo diga a los de Filipos:?

    Mi vivir es Cristo, y el morir me resultar?a una enorme ganancia, pues me llevar?a a estar con Cristo para siempre?(1,21-23)?

    ?Lo que yo era en el juda?smo?:?

    Aquello que era para m? una ganancia, lo he juzgado una p?rdida a causa de Cristo. M?s a?n: juzgo todas las cosas, y las tengo por pura basura a fin de ganar a Cristo y ser hallado en ?l?(3,7-9)?

    ?Para qu? seguir? Cuando queremos pasar ratos deliciosos con Pablo, leemos esta carta de punta a punta, y no nos equivocamos. Porque nos dice y nos hace sentir que ?somos ciudadanos del cielo?, ya que en la billetera o en el bolso llevamos la c?dula o el carnet de la Patria celestial??

  • Publicado por mario.web @ 0:02
    Comentarios (0)  | Enviar
    Comentarios