Martes, 22 de febrero de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Marcos 9, 14-29

En aquel tiempo, cuando Jes?s baj? del monte y lleg? al sitio donde estaban sus disc?pulos, vio que mucha gente los rodeaba y que algunos escribas discut?an con ellos. Cuando la gente vio a Jes?s, se impresion? mucho y corri? a saludarlo.

?l les pregunt?: ??De qu? est?n discutiendo??. De entre la gente, uno le contest?: ?Maestro, te he tra?do a mi hijo, que tiene un esp?ritu que no lo deja hablar; cada vez que se apodera de ?l, lo tira al suelo y el muchacho echa espumarajos, rechina los dientes y se queda tieso. Les he pedido a tus disc?pulos que lo expulsen, pero no han podido?.



Jes?s les contest?: ??Gente incr?dula! ?Hasta cu?ndo tendr? que estar con ustedes? ?Hasta cu?ndo tendr? que soportarlos? Tr?iganme al muchacho?. Y se lo trajeron. En cuanto el esp?ritu vio a Jes?s, se puso a retorcer al muchacho; lo derrib? por tierra y lo revolc?, haci?ndolo echar espumarajos. Jes?s le pregunt? al padre: ??Cu?nto tiempo hace que le pasa esto??. Contest? el padre: ?Desde peque?o. Y muchas veces lo ha arrojado al fuego y al agua para acabar con ?l. Por eso, si algo puedes, ten compasi?n de nosotros y ay?danos?.



Jes?s le replic?: ??Qu? quiere decir eso de ?si puedes?? Todo es posible para el que tiene fe?. Entonces el padre del muchacho exclam? entre l?grimas: ?Creo, Se?or; pero dame T? la fe que me falta?. Jes?s, al ver que la gente acud?a corriendo, reprendi? al esp?ritu inmundo, dici?ndole: ?Esp?ritu mudo y sordo, Yo te lo mando: Sal de ?l y no vuelvas a entrar en ?l?. Entre gritos y convulsiones violentas sali? el esp?ritu. El muchacho se qued? como muerto, de modo que la mayor?a dec?a que estaba muerto. Pero Jes?s lo tom? de la mano, lo levant? y el muchacho se puso de pie.



Al entrar en una casa con sus disc?pulos, ?stos le preguntaron a Jes?s en privado: ??Por qu? nosotros no pudimos expulsarlo??. ?l les respondi?: ?Esta clase de demonios no sale sino a fuerza de oraci?n y de ayuno?.

?

Oraci?n introductoria?

?Creo, Se?or; pero dame T? la fe que me falta?? necesito cambiar interiormente, debo optar por vivir para Ti y entregarme a trabajar por tu Reino porque quiero ser aut?nticamente feliz. Ay?dame Padre bueno, abre las puertas de mi mente y mi coraz?n para que pueda escucharte en estos momentos de oraci?n.

?

Petici?n?

Se?or, conc?deme saber escucharte, qu?date conmigo, sop?rtame y ten misericordia, ?te necesito!

?

Meditaci?n?

??ste es el mensaje que hoy quiero compartir con vosotros. Os pido que mir?is vuestros corazones cada d?a para encontrar la fuente del verdadero amor. Jes?s est? siempre all?, esperando serenamente que permanezcamos junto a ?l y escuchemos su voz. En lo profundo de vuestro coraz?n, os llama a dedicarle tiempo en la oraci?n. Pero este tipo de oraci?n, la verdadera oraci?n, requiere disciplina; requiere buscar momentos de silencio cada d?a. A menudo significa esperar a que el Se?or hable. Incluso en medio del ?ajetreo? y las presiones de nuestra vida cotidiana, necesitamos espacios de silencio, porque en el silencio encontramos a Dios, y en el silencio descubrimos nuestro verdadero ser. Y al descubrir nuestro verdadero yo, descubrimos la vocaci?n particular a la cual Dios nos llama para la edificaci?n de su Iglesia y la redenci?n de nuestro mundo.

?

El coraz?n que habla al coraz?n. Con estas palabras de mi coraz?n, queridos j?venes, os aseguro mi oraci?n por vosotros, para que vuestra vida d? frutos abundantes para la construcci?n de la civilizaci?n del amor? (Benedicto XVI, 18 de septiembre de 2010).

?

Reflexi?n apost?lica?

?Hoy, como en los inicios del cristianismo, la renovaci?n cristiana de la sociedad vendr? de peque?os grupos de oraci?n y de acci?n que, como chispas esparcidas por el mundo, sean capaces de provocar un gran incendio; peque?os grupos que en el encuentro con Cristo, en comuni?n con sus Pastores y cercanos al hermano necesitado de amor, descubran la perla preciosa del Evangelio y vivan su cristianismo de modo convincente y contagioso? (Manual del miembro del Movimiento?Regnum Christi, n. 344).

?

Prop?sito?

Buscar varios momentos de silencio hoy para hablar con Jes?s.

?

Di?logo con Cristo?

Gracias Se?or por este momento de oraci?n que ahora debo traducir en actos de amor con quien voy a convivir en este d?a. Permite que pueda, hoy y siempre, ayunar de todo lo que me aparte de mi plan de santificaci?n. Quiero recibirte sacramentalmente, m?s si no puedo, al menos espiritualmente ven a tomar el lugar que te corresponde en mi coraz?n, para ser la luz que necesita el mundo para construir la civilizaci?n de la justicia y amor que nos dar? la paz y alegr?a que necesitamos y que s?lo T? nos puedes dar.

?

?Reza mucho a Dios y a la Sant?sima Virgen por ?l y por ti. Haz de la oraci?n tu arma m?s fuerte, hazla fuente de inspiraci?n para todas las decisiones que habr?s de tomar; hazla lugar de tu encuentro con Dios, donde recibir?s luz, fortaleza y consuelo?

(Cristo al centro,?n.1580)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 6:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios