Martes, 22 de febrero de 2011

1441:?Porque Jes?s es el Hijo de Dios, dice de s? mismo: ?El Hijo del hombre tiene Poder de perdonar los pecados en la tierra? (Mc?2, 10) y ejerce ese poder divino: ?Tus pecados est?n perdonados? (Mc?2, 5;?Lc?7, 48). M?s a?n, en virtud de su autoridad divina, Jes?s confiere este poder a los hombres para que lo ejerzan en su nombre.

1442:?Cristo quiso que toda su Iglesia, tanto en su oraci?n como en su vida y su obra, fuera el signo y el instrumento del perd?n y de la reconciliaci?n que nos adquiri? al precio de su sangre. Sin embargo, confi? el ejercicio del poder de absoluci?n al ministerio apost?lico, que est? encargado del ?ministerio de la reconciliaci?n? (2 Cor?5, 18). El ap?stol es enviado ?en nombre de Cristo?, y ?es Dios mismo? quien, a trav?s de ?l, exhorta y suplica: ?Dejaos reconciliar con Dios? (2 Cor?5, 20).

La?contrici?n: a quien mucho ama, mucho se le perdona

1451:?Entre los actos del penitente, la contrici?n aparece en primer lugar. Es ?un dolor del alma y una detestaci?n del pecado cometido con la resoluci?n de no volver a pecar?.

1452:?Cuando brota del amor de Dios amado sobre todas las cosas, la contrici?n se llama ?contrici?n perfecta? (contrici?n de caridad). Semejante contrici?n perdona las faltas veniales; obtiene tambi?n el perd?n de los pecados mortales si comprende la firme resoluci?n de recurrir tan pronto sea posible a la confesi?n sacramental.

1453:?La contrici?n llamada ?imperfecta? (o ?atrici?n?) es tambi?n un don de Dios, un impulso del Esp?ritu Santo. Nace de la consideraci?n de la fealdad del pecado o del temor de la condenaci?n eterna y de las dem?s penas con que es amenazado el pecador. Tal conmoci?n de la conciencia puede ser el comienzo de una evoluci?n interior que culmina, bajo la acci?n de la gracia, en la absoluci?n sacramental. Sin embargo, por s? misma la contrici?n imperfecta no alcanza el perd?n de los pecados graves, pero dispone a obtenerlo en el sacramento de la Penitencia.

La confesi?n de los pecados

1455:?La confesi?n de los pecados, incluso desde un punto de vista simplemente humano, nos libera y facilita nuestra reconciliaci?n con los dem?s. Por la confesi?n, el hombre se enfrenta a los pecados de que se siente culpable; asume su responsabilidad y, por ello, se abre de nuevo a Dios y a la comuni?n de la Iglesia con el fin de hacer posible un nuevo futuro.

1456:?La confesi?n de los pecados hecha al sacerdote constituye una parte esencial del sacramento de la penitencia: ?En la confesi?n, los penitentes deben enumerar todos los pecados mortales de que tienen conciencia tras haberse examinado seriamente, incluso si estos pecados son muy secretos y si han sido cometidos solamente contra los dos ?ltimos mandamientos del Dec?logo, pues, a veces, estos pecados hieren m?s gravemente el alma y son m?s peligrosos que los que han sido cometidos a la vista de todos?:

Cuando los fieles de Cristo se esfuerzan por confesar todos los pecados que recuerdan, no se puede dudar que est?n presentando ante la misericordia divina para su perd?n todos los pecados que han cometido. Quienes act?an de otro modo y callan conscientemente algunos pecados, no est?n presentando ante la bondad divina nada que pueda ser perdonado por mediaci?n del sacerdote. Porque ?si el enfermo se averg?enza de descubrir su llaga al m?dico, la medicina no cura lo que ignora? (San Jer?nimo)


Publicado por mario.web @ 7:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios