Martes, 22 de febrero de 2011
La escasez de vocaciones espec?ficas es, sobre todo, carencia de conciencia vocacional de la vida, o bien, carencia de cultura de la vocaci?n
?

Estos elementos est?n penetrando progresivamente la conciencia de los creyentes, pero no todav?a hasta el punto de crear una verdadera y propia cultura vocacional,(17) capaz de traspasar los confines de la comunidad creyente. Por esto el Santo Padre, en su Discurso a los participantes al Congreso les desea que la constante y paciente atenci?n de la comunidad cristiana al misterio de la llamada divina promueva una ? nueva cultura vocacional en los j?venes y en las familias ?.(18)

Ella es una componente de la nueva evangelizaci?n. Es cultura de la vida y de la apertura a la vida, del significado del existir, pero tambi?n del morir.

En especial hace referencia a valores un tanto olvidados por cierta mentalidad emergente (? cultura de la muerte ?, seg?n algunos), tales como, la gratitud, la aceptaci?n del misterio, el sentido de lo imperfecto del hombre y, a la vez, de su apertura a lo trascendente, la disponibilidad a dejarse llamar por otro (o por Otro) y preguntar por la vida, la confianza en s? mismo y en el pr?jimo, la libertad de turbarse ante el don recibido, el afecto, la comprensi?n, el perd?n, admitiendo que aquello que se ha recibido es inmerecido y sobrepasa la propia capacidad, y fuente de responsabilidad hacia la vida.

Tambi?n forma parte de esta cultura vocacional la capacidad de so?ar y anhelar, el asombro que permite apreciar la belleza y elegirla por su valor intr?nseco, porque hace bella y aut?ntica la vida, el altruismo que no es s?lo solidaridad de emergencia, sino que nace del descubrimiento de la dignidad de cualquier ser humano.

A la cultura del ocio, que corre el peligro de perder de vista y anular los interrogantes serios en el mont?n de palabras, y se opone una cultura capaz de encontrar valor y gusto por las grandes cuestiones, las que ata?en al propio futuro: son las grandes preguntas, en efecto, las que hacen grandes las peque?as respuestas. Pero son precisamente las peque?as y cotidianas respuestas las que provocan las grandes decisiones, como la de la fe; o que crean cultura, como la de la vocaci?n.

En todo caso, la cultura vocacional, en cuanto conjunto de valores, debe pasar cada vez m?s de la conciencia eclesial a la civil, del conocimiento de lo particular o de la comunidad a la convicci?n universal de no poder construir ning?n futuro, para la Europa del 2000, sobre un modelo de hombre sin vocaci?n. En efecto, dice el Papa: ? La crisis que atraviesa el mundo juvenil revela, incluso en las nuevas generaciones, apremiantes interrogantes sobre el sentido de la vida, confirmando el hecho de que nada ni nadie puede ahogar en el hombre la b?squeda de sentido y el deseo de encontrar la verdad. Para muchos ?ste es el campo en el que se plantea la b?squeda de la vocaci?n ?.(19)

Precisamente esta pregunta y este deseo hacen nacer una aut?ntica cultura de la vocaci?n; y si pregunta y deseo est?n en el coraz?n del hombre, tambi?n de quien los rechaza, entonces esta cultura podr?a llegar a ser una especie de terreno com?n donde la conciencia creyente encuentra la conciencia seglar y se confronta con ella. A ?sta dar? con generosidad y transparencia la sabidur?a que ha recibido de lo Alto.

De esta forma dicha nueva cultura ser? verdadero y propio terreno de evangelizaci?n, donde podr?a nacer un nuevo modelo de hombre y florecer tambi?n una nueva santidad y nuevas vocaciones para la Europa del 2000. La escasez, en efecto, de vocaciones espec?ficas -las vocaciones en plural- es, sobre todo, carencia de conciencia vocacional de la vida -la vocaci?n en particular-, o bien, carencia de cultura de la vocaci?n.

Esta cultura llega a ser hoy, probablemente, el primer objetivo de la pastoral vocacional(20) o, quiz?, de la pastoral en general. ?Qu? pastoral es, en efecto, aquella que no cultiva la libertad de sentirse llamados por Dios, ni produce cambio de vida?


Obra Pontificia para las Vocaciones Eclesi?sticas?

"Nuevas vocaciones para una nueva Europa"


Publicado por mario.web @ 19:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios