Martes, 22 de febrero de 2011
Ahora el miedo, siempre p?simo consejero, cede el puesto a la esperanza cristiana, que nace de la fe y se proyecta hacia la novedad y el futuro de Dios
?

Hay otro elemento que une entre s? la reflexi?n del pre-congreso con el an?lisis del congreso. Es el conocimiento de que el congreso de las vocaciones se encuentra ante la exigencia de un cambio radical, de un ? ?impacto ? id?neo ?, seg?n el documento de trabajo,(21) o de ? un salto de calidad ?, como el Papa recomend? en su Discurso al final del Congreso.(22) Todav?a una vez m?s nos encontramos ante una convergencia evidente que ha de comprenderse en su significado aut?ntico, en este an?lisis de la situaci?n que estamos proponiendo.

No se trata s?lo de una invitaci?n a reaccionar ante una sensaci?n de cansancio o de desaliento por los escasos resultados; ni con estas palabras se pretende incitar a renovar simplemente ciertos m?todos o a recuperar energ?a y entusiasmo, sino que, substancialmente se quiere indicar que la pastoral vocacional en Europa ha llegado a una articulaci?n hist?rica, a un paso decisivo. Existe una historia, con una prehistoria, seguida de fases que se han sucedido lentamente a los largo de estos a?os, como estaciones naturales, y que ahora deben necesariamente avanzar hacia el estado ? adulto ? y maduro de la pastoral vocacional.

Por tanto, no se trata ni de subestimar el sentido de este paso, ni de culpar a nadie por lo que se haya hecho en el pasado; al contrario, nuestro prop?sito y el de toda la Iglesia es de sincero reconocimiento a aquellos hermanos y hermanas que, en condiciones verderamente dif?ciles, han ayudado con generosidad a tantos adolescentes a buscar y encontrar la propia vocaci?n. De todas formas, en cualquier caso, se trata de comprender de una vez la orientaci?n que Dios, Se?or de la historia, est? dando a nuestra historia, tambi?n a la rica historia de las vocaciones en Europa, hoy ante una encrucijada decisiva.

- Si la pastoral de las vocaciones naci? como emergencia debida a una situaci?n de crisis e indigencia vocacional, hoy ya no se puede pensar con la misma incertidumbre y motivada por una coyuntura negativa; al contrario, aparece como expresi?n estable y coherente de la maternidad de la Iglesia, abierta al designio inescrutable de Dios, que siempre engendra vida en ella;

- si en un tiempo la promoci?n vocacional se orientaba exclusiva y principalmente a algunas vocaciones, ahora se deber?a dirigir cada vez m?s a la promoci?n de todas la vocaciones, porque en la Iglesia de Dios o se crece juntos o no crece ninguno;

- si en sus comienzos la pastoral vocacional trataba de circunscribir su campo de acci?n a algunas categor?as de personas (? los nuestros ?, los m?s pr?ximos a los ambientes de Iglesia, o a aqu?llos que parec?an manifestar inmediatamente un cierto inter?s, los m?s buenos y estimados, los que hab?an hecho ya una opci?n de fe, etc.), ahora se siente cada vez m?s la necesidad de extender con valor a todos, al menos en teor?a, el anuncio y la propuesta vocacionales, en nombre de aquel Dios que no hace acepci?n de personas, que elige a pecadores en un pueblo de pecadores, que hace de Am?s, que no era hijo de profeta sino tan solo recogedor de sic?moros, un profeta, que llama a Lev?, y entra en la casa de Zaqueo, que es capaz de hacer nacer incluso de las piedras hijos de Abraham (cfr. Mt 3,9);

- si anteriormente la actividad vocacional nac?a en buena parte del miedo (a la desaparici?n, a la disminuci?n) y de la pretensi?n de mantener determinados niveles de presencia o de obras, ahora el miedo, siempre p?simo consejero, cede el puesto a la esperanza cristiana, que nace de la fe y se proyecta hacia la novedad y el futuro de Dios;

- si una cierta animaci?n vocacional es, o era, perennemente insegura y t?mida, casi hasta aparecer en condiciones de inferioridad respecto a una cultura antivocacional, hoy hace aunt?ntica promoci?n vocacional s?lo quien est? animado por la convicci?n de que toda persona, sin excluir a ninguna, es un don original de Dios que espera ser descubierto;

- si el fin, un tiempo, parec?a ser el reclutamiento, o el m?todo de propaganda, a menudo con resultados obtenidos forzando la libertad del individuo o con episodios de ? competencia ?, ahora debe ser cada vez m?s claro que el fin es la ayuda a la persona para que sepa discernir el designio de Dios sobre su vida para la edificaci?n de la Iglesia, y reconozca y realice en s? misma su propia verdad;(23)

- si en ?poca a?n no muy lejana hab?a quien se enga?aba creyendo resolver la crisis vocacional con opciones discutibles, por ejemplo ? importando vocaciones ? de allende las fronteras (a menudo desarraig?ndolas de su ambiente), hoy nadie deber?a enga?arse con resolver la crisis vocacional vagando de un lado a otro, porque el Se?or contin?a llamando en cada Iglesia y en cada lugar;

- e igualmente, en la misma l?nea, el ? cirineo vocacional ?, sol?cito y a menudo improvisador solitario, deber?a cada vez m?s pasar de una animaci?n hecha con iniciativas y experiencias epis?dicas a una educaci?n vocacional que se inspire en la seguridad de un m?todo de acompa?amiento comprobado para poder prestar una ayuda apropiada a quien est? en b?squeda;

- en consecuencia, el mismo animador vocacional deber?a llegar a ser cada vez m?s educador en la fe y formador de vocaciones, y la animaci?n vocacional llegar a ser siempre m?s acci?n coral,(24) de toda la comunidad, religiosa o parroquial, de todo el instituto o de toda la di?cesis, de cada presb?tero o consagradoa o creyente, y para todas las vocaciones en cada fase de la vida;

- es tiempo, por fin, de que se pase decididamente de la ? patolog?a del cansancio ?(25) y de la resignaci?n, que se justifica atribuyendo a la actual generaci?n juvenil la causa ?nica de la crisis vocacional, al valor de hacerse los interrogantes oportunos y ver los eventuales errores y fallos a fin de llegar a un ardiente nuevo impulso creativo de testimonio.


Obra Pontificia para las Vocaciones Eclesi?sticas?

"Nuevas vocaciones para una nueva Europa"

?


Publicado por mario.web @ 19:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios