Martes, 22 de febrero de 2011
Para que resalte siempre m?s que la vocaci?n es iniciativa de Dios, don del Padre, Hijo y Esp?ritu Santo
?

Ser? la coherencia con la que se proceda en esta l?nea la que ayudar? cada vez m?s a descubrir la dignidad de la pastoral vocacional y su natural posici?n de centralidad y s?ntesis en el ?mbito pastoral.

Tambi?n aqu? venimos de experiencias y concepciones que han arriesgado marginar, en alg?n modo, en el pasado, la misma pastoral de las vocaciones, consider?ndola como menos importante. Ella, tal vez, presenta un rostro no convincente de la Iglesia actual o es considerada como un sector de la pastoral teol?gicamente menos fundamentado que otros, consecuencia reciente de una situaci?n cr?tica y contingente.

La pastoral vocacional vive, quiz?, todav?a en una situaci?n de inferioridad, que, si por un lado puede da?ar su imagen e indirectamente la eficacia de su acci?n, por otro puede llegar a ser tambi?n un contexto favorable para trazar y experimentar con creatividad y libertad -libertad incluso para equivocarse- nuevos caminos pastorales.

Sobre todo dicha situaci?n puede recordar aquella otra ? inferioridad ? o pobreza de la que hablaba Jes?s mirando al gent?o que le segu?a: ? La mies es mucha, pero los obreros pocos ? (Mt 9,37). Frente a la mies del Reino de Dios, frente a la mies de la nueva Europa y de la nueva evangelizaci?n, los ? obreros ? son y ser?n siempre pocos, ? peque?o reba?o y misi?n grande ?, para que resalte siempre m?s que la vocaci?n es iniciativa de Dios, don del Padre, Hijo y Esp?ritu Santo.


Obra Pontificia para las Vocaciones Eclesi?sticas?

"Nuevas vocaciones para una nueva Europa"

?


Publicado por mario.web @ 19:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios