Mi?rcoles, 23 de febrero de 2011

?Hicimos los tr?mites un mes de enero, en abril nos confirmaron la idoneidad y en julio nos comunicaron que ten?an un ni?o de ocho meses que encajaba con el perfil que hab?amos descrito en la solicitud?.

Aceprensa,02/08/10 -? Cuando la familia falla, el mejor sustituto que se puede ofrecer a un ni?o es otra familia. Es lo que se pretende con la adopci?n, y tambi?n con la figura del acogimiento familiar, que hoy se fomenta como la soluci?n m?s adecuada cuando unos padres no est?n en condiciones de hacerse cargo de su hijo pero no quieren renunciar a ?l y se espera que pueda volver con ellos.

Jorge ten?a tan s?lo dos meses cuando una ambulancia lo traslad? a urgencias debido a una parada respiratoria. La escena en que unos padres esperan angustiados a que el m?dico les diga que su hijo se encuentra mejor no se produjo en aquel hospital. En su caso, la situaci?n fue m?s dram?tica. Una vez ingresado nadie le reclam? y, cuando le dieron el alta m?dica, los servicios sociales se hicieron cargo de ?l alberg?ndolo en un centro de acogida.

Como Jorge, hay entre 30.000 y 40.000 ni?os en Espa?a (algunas asociaciones han mostrado su preocupaci?n porque se desconocen los datos exactos). Son menores de los que por diferentes razones se tiene que hacer cargo la Administraci?n, porque son abandonados, porque sus padres no los quieren o carecen de los recursos adecuados para sacarlos adelante o tienen problemas graves de adicci?n a las drogas o al alcohol. En algunos casos son los propios abuelos o t?os quienes se hacen cargo de los ni?os (acogimiento en familia extensa), pero en otros muchos se recurre al acogimiento en familias sin v?nculo de parentesco.

De los ni?os bajo tutela p?blica en Espa?a, unos 19.000 viven con familias de acogida y 14.000 est?n en residencias gestionadas por los servicios sociales

M?s de 14.000 de esos ni?os viven en residencias y centros de los servicios sociales de la Administraci?n, en los que, pese a estar materialmente bien atendidos, no tienen la oportunidad de crecer integrados dentro del ambiente familiar propio de un hogar con padres y hermanos. Otros 19.000 han sido acogidos por familias, bien con car?cter provisional hasta una fecha concreta, bien con car?cter permanente, sin un l?mite temporal especificado previamente.

De los ni?os que entran nuevos en el sistema, tres de cada cuatro van a una residencia, seg?n los datos del ?ltimo Bolet?n Estad?stico de Protecci?n a la Infancia, elaborado con cifras de 2006. Ese a?o hubo 10.621 altas en acogimiento residencial y tan s?lo 3.399 en familias de acogida.

Uno de ellos fue Jorge, a quien despu?s de seis meses en un hogar de los servicios sociales sin ser reclamado por ning?n pariente, se le asign? una familia de acogida.

Quique es piloto comercial y Ana trabaja en casa. Cuando acogieron a Jorge ten?an tres hijos: Paula (7), Nacho (5) e Irene (3). La motivaci?n de alguien que est? dispuesto a acoger a un ni?o en su familia es ?nicamente la de ayudar, porque el objetivo inicial es darle la posibilidad de volver con sus padres una vez que se han solucionado los problemas que causaron la separaci?n.

?Es lo primero que te explican cuando solicitas la idoneidad para acoger a un ni?o en tu hogar?, afirma Ana. ?Siempre nos hab?amos planteado ayudar a alguien de verdad, con una implicaci?n mayor que la que supone dar un donativo?. Esta motivaci?n se reforz? cuando, a trav?s de un amigo que se dedicaba a estos temas, conocieron la f?rmula del acogimiento e hicieron el curso de formaci?n que se exige para ser declarado id?neo.

?En realidad no lo hablamos mucho. Tomamos la decisi?n juntos y fuimos a informarnos a dos asociaciones con las que trabaja nuestra comunidad aut?noma?. La metodolog?a es sencilla aunque lleva su tiempo. Primero se cita a los padres solicitantes a una entrevista exhaustiva con un psic?logo y luego, en dos ocasiones, con un asistente social. Por otro lado, se les invita a participar en lo que se denomina un ?grupo mixto?: encuentro en el que un matrimonio con conocimientos en el ?mbito de la acogida explica a los padres candidatos su experiencia personal.

En la primera solicitud se rellena un cuestionario en el que adem?s de los propios datos personales, se puede especificar un poco m?s las caracter?sticas del ni?o que se solicita acoger: edad, n?mero (cuando se trata de hermanos), raza, dificultades f?sicas, sensoriales o ps?quicas. En ese mismo documento se especifica el tipo de acogida en la que se desea participar: temporal, sin previsi?n de retorno o con caracter?sticas especiales.

Reunir toda la documentaci?n resulta un tanto laborioso. ?No es dif?cil, pero es lo m?s arduo por el tiempo que supone. Por mi horario de trabajo no me afect? mucho, pero entiendo que a una persona con un horario laboral normal le resulte m?s complicado?, dice Quique.

El acogimiento familiar da a los ni?os la oportunidad de vivir en el ambiente propio de un hogar, con padre y hermanos

El proceso completo para un caso normal, como era el de Jorge, no suele demorarse mucho. ?Hicimos los tr?mites un mes de enero, en abril nos confirmaron la idoneidad y en julio nos comunicaron que ten?an un ni?o de ocho meses que encajaba con el perfil que hab?amos descrito en la solicitud?.

Despu?s de escoger unos padres adecuados para el ni?o, viene otro paso importante: la transici?n entre el centro y la familia de acogida. Aunque la custodia del ni?o ya se haya otorgado a unos padres, existe un protocolo de acogimiento gradual. ?El primer d?a ves al ni?o en una sala durante un rato pero no lo puedes ni coger. Est? en los brazos de una cuidadora durante todo el tiempo?, explica Ana.

A la visita inicial sigue una semana de tardes y alg?n d?a entero en que los padres de acogida pueden llev?rselo a casa para ir introduci?ndolo en el hogar. El quinto d?a ya se queda a dormir por primera vez con su familia de acogida.

?La reacci?n de los ni?os fue espectacular. De hecho ellos son los que convivieron con ?l desde el principio con la mayor naturalidad, hasta el punto de que Paula ?por aquel entonces con 7 a?os? me pregunt? un d?a por qu? mi madre (su abuela) llamaba a Jorge su nieto ?postizo?, que a ver si nos pon?amos de acuerdo en si era su hermano o no. Curiosamente, mi madre ?explica Ana? tiene 27 nietos y en su cartera s?lo guarda una fotograf?a de Jorge?.

En las asociaciones que trabajan los programas de acogida se aconseja a los padres que sean francos con los ni?os. ?Desde el principio, nosotros siempre le hemos explicado a Jorge que ?l no vino como los dem?s. Cuando pasamos por el hospital donde naci? nuestra hija Paula y lo recordamos, Jorge siempre nos pregunta ??Y yo? ?D?nde nac? yo?? A veces se dirige a alguno de sus hermanos y para explicar su condici?n particular le dice: ?Yo soy raptado??.

El acogimiento tiene una naturaleza temporal: el menor sale de su familia y entra en otra hasta que se solucionen los problemas que impiden que sus padres puedan ejercer correctamente la patria potestad. ?Un problema importante es determinar cu?ndo se han solucionado estos problemas en los padres (toxicoman?a, alcoholismo, prostituci?n, enfermedades ps?quicas, malos tratos, abusos...), ya que cuanto m?s tiempo pase el menor con la nueva familia, m?s complicado ser? el retorno a su n?cleo originario?, explica Francisco Javier Garc?a Rull, antiguo fiscal de Protecci?n de Menores en M?laga.

?Las distintas administraciones auton?micas, que son las competentes en materia de protecci?n de menores, tienen claro, porque as? lo dice la ley, que debe evitarse la institucionalizaci?n del menor en los centros de acogida. Lo que pasa es que los problemas son de los m?s variados: no es lo mismo acoger a un chaval de 4 a?os que a uno de 14, se busca siempre que los hermanos sean acogidos por la misma familia y a veces esto no es f?cil, etc.?, afirma Garc?a Rull.

Con el texto de la Ley de Adopciones Internacionales de 2007 se aprovech? para poner l?mites a los derechos de las familias naturales. Ahora el plazo para pedir que se anule la declaraci?n de desamparo del menor y que este regrese con ellos se limita a dos a?os. Una vez pasado este tiempo, decae el derecho de los padres y el ni?o podr? regresar con ellos s?lo si la Administraci?n estima que es la mejor soluci?n.

Dice Garc?a Rull: ?El acogimiento es la mejor soluci?n para las madres, sobre todo menores de edad, que recurren al aborto porque su hijo les va a causar innumerables problemas y no est?n en condiciones de cuidarlo. La adopci?n muchas veces, o todas, es traum?tica para la madre, que pierde para siempre el contacto con su hijo, mientras que en el acogimiento, bien con parientes cercanos o bien con otras personas, el menor estar? perfectamente atendido hasta que su madre se encuentre en condiciones de ocuparse de ?l?.

Posible v?a a la adopci?n

En algunos casos, como el de Jorge, la acogida con car?cter permanente puede constituir la fase previa de una adopci?n. ?Aunque nuestra idea inicial era ?nicamente la de ayudar, cuatro a?os despu?s nuestra motivaci?n ha cambiado y hemos solicitado formalmente la adopci?n. Jorge est? perfectamente integrado en la convivencia familiar, incluso tiene una ?hermana? peque?a, Ic?ar, que tiene dos a?os?, dice Quique. ?Que nadie haya reclamado a Jorge en cuatro a?os que lleva en el programa de acogida es una se?al inequ?voca de que su futuro est? en nuestras manos?, concluye Ana.

Otra cuesti?n clave para lograr una mayor fluidez en los procesos de acogida y adopci?n es solucionar el problema de las enormes diferencias que existen entre las diferentes comunidades aut?nomas. Si la legislaci?n es la misma para todos, la Ley de Protecci?n Jur?dica del Menor de 1996, no deber?a haber tantos problemas para que un ni?o fuera acogido por alguien de una comunidad distinta a aquella que ostenta su tutela.

Conscientes de que algo falla, el senado ha creado una Comisi?n para favorecer los acogimientos y las adopciones. Este a?o han empezado a comparecer en la C?mara Alta los principales expertos en temas relacionados con los menores para poder hacer los cambios legales necesarios antes de que acabe la legislatura. El futuro de miles de menores depender? seguramente de esta Comisi?n.

?


Publicado por mario.web @ 8:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios