Mi?rcoles, 23 de febrero de 2011

El t?mulo funerario del autor de la Eneida es un reducto de paz en el interior de la escandalosa ciudad de N?poles al que acuden con discreci?n los peregrinos literarios

El Cultural - N?poles seguramente sea una de las ciudades m?s ruidosas de Europa. Sus calles acogen el estallido de las voces de sus habitantes, de natural alegre y muy comunicativo. En los barrios populares las conversaciones de los vecinos se cruzan de un balc?n a otro. Sin el pudor, muchas veces hip?crita, del civismo. Es trepidante su dicci?n de una lengua, el napolitano, que tiene su mayor virtud en la tremenda velocidad que permite en la expresi?n oral. Tambi?n alimenta este rumor fren?tico las infinitas vespas que, como endemoniadas, circulan por la ciudad; y el tr?fago del puerto, que es, en s? mismo, otra urbe (dominada por la Camorra, seg?n cuenta Roberto Saviano en el comienzo de Gomorra).

Pero en mitad de este estruendo, que puede espantar de entrada al viajero en busca de sosiego, tambi?n hay espacios en los que el silencio y la belleza se han hecho fuertes. Y ah?, en su fuero, no hay estridencia sonora que valga. Ocurre, sobre todo, en la colina de Posillipo. Este nombre, en griego, significa ?pausa del dolor", como explica C?sar Antonio Molina en su ?ltimo libro, en el que exalta el valioso patrimonio hist?rico y art?stico de N?poles. El anterior ministro de Cultura, enamorado del sur de Italia, rescata en El lugar donde se calma el dolor una frase definitiva, deslizada por Cervantes en su novela ejemplar El licenciado vidriera: ?La mejor ciudad de Europa y aun de todo el mundo?. Algunos cuentan que el autor de El Quijote s?lo consigui? ser feliz all?.

En Posillipo la pausa no s?lo act?a sobre el dolor; tambi?n alcanza al ruido, que decae al m?nimo. Ni rastro de turistas ni de napolitanos. Se escuchan de fondo los trenes de la estaci?n de Mergellina y poco m?s. A los pies de este remanso ac?stico reposa desde hace ya varios siglos Virgilio. La tradici?n advierte que muri? en Brindisi, en Apulia (tac?n de la bota de la pen?nsula it?lica), y que sus restos fueron trasladados a la capital de Campania. El lugar donde fue depositado est? rodeado hoy por un parque. A su entrada sale una senda que serpentea a medida que va tomando metros respecto a la colina. En el primer recodo, incrustada en una hornacina, se encuentra un busto de Virgilio, de aire juvenil y vigoroso. Pero no es aqu? donde est? la tumba. Hay que caminar m?s, superar otro par de recodos y la columna erigido a Leopardi, cuyos restos tambi?n se trasladaron hasta esta colina, para toparse con el columbario en el que descansa en paz el autor de la Eneida.

El monumento funerario est? ubicado en la boca del t?nel que se excav? en el siglo I a. C. para pasar de N?poles a Pozzuoli y los Campos Fl?greos, caldeados en su d?a por las c?lidas aguas que manaban del Vesubio. Para llegar a su planta superior hay que subir por unas escaleras, que salvan la galer?a mediante un pasadizo. Desde ?l la vista de la bah?a de N?poles es impresionante, con el Castel dell'Ovo en primer t?rmino y el volc?n que arras? Pompeya y Herculano de fondo. Cabe entender que la capacidad que le atribuyen a la colina para atemperar el dolor se debe a la gozosa contemplaci?n que brinda.

En el interior del t?mulo, horadado por diversos nichos, han colocado una especie de vasija que acoge los mensajes de los peregrinos. Algunas manifestaciones de cari?o resultan especialmente simp?ticas: ?A pesar de lo que nos has hecho sudar traduci?ndote, has acabado siendo una referencia clave en nuestras vidas?, puede leerse en uno de los papelitos. Otros parecen confundir los t?rminos, y se dirigen a Virgilio como si lo hicieran ante una divinidad con poderes sobrehumanos: ?Espero que siempre est?s cerca de mis padres, protegi?ndoles...?. Peque?as ramas de laurel se mezclan entre las notas. A?n quedan excepciones en el g?nero humano que honran a los aut?nticos cl?sicos. No todo est? perdido.

Im?genes : Imagen del t?mulo funerario de Virgilio y vista general de la bah?a de N?poles.


Publicado por mario.web @ 8:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios