Jueves, 24 de febrero de 2011

Hay una an?cdota que no por mucho ser contada, siempre mantiene su actualidad, y es la del le?ador que fue a buscar trabajo en una finca de ?rboles madereros.?

La paga era buena, y las condiciones de trabajo excelentes, as? que el le?ador fue decidido a dar el ciento por ciento para impresionar al patrono.

El primer d?a el capataz le entreg? un hacha, asign?ndole una zona espesa de ?rboles. El hombre sali? entusiasmado y cort? dieciocho ?rboles en menos tiempo de lo que dicen berenjena.

El capataz lo felicit?, invit?ndolo a continuar esforz?ndose. Muy contento, el le?ador se fue bien temprano a la cama, decidido a que el d?a siguiente mejorar?a su propio desempe?o.
Bien de madrugada nuestro hombre estaba ya trabajando arduamente en el bosque. Sin embargo, no consigui? cortar m?s que quince ?rboles.

?Que raro, debo haberme haber cansado?, pens?, y decidi? acostarse apenas anocheci?. Al amanecer, sali? decidido a batir su marca de dieciocho ?rboles.

Sin embargo, ese d?a no lleg? ni a la mitad. Y al otro d?a fueron siete, luego cinco, y el ?ltimo d?a estuvo luchando toda la tarde hasta lograr apenas tumbar un segundo ?rbol.

Muy mortificado, pensando en lo que su capataz le dir?a, el le?ador le cont? lo que le estaba pasando, y le jur? y perjur? que ?l se esforzaba hasta el agotamiento.

Fue entonces cuando el capataz le pregunt?: ?Y tu hacha, ?cuando la afilaste la ?ltima vez??
??Afilarla? ?Ni siquiera pens? en eso, no perd? tiempo en afilarla, estaba demasiado ocupado cortando ?rboles!?


Ese cuento me recuerda la vez aquella que Jes?s lleg? a casa de sus amigos L?zaro, Marta y Mar?a, en el poblado de Betania. De inmediato, Marta empez? a afanarse grandemente preparando los manjares y bebidas que quer?a ofrecerle a Jes?s, as? como arreglando la mesa con hermosas flores, lavando la mejor vajilla, los cubiertos m?s finos, planchando el mantel reservado para cuando llegan visitas importantes.

Mientras tanto, Mar?a permanec?a a los pies de Jes?s, escuchando su Palabra, y Marta, desconcertada, con tanto ajetreo y tanto por hacer, urge al Se?or que invite a Mar?a a ayudarla en los quehaceres dom?sticos. ?Y qu? le dijo Jes?s? ?Marta, Marta, tu hermana ha escogido la mejor parte...?

?Cu?ntas veces estamos tan ocupados con lo que nos parece urgente, que le quitamos tiempo a lo que es realmente importante!?

Y yo te pregunto, te invito a pensar: ?Cu?l es el hacha de tu vida, esa hacha que no est?s tomando tiempo para afilarla? ?En qu? est?s ocupando tu tiempo, a qu? le est?s prestando atenci?n? ?Tal vez est?s tan ocupado en querer lograr cosas, en hacer cosas, en llegar al final del camino y lograr la meta que te has trazado, que te olvidas de disfrutar el paisaje que vas encontrando!

?Busquen primero el Reino de Dios y todo lo bueno que ?ste supone, y todo lo dem?s les vendr? por a?adidura?, nos dice Jes?s.

Aprendamos la lecci?n y pong?mosla en pr?ctica en nuestras vidas. Bendiciones y paz.


Publicado por mario.web @ 8:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios