Jueves, 24 de febrero de 2011

Evangelio?

Del santo Evangelio seg?n san Marcos 9, 41-50

En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Todo aquel que les d? a beber un vaso de agua por el hecho de que son de Cristo, les aseguro que no se quedar? sin recompensa.



Al que sea ocasi?n de pecado para esta gente sencilla que cree en m?, m?s le valdr?a que le pusieran al cuello una de esas enormes piedras de molino y lo arrojaran al mar.



Si tu mano te es ocasi?n de pecado, c?rtatela; pues m?s te vale entrar manco en la vida eterna, que ir con tus dos manos al lugar de castigo, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te es ocasi?n de pecado, c?rtatelo; pues m?s te vale entrar cojo en la vida eterna, que con tus dos pies ser arrojado al lugar de castigo. Y si tu ojo te es ocasi?n de pecado, s?catelo; pues m?s te vale entrar tuerto en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos al lugar de castigo, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.



Todos ser?n salados con fuego. La sal es cosa buena; pero si pierde su sabor, ?con qu? se lo volver?n a dar? Tengan sal en ustedes y tengan paz los unos con los otros?.


Oraci?n introductoria?

Padre m?o, no por temor sino por el gran amor que te tengo quiero encontrarte hoy en esta meditaci?n. Quiero ser la sal que lleve a todos los que conviven hoy conmigo a conocer y experimentar tu amor, pero eso s?lo lo podr? lograr si T? act?as en m?. Creo, espero y te amo, ilumina y permite que te descubra en estos momentos de oraci?n.

?

Petici?n?

Se?or, no permitas nunca que prefiera lo terreno y transitorio a ser disc?pulo de tu amor. Quiero mostrar, con mi testimonio de vida, tu amor y tu verdad, haz esto posible.

?

Meditaci?n?

?La prioridad pastoral es hacer de cada hombre y cada mujer cristianos una presencia radiante de la perspectiva evang?lica en medio del mundo, en la familia, en la cultura, en la econom?a, en la pol?tica. A menudo nos preocupamos afanosamente por las consecuencias sociales, culturales y pol?ticas de la fe, dando por descontado que esta fe exista, lo que por desgracia es cada vez menos realista. Se ha puesto una confianza excesiva en las estructuras y en los programas eclesiales, en la distribuci?n de poderes y funciones; pero ?qu? suceder? si la sal si vuelve sosa? Para que esto no suceda, es necesario anunciar de nuevo con vigor y alegr?a el acontecimiento de la muerte y resurrecci?n de Cristo, coraz?n del cristianismo, fundamento y apoyo de nuestra fe, palanca poderosa de nuestras certezas, viento impetuoso que barre todo miedo e indecisi?n, toda duda y c?lculo humano. La resurrecci?n de Cristo nos asegura que ning?n poder adverso podr? nunca destruir a la Iglesia. Por tanto nuestra fe tiene fundamento, pero es necesario que esta fe se convierta en vida en cada uno de nosotros? (Benedicto XVI, 11 de mayo de 2010).

?

Reflexi?n apost?lica?

?El?Regnum Christi?asume, como coraz?n de su espiritualidad, el mandamiento nuevo de Cristo: ?Que os am?is los unos a los otros. Que, como yo os he amado, as? os am?is tambi?n vosotros los unos a los otros?. Inspirado en el testimonio de los primeros cristianos que vivieron la caridad con el sabor de la novedad del Evangelio, quiere proponer constantemente la caridad como esencia del cristianismo para que, tambi?n hoy, el mundo pueda decir y aprender de los cristianos: ??Mirad c?mo se aman!?? (Manual del miembro del Movimiento?Regnum Christi, n. 88).

?

Prop?sito?

Participar? en alguna actividad parroquial o apostolado, para que mi fe se convierta en vida.

?

Di?logo con Cristo?

Se?or, ?qu? distinto ser?a mi vida y la de mis hermanos si realmente pusi?remos en pr?ctica el mandamiento de tu amor! Me digo seguidor tuyo pero no hago todo lo que deber?a de hacer.



Ay?dame a m?, a mi familia y amigos, a todos mis hermanos del?Regnum Christi?a ser la sal en este mundo que d?a a d?a se aleja m?s de tu mensaje de amor.?



Los hechos de violencia crecen exponencialmente, las atrocidades por la manipulaci?n de la gen?tica nos asombran, lo incre?ble se ha vuelto lo cotidiano, en fin, Se?or, gracias por este momento de oraci?n, gracias por permitirme experimentar tu amor y tu verdad, conf?o plenamente en que ahora me acompa?ar?s en mi camino para ser la sal que puede hacer m?s amable la vida de quienes hoy vas a poner en mi camino.

?

?De la oraci?n no debes salir con la impresi?n de haber gustado mucho las cosas de Dios, sino de haberte afianzado en la decisi?n de cumplir siempre la voluntad de Dios??

(Cristo al centro,?n. 1757).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 8:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios