Jueves, 24 de febrero de 2011
Escrito por Redactora ??
domingo, 13 de febrero de 2011

En la tarde del s?bado 12 de febrero, tras la misa de acci?n de gracias y de constituci?n del nuevo instituto consagrado Iesu Communio, celebrada en la catedral de Burgos, con la presencia del arzobispo local, el nuncio?Fratini, el cardenal?Rouco?y otros dos obispos

?

Quiz? no ser?a yo quien hoy tuviera que subir aqu?, sino la Madre Blanca, mi madre y la madre de todas, porque ella es la que nos ha sostenido y nos sostiene.??Estoy tan alegre como sobrecogida por todo. En especial, por el don incomparable de ser cristiana, de pertenecer a la Iglesia de Jesucristo, donde cada d?a me apasiona m?s el don de la llamada al seguimiento.

?

Qu? verdad es esta experiencia de nuestro querido Papa?Benedicto XVI: ?Quien deja entrar a Cristo en la propia vida no pierde nada, nada, absolutamente nada de lo que hace la vida libre, bella y grande?.

?

Mis hermanas y yo solo tenemos un profundo e indecible agradecimiento a Dios y a la Madre Iglesia.

?

?

Queremos expresar nuestra gratitud a nuestro Santo Padre, ?qu? don tan precioso los dos Papas m?s cercanos: Juan Pablo II y Benedicto XVI, que tanto han influido en nuestra vocaci?n!

?

?

Gracias especial?simas a nuestro Sr. Arzobispo, pastor que, con exquisito respeto y con paternal e incansable aliento, nos ha guiado secundando el querer de Dios.

?

?

Al Nuncio de Su Santidad, un inmenso gracias. Gracias al Cardenal D. Antonio M? Rouco por su cercano cuidado a lo largo de nuestro peregrinar. Gracias Ra?l, en verdad, mi hermano.

?

?

A D. Ram?n Herrando y a quienes nos hace presentes, gracias, gracias.

?

?

Gracias a los pastores de la Iglesia que os dej?is formar seg?n el coraz?n de Cristo y os entreg?is cotidianamente a favor nuestro y de toda la Iglesia.

?

?

En nuestro coraz?n est? cada d?a m?s presente tambi?n nuestro querido Pablo Dom?nguez, que desde la casa del Padre nos sigue velando.

?

?

Hoy no podemos dejar de agradecer todo lo que hemos recibido a trav?s de nuestros maestros: D. Eugenio Romero Pose, que sigue tan vivo entre nosotras, y a Juan Jos? Ay?n, que, con fidelidad y entrega constante, nos ense?an a amar cada d?a m?s a Jesucristo a trav?s de los Padres de la Iglesia y a vibrar con la permanente novedad de la gran Tradici?n.

?

?

Gracias a quienes han colaborado con tanta seriedad y dedicaci?n en el discernimiento de este nuevo camino; en particular, inmenso gracias a D. Jorge Miras, que, con una generosidad encomiable, nos est? ayudando en la tarea de expresar can?nicamente con fidelidad nuestra forma de vida.

?

?

Gracias a Santa Clara, a quien debo mi perseverancia, gracias a nuestros hermanos y hermanas de la Orden franciscana.

?

Gracias a nuestros padres, que nos hab?is dado la vida para poder entregarla.

?

?

Gracias a los familiares de cada hermana.

?

?

Gracias a todos nuestros bienhechores, que tan generosamente hab?is respondido a la llamada de Dios a ser colaboradores de su Providencia para con nosotras.

?

?

Gracias a esta Di?cesis de Burgos tan amada, al Cabildo, que se ha desvivido en la preparaci?n de esta Celebraci?n.

?

?

Gracias de coraz?n a las Autoridades civiles que nos est?is apoyando en este camino.

?

?

Agradecimiento tambi?n a los medios de comunicaci?n que han sido respetuosos con nosotras, y sobre todo con la Iglesia en los acontecimientos que estamos viviendo.

?

?

Y a todos vosotros, cristianos, hermanos nuestros, gracias. Que ninguno de vosotros se vaya sin haber o?do: gracias; os debemos lo que somos y tenemos.

?

?

Hoy resuenan especialmente en nosotras estas palabras de Henri de Lubac: ?La Iglesia es mi Madre, porque me ha dado la Vida, porque hoy mismo me est? dando a Cristo y, a poco que yo me deje hacer, en el Esp?ritu de Jes?s me hace revivir. Lo que yo le doy no es m?s que una ?nfima restituci?n sacada por entero del tesoro que ella me ha entregado. Y, si todav?a en m? la vida es fr?gil y temblorosa, en los creyentes la puedo contemplar con toda la fuerza y la pureza de su pujanza?.

?

?

Nos hemos postrado, porque somos conscientes de la gran responsabilidad que conlleva este momento, pero tambi?n vivimos con la plena confianza de que el que inici? esta obra la llevar? a feliz t?rmino.

?

?

Queremos permanecer fieles al carisma recibido en la Iglesia y confirmado por ella.

?

?

Por favor, rezad por nosotras, necesitamos m?s que nunca vuestra oraci?n.

?

?

Os pedimos encarecidamente que llam?is al Instituto con el nombre con que ha sido bautizado: Iesu communio (Comuni?n de Jes?s). Nos encanta este nombre tan orado por todas, que recoge la sed de Cristo: ?Que todos sean uno en nosotros para que el mundo crea?.

?

?

Gracias, Jesucristo, gracias, Madre Iglesia.

?

?

Os queremos y os rezamos.


Publicado por mario.web @ 8:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios