S?bado, 26 de febrero de 2011
?Mi fe es madura? ?Me preocupo para que lo sea? Porque sino me ocupo en madurar mi siembra ser? un fruto que no ser? maduro para enfrentar la vida moderna
?
?Existe la misma fe de antes?
?Existe la misma fe de antes?
---Mi hijo ya no quiere rezar ?y s?lo tiene nueve a?os!.

---El m?o de cinco, cada vez que lo llevo a la iglesia, se resiste ?dice que se aburre!
Cuando uno ten?a esta edad ni siquiera nos hubi?ramos atrevido a pensar semejante cosa.
Y ni hablemos de c?mo se ha adelantado en los chicos aquella etapa que llam?bamos del por que. Ahora son tan variadas lo del por qu? esto y por qu? aquello que muchas veces uno no sabe que contestarle.

Hablar de la educaci?n y m?s si hablamos de la educaci?n religiosa es algo realmente serio en el mundo de hoy.
Si educar en el plano humano a nuestros hijos es cada d?a m?s dif?cil, mucho m?s ardua es la educaci?n religiosa, en un contexto social que cada d?a parece dar menos importancia a valores sobrenaturales.

El ritmo de la vida impide generalmente a los padres, a?n a los que m?s lo desean, dedicar mucho tiempo a la educaci?n religiosa de sus hijos.
En la mayor?a de los casos se limita a ense?arles las oraciones y controlar que asistan a misa los domingos. Y eso hasta cierta edad, pues cuando crecen poco se puede hacer cuando ambiente y compa?eros no los lleva a lo religioso.

A menudo, el conocimiento religioso que los padres tienen es insuficiente y si adem?s son padres que lo religioso no ocupa mayor importancia en su vida, la educaci?n religiosa queda en espor?dicos actos: bautismo de los chicos, primera comuni?n, casamientos, Semana Santa con sus empanadas de pescado, Navidad con su sidra y nada m?s.
La situaci?n general de hoy en d?a, no es de color de rosa.
En la vida cristiana de muchas familias hay a menudo demasiado formulismo, falta de preparaci?n y poca profundidad en su fe.

Lo que predomina, lo que es mayor?a, son las familias que todav?a la fe se conserva asentada en valores que les vienen por tradici?n, aunque de una manera superficial.

--Soy creyente, pero no practicante. Frase com?n en cuanto el tema religioso sale a flote.
La sociedad ha encontrado la manera de usar a Dios cada uno a su manera.
Su fe y la practica de su fe la ha adaptado a su gusto.
Es una religiosidad a la carta: a la carta de la conveniencia de uno, por supuesto.

Muchos padres teniendo en cuenta lo religioso nos hemos sacrificado en enviar a nuestros hijos a colegios religiosos. La cosecha no siempre ha sido buena, al menos en lo de profundizar lo religioso. M?s bien en muchos casos lo que se logra es algo contrario a lo que uno pretend?a.

Muchos padres no saben que hacer, como comportarse y casi siempre se sienten fuera de lugar, sin la preparaci?n adecuada para enfrentar lo que viene de afuera.
?C?mo hacer? ?Por qu? antes era m?s f?cil? ?Por qu? antes era m?s simple?
Si, es cierto, antes hab?a m?s coherencia entre las ideas que se profesaban en la familia y las que circulaban fuera de casa.
Ciertos valores y ciertos principios era m?s f?cil mantenerlos y ni siquiera eran discutidos. Era suficiente lo que pap? o mam? dec?an.
Hab?a menores complicaciones, los chicos hac?an las cosas porque lo hab?a dicho pap? o la mam?. Era suficiente.

Ahora el padre es indiferente, o no tiene tiempo, o se opone y muy bien no sabe como encauzar las diferencias, hay rebeld?as con razones o sin ellas, algunas se entienden y otras no se comprenden.
Todo es puesto en discusi?n.
Ser padres hoy es m?s dif?cil. Al menos nos parece que es m?s dif?cil.
De lo que si estamos seguros es que ser padres hoy exige estar preparados para serlo.

?Existe la misma fe de antes?
?No nos habremos dejado llevar todos por un cierto materialismo que nos proporciona comodidades?
?Cu?nto hay de pagano y de cristiano en nuestra vida?

Dec?a una madre: Me doy cuenta ahora que durante mucho tiempo me preocup? ?nicamente porque mi hijo estuviera bien, que no se resfriara, que comiera.......su salud f?sica era mi principal preocupaci?n. Nunca pens? que ten?a una alma y que su vida interior era tan importante o m?s que lo otro.
Por fortuna he advertido a tiempo mi falla. Espero llegar a tiempo para cambiar lo que inicialmente sembr? mal.

Me acuerdo lo que dec?a mi madre a la hora de ir a misa los domingos, cuando a veces protestabamos: .....soy responsable de sus almas.......porque quiero que vayan al cielo.


En una de sus homil?as Monse?or Casaretto nos dec?a:
Am?rica tiene una fe cat?lica, ?pero es madura?
Tiene devociones populares, pero no se asienta sobre bases s?lidas.
Argentina tiene madurez en su Iglesia y en sus movimientos.
En la Argentina de hoy no hay tiempo para aburrirse.
Hay que estar enamorado de la ?poca en que uno le toca vivir.

Debemos responder a estas palabras: ?mi fe es madura? ?Me preocupo para que lo sea? Porque sino me ocupo en madurar mi siembra ser? un fruto que no ser? maduro para enfrentar la vida moderna.

Nos dice que en nuestra patria no hay tiempo para aburrirse. Claro que para no aburrirse hay que estar con animo de divertirse. ?Tengo yo ese ?nimo?

Y finalmente nos habla de que hay que estar enamorado del tiempo que me toca vivir. Estar enamorado es lo m?s contrario de estar amargado.
La mayor?a de las veces ponemos cara de amargura cuando deber?amos tener cara de satisfacci?n de poder ser buena semilla ante situaciones que lo que necesitan es un buen sembrador: de palabras, de actitudes, de gestos.

Sepamos ser maduros, sepamos divertirnos, sepamos ser buena semilla.
Es nuestro pasaporte al para?so

Publicado por mario.web @ 12:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios