Domingo, 27 de febrero de 2011

Evangelio?

Del santo Evangelio seg?n san Mateo 6, 24-34

En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Nadie puede servir a dos amos, porque odiar? a uno y amar? al otro, o bien obedecer? al primero y no le har? caso al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero.



Por eso les digo que no se preocupen por su vida, pensando qu? comer?n o con qu? se vestir?n. ?Acaso no vale m?s la vida que el alimento, y el cuerpo m?s que el vestido? Miren las aves del cielo, que ni siembran, ni cosechan, ni guardan en graneros y, sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ?Acaso no valen ustedes m?s que ellas? ?Qui?n de ustedes, a fuerza de preocuparse, puede prolongar su vida siquiera un momento?



?Y por qu? se preocupan del vestido? Miren c?mo crecen los lirios del campo, que no trabajan ni hilan. Pues bien, yo les aseguro que ni Salom?n, en el esplendor de su gloria, se vest?a como uno de ellos. Y si Dios viste as? a la hierba del campo, que hoy florece y ma?ana es echada al horno, ?no har? mucho m?s por ustedes, hombres de poca fe?



No se inquieten, pues, pensando: ?Qu? comeremos o qu? beberemos o con qu? nos vestiremos? Los que no conocen a Dios se desviven por todas estas cosas; pero el Padre celestial ya sabe que ustedes tienen necesidad de ellas. Por consiguiente, busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas se les dar?n por a?adidura. No se preocupen por el d?a de ma?ana, porque el d?a de ma?ana traer? ya sus propias preocupaciones. A cada d?a le bastan sus propios problemas?.?

Oraci?n introductoria?

No permitas que deje de asombrarme de tu infinita sabidur?a, Padre y Se?or m?o. Qu? sabias son tus palabras en el Evangelio del d?a de hoy. Sin lugar a dudas formo parte de esos necios que no saben confiar en tu Divina Providencia, por eso te ruego me ilumines este momento de oraci?n para que crezca en m? la confianza y el desprendimiento de mis preocupaciones y pueda conocer lo que hoy me quieres decir.

?

Petici?n?

Se?or, T? sabes lo que necesito, aumenta mi fe para que siempre busque tu Reino de justicia y caridad.

?

Meditaci?n?

?El Evangelio de hoy afirma que nadie puede servir a dos se?ores, y el Beato John Henry, en sus ense?anzas sobre la oraci?n, aclara c?mo el fiel cristiano toma partido por servir a su ?nico y verdadero Maestro, que pide s?lo para s? nuestra devoci?n incondicional. Newman nos ayuda a entender en qu? consiste esto para nuestra vida cotidiana: nos dice que nuestro divino Maestro nos ha asignado una tarea espec?fica a cada uno de nosotros, un ?servicio concreto?, confiado de manera ?nica a cada persona concreta: ?Tengo mi misi?n?, escribe, (?) ?No me ha creado para la nada. Har? el bien, har? su trabajo; (...) si lo hago, me mantendr? en sus mandamientos y le servir? a ?l en mis quehaceres?? (Benedicto XVI, 19 de septiembre de 2010).

?

Tambi?n ?quisiera recordar la figura de Santo Tom?s Moro, el gran erudito ingl?s y hombre de Estado, quien es admirado por creyentes y no creyentes por la integridad con la que fue fiel a su conciencia, incluso a costa de contrariar al soberano de quien era un ?buen servidor?, pues eligi? servir primero a Dios? (Benedicto XVI, 17 de septiembre de 2010).

?

?

?

Reflexi?n apost?lica?

?Es verdad que muchos males afligen a la humanidad, especialmente el mal del pecado y de sus lamentables consecuencias en el mundo. Un verdadero cristiano no puede recluirse en un optimismo ingenuo, cerrando los ojos ante estos males. M?s bien debe reconocerlos y actuar para aliviarlos; pero ha de hacerlo siempre con la mirada y el coraz?n puestos en Dios, Se?or de la historia, lleno de confianza en su amor, poder y sabidur?a que, por caminos muchas veces parad?jicos e incomprensibles, gobierna al mundo y a los hombres y los conduce, respetando su libertad, hacia la realizaci?n de sus designios divinos? (Manual del miembro del Movimiento?Regnum Christi, n. 276).

?

Prop?sito?

Para formarme mejor como cat?lico, leer? hoy el Catecismo de la Iglesia Cat?lica durante 10 minutos.

?

Di?logo con Cristo?

?Venga tu Reino Se?or! Que seas T? el centro y el Se?or de todo mi actuar y mis pensamientos. T? eres mi esperanza, dame la fuerza para vivir y afrontar las dificultades y ser d?cil a Tu amor para poder ser instrumento de caridad entre los dem?s.

?

??C?mo se divierten estos hombres con los peque?os juguetes de sus grandes, mezquinas y repugnantes vanidades! Les importa cosechar la flor de un d?a en vez de aspirar al fruto maduro que perdura hasta la vida eterna?

(Cristo al centro,?n.?1357)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 11:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios