Mi?rcoles, 16 de marzo de 2011


Cuenta una peque?a historia India, que un maestro genio se compadeci? de un rat?n al que vio temblando de miedo del gato. Para salvarlo, lo convirti? en gato. Al d?a siguiente, lo encontr? temblando de miedo de la pantera. Una vez m?s, el maestro genio lo convirti? en pantera. No obstante, al d?a siguiente la pantera temblaba de miedo del cazador.

Frustrado, el maestro genio le dijo: "No encuentro qu? hacer contigo. No importa en qu? te convierta, pues t? seguir?s teniendo coraz?n de rat?n."

?

Dichosos los que saben re?rse de s? mismos, porque no terminar?n nunca de divertirse.
Dichosos los que saben distinguir una monta?a de una piedra, porque se evitar?n muchos inconvenientes.
Dichosos los que saben descansar y dormir sin buscarse excusas: llegar?n a ser sabios.
Dichosos los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio cuando los calumnian: ser?n felices siempre.
Dichosos los que est?n atentos a las exigencias de los dem?s, sin sentirse indispensables: ser?n fuente de alegr?a.
Dichosos ustedes cuando sepan mirar seriamente a las cosas peque?as y tranquilamente a las cosas importantes: llegar?n lejos en esta vida.
Dichosos ustedes cuando sepan apreciar una sonrisa : vuestro camino estar? lleno de sol.
Dichosos los que piensan antes de actuar y oran antes de pensar: evitar?n muchas tonter?as.
Dichosos ustedes, sobre todo, cuando sepan reconocer al Se?or en todo lo que se encuentran: habr?n logrado la verdadera luz y sabidur?a.

Autor Desconocido

S?lo existen dos estados en los cuales podemos vivir los seres humanos; el amor y el temor. Para vivir en el estado de amor, es indispensable ser libre interiormente. Ello no quiere decir que uno no sufra, o no tenga problemas o no se preocupe. La diferencia es que quien vive en estado de amor, no es esclavo de las emociones o de las circunstancias, no se deja manipular por nadie; es como el r?o, que pasa por todos los sitios pero ninguno lo detiene.

Cuando vivimos en el temor, somos esclavos de nuestro ego, de los perjuicios, del qu? dir?n. Nos atormentan los monstruos creados por nuestra mente o les rendimos adoraci?n a los dioses del placer, el poder o la riqueza. Cuando no soy libre interiormente, soy f?cilmente manipulable en lo pol?tico, lo econ?mico y lo social. Las cosas de afuera son neutras, yo las convierto en problemas o en oportunidades. Si vivo en el temor, a donde quiera que vaya y en las circunstancia en que me encuentre, ser? esclavo del miedo.


Publicado por mario.web @ 22:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios