Mi?rcoles, 16 de marzo de 2011

?Una "Iglesia silenciosa"?
Lo primero es afirmar que la doctrina social de la Iglesia s? tiene aplicaci?n en la empresa. Aunque durante m?s de un siglo, desde que se public? la primera Enc?clica Social, ha habido una objeci?n, de parte de muchos, ya sea en forma expl?cita o t?cita, respecto del hecho mismo que la Iglesia hable sobre estas materias. ?Porqu? no limitar el mensaje de la Iglesia a temas y realidades m?s espirituales, en vez que opine sobre cosas tan terrenas, respecto de los cu?les hay tantas diferencias de opini?n, con el efecto lateral, por tanto, de dividir el reba?o?

Al hablar de la aplicaci?n de la Doctrina Social a la empresa nos referiremos a dos temas:
Empresa ?para qu?? y Empresa ?c?mo?.

Empresa: ?para qu??

A veces la empresa es vista con una cierta distancia, y hasta con una cierta desconfianza, por parte de muchos cristianos. No as? en el pensamiento de Juan Pablo II. Ni en la ense?anza social de la Iglesia, a la que ?l contribuye.

En sus Enc?clicas nos plantea, en primer lugar, que debemos buscar el desarrollo de la empresa para cumplir con el mandato divino de "dominar la tierra" y ponerla al servicio del hombre. Como se?ala Laborem Exercens (LE), "el hombre es la imagen de Dios, entre otros motivos por el mandato recibido de su Creador de someter y dominar la tierra" (LE, 4).


?
?

?
?
Pero este dominio de la tierra no es por un af?n narcisista sino que con un objetivo preciso: prestar un servicio a las personas. La DS de la Iglesia promueve la propiedad privada de los medios de producci?n as? como el que haya personas que asumen la gesti?n de las empresas. Pero les plantea un sentido a su tarea: prestar un servicio, satisfacer las necesidades de la gente.

Esta objetivo de prestar un servicio a las personas est? ligado con el as? llamado ?destino universal de los bienes?. Dios, como Padre, crea los bienes, para satisfacer las necesidades de todos sus hijos. Tal como nosotros, como padres, queremos que nuestros bienes sirvan para satisfacer las necesidades de todos nuestros hijos.

El prestar un servicio a las personas es el objetivo primero de una empresa. El mantenerse competitiva de modo de poder seguir prestando un servicio a las personas es el objetivo primero de una empresa. Incluso otros objetivos, como el lograr armon?a social al interior de la empresa, si bien son importantes, si bien no son secundarios, s? son segundos, en comparaci?n al objetivo principal: satisfacer las necesidades del consumidor. Desde este punto de vista, podr?amos decir que hay una base doctrinaria, y no s?lo pr?ctica, la as? llamada ?orientaci?n al consumidor?.

Tambi?n es parte de la raz?n de ser de la empresa, de su "para qu?", la contribuci?n que hace ?sta a la creaci?n de empleos. No se ha inventado un modo de generar empleos sin la creaci?n y desarrollo de las empresas que los ofrecen. Y, por su parte, "el trabajo humano es una clave, quiz? la clave esencial, de toda la cuesti?n social" (LE, 3). Es a trav?s de su trabajo que el hombre se realiza a s? mismo (LE, 9), logra las condiciones para fundar una familia (LE, 10), posibilita el proceso de educaci?n al interior de la familia, y aporta a la "gran sociedad".


*Parte del discurso pronunciado durante la Conferencia USEC
?Actividad Empresarial. Visi?n Actual de la Iglesia?
8 noviembre, 2004.


Publicado por mario.web @ 23:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios